La oxitocina genera bienestar

Salud emocional

Más oxitocina, por favor

Nuestro organismo segrega oxitocina en el parto, la lactancia o el orgasmo. Pero también en otras circunstancias favorece nuestro bienestar físico y psíquico

Dra. Belén Igual

De la misma manera que segregamos adrenalina en situaciones de alerta máxima, liberamos oxitocina cuando aparece el placer. Pero, ¿de qué estamos hablando exactamente? La oxitocina es un neuropéptido formado por una cadena de nueve aminoácidos que se genera en el hipotálamo desde donde es conducido por una proteína al lóbulo posterior de la hipófisis a través de las fibras nerviosas.

De la hipófisis es transportada al torrente sanguíneo para alcanzar los diferentes órganos diana. En estos casos se comporta como una hormona, pero también puede actuar como un neurotransmisor que influye sobre la actividad del sistema nervioso vegetativo. De esta forma interviene en varios procesos fisiológicos, activa comportamientos a nivel mecánico en determinados órganos e influye en distintas áreas cerebrales.

Efectos en el cuerpo

Sus efectos no solo están vinculados al bienestar y al placer sino que están también íntimamente ligados a nuestra salud.

· La oxitocina disminuye la tensión arterial y el ritmo cardiaco, reduce la tensión muscular, mejora la cicatrización y aumenta el umbral del dolor.

· También participa en la absorción de los nutrientes por el estómago y los intestinos e inhibe la liberación de las hormonas de la corteza suprarrenal (ACTH y cortisol).

· Liberada por nuestro cuerpo de forma espontánea, podemos inducir su segregación y conseguir respuestas satisfactorias que aumenten el bienestar y la salud.

¿Qué es la oxitocina?

Salud emocional

¿Qué es la oxitocina?

Efectos en el ánimo

Existen situaciones mediadas por la oxitocina que generan estados de serenidad y dicha:

· Masaje: la relajación y el tacto (contacto) producen en nuestro cuerpo la activación del sistema de placidez, calma...

· Contactos sensuales: las caricias, abrazos y mimos resultan reconfortantes.

· Actividad sexual placentera: mejillas sonrosadas, sonrisa apacible...

· Contacto con el agua: baños calientes, talasoterapia marina.

· El efecto de una buena comida: «Se me hace la boca agua».

· Comer chocolate aumenta la oxitocina y la serotonina, de ahí sus propiedades antidepresivas.

· Situaciones de humor: risas, chistes en compañía.

· Ejercicio saludable: caminar, correr al aire libre.

· Contacto con la naturaleza, los animales y también las plantas...

Artículos relacionados