Flor de cannabis

Cannabis medicinal

5 indicaciones terapéuticas que podrá reconocer la futura ley de la marihuana en España

El Congreso de los Diputados propondrá en el plazo de 6 meses cuáles son las indicaciones medicinales para el cannabis. Médicos, cientificos y las asociaciones de pacientes podrán explicar su punto de vista en la subcomisión creada en el Congreso a propuesta del grupo parlamentario de Ciudadanos.

Manuel Núñez

Después de escuchar a los expertos, los diputados tendrán que decidir la próxima primavera cuáles van a ser las indicaciones terapéuticas del cannabis y sus derivados. También realizarán una propuesta para implementar un sistema de producción y acceso a las medicinas a base de marihuana.

Estos son algunos de los encargos que asume la subcomisión –en el seno de la Comisión de Sanidad y Servicios Sociales– creada a propuesta del grupo parlamentario de Ciudadanos con la aprobación de todos los partidos excepto del Partido Nacionalista Vasco. El objetivo es redactar una normativa que permita y facilite el uso terapéutico de la marihuana, tal como ya han hecho una treintena de países.

Aunque la propuesta está abierta a las explicaciones y sugerencias de los expertos que serán llamados por la subcomisión, es probable que las recomendaciones finales coincidan con las recogidas y aplicadas en otros países.

Las 5 principales indicaciones terapéuticas del cannabis

Los legisladores tendrán en cuenta las evidencias científicas acumuladas hasta ahora sobre la eficacia del cannabis ante determinados problemas de salud. En consecuencia, estas son las afecciones que probablemente podrán beneficiarse del tratamiento con marihuana en España.

  1. Reducir las náuseas y vómitos asociados a la quimioterapia. Son las indicaciones más conocidas del cannabis, por eso encuentra entre los pacientes y médicos oncológicos sus mayores defensores. Las asociaciones de enfermos serán recibidas en la subcomisión del Congreso.
  2. Abrir el apetito. Una de las propiedades del cannabis es que estimula las ganas de consumir alimentos energéticos, ricos en hidratos de carbono y grasas, lo que puede utilizarse para conseguir un aumento del peso. Esta propiedad es muy útil en enfermedades que conllevan un peligroso adelgazamiento, como el cáncer, el síndrome de inmunodeficiencia adquirida, la anorexia y otros trastornos de la conducta alimentaria.
  3. Combatir los síntomas de la esclerosis múltiple. La marihuana es capaz de reducir el dolor de origen neuropático, así como la espasticidad. Ambos son síntomas característicos de la esclerosis múltiple, una enfermedad de tipo autoinmune que afecta a 1 de cada 1.000 personas y en particular a las mujeres. Es la causa más frecuente de parálisis en los países occidentales. Otras afecciones neurológicas menos frecuentes que podrían ser tratadas con marihuana son la esclerosis lateral amiotrófica (ELA), la enfermedad de Lou Gehrig, la enfermedad de Huntington y algunas lesiones de la médula espinal.
  4. Evitar las crisis epilépticas. Los principios activos del cannabis, tal como se dan en algunas variedades de la planta, son capaces de combatir las crisis convulsivas de esta enfermedad neurológica. También son eficaces para reducir los síntomas del Parkinson.
  5. Tratar el estrés postraumático. Es una de las indicaciones propuestas, por ejemplo, en el estado de Nueva York, donde existe un gran número de veteranos de guerra, bomberos y policías afectados por este problema y que se veían obligados a recurrir al mercado negro para obtener marihuana. Uno de los síntomas del EPT son los recuerdos y pesadillas recurrentes y que causan gran angustia. Los cannabinoides de la marihuana actúan precisamente sobre las regiones del cerebro implicadas en la asimilación de los recuerdos que producen miedo y ansiedad. Un estudio de Rafael Maldonado, investigador de la Universidad Pompeu Fabra, participó en una revisión sobre este tema, que fue publicada en la revista Nature Reviews Neuroscience.

Además, los médicos prodrán recetar marihuana cuando consideren que puede mejorar la calidad de vida de sus pacientes, según la proposición no de ley de Ciudadanos.

¿Qué es el "cannabis medicinal"?

La marihuana (Cannabis sativa) es una medicina que se ha empleado desde hace varios milenios. La primera mención histórica de su uso terapéutico se encuentra en la gran enciclopedia herbal del emperador Shennong (Shennong Ben Cao Jing), escrita en los siglos II-III, que recoge conocimientos de hace 5.000 años. Este documento describe el cannabis entre las 120 "plantas nobles" o más importantes.

Después de su prohibición como consecuencia de la llamada "guerra contra las drogas" a lo largo del siglo XX, Holanda fue el primer país del mundo en iniciar, en 2003, un programa de "cannabis medicinal", expresión que pretende distinguir este uso del consumo "lúdico" o "recreativo".

La propuesta de Ciudadanos recoge que actualmente existen unos pocos medicamentos a base de los principios activos aislados de la planta o que los reproducen sintéticamente. Estos fármacos están aprobados por la Agencia Europea del Medicamento, pero no cubren las necesidades de la mayoría de pacientes debido a su elevada potencia o a sus efectos secundarios.

La mayoría de expertos están a favor del uso terapéutico de preparaciones obtenidas de la planta, como el aceite de cannabis, que presentan "un mejor balance terapéutico (eficacia/seguridad), versatilidad (de quimiotipos de la planta, vías de administración, formas de preparación) y coste", según la proposición no de ley.

La futura ley española de la marihuana deberá garantizar que estas preparaciones cumplen con criterios de control y calidad similares a los que se exigen a todos los medicamentos. Para ello se deberán conceder licencias de cultivo a las empresas que desarrollen las diferentes variedades de cannabis terapéutico, así como permisos de importación.

La aprobación de los preparados de marihuana no tendrá que representar ninguna complicación, pues podrán acogerse a la nueva ley que recoja los "programas de cannabis medicinal" y a la Ley 29/2006 de garantías y uso racional de los medicamentos y productos sanitarios, que permite en su artículo 51 la venta de plantas tradicionalmente consideradas como medicinales, sin necesidad de que se vean sometidas al largo y caro desarrollo farmacéutico que requieren los medicamentos de síntesis.

"La reglamentación ofrecerá garantías de buen uso", se explica en la proposición no de ley de Ciudadanos, que añade que "solo es una cuestión de voluntad política el permitir el desarrollo de dichos
programas".

Lo que está por ver es si la futura ley española recogerá la posibilidad de que los propios enfermos cultiven la planta.

Artículos relacionados

suscribete Julio 2017