Propiedades de la menta

Sabor y salud

¡Más allá del mojito! 6 propiedades de la menta

La menta es muy apreciada en la cocina por su agradable aroma y sabor. Además posee varias propiedades terapéuticas que quizás no conoces.

El perfume fuerte y dulzón de la menta se reconoce al instante. Su gusto es cálido y picante, con un regusto refrescante. Tiene un sabor versátil que permite las combinaciones más interesantes.

En la cocina india, por ejemplo, se mezcla con comino, cardamomo, jengibre y clavo de olor.

En la cocina occidental se utiliza fresca para realzar las zanahorias, patatas, berenjenas y todas las legumbres. Se puede añadir a la sopa de tomate junto con algunas guindillas para conseguir un "sabor americano".

Al final de una comida, el sabor de la menta acompaña bien a las frutas y los postres de chocolate.

En cambio, algunos guisos de la cocina oriental requieren el sabor picante de la menta seca.

Las dos variedades de menta más usadas son la Mentha piperita, utilizada medicinalmente, y la Mentha spicata o hierbabuena. Esta última es la que se acostumbra a cultivar en los jardines, es menos fuerte pero tiene los mismos usos.

Descubre 6 propiedades de la menta que probablemente no conoces

Es muy habitual tener en casa una maceta con menta, para tenerla siempre a mano para cocinar y, últimamente, para hacer mojitos.

Sin embargo, la menta no solo sirve para aportar color, aroma y sabor. También se le atribuyen algunas propiedades medicinales.

1. Gran remedio digestivo

Estimula el flujo de bilis, alivia la acidez, evita la aparición de gases, náuseas y otras molestias digestivas.

Para este fin puedes tomar cápsulas de aceite de menta.

2. Ayuda a respirar mejor

El mentol descongestiona las vías respiratorias. Ayuda a bajar la fiebre de resfriados y gripes. Y contiene timol antivírico.

La menta también resulta eficaz en el tratamiento de sinusitis y rinitis.

3. Mejora la circulación sanguínea

Contiene ácido rosmarínico y eugenol con efectos anticoagulantes.

Además mejoran la oxigenación de la sangre.

4. Estimulante, no excitante

Activa pero sin producir excitación nerviosa. Permite rendir sin estresarse.

Si la combinas con jengibre potencias su acción.

5. Analgésico de aplicación externa

Alivia dolores musculares, reumáticos y de cabeza.

Aplica sobre la zona afectada aceite diluido de menta (15 gotas en 30 ml de aceite de almendras o de oliva).

6. Antibiótico natural

Contiene más de 40 principios antisépticos, útiles ante afecciones de la piel, como eccema, prurito o picaduras.

Infusión de menta, digestiva y analgésica

Se prepara vertiendo 10 gramos de sus hojas o sumidades en un cazo de agua hirviendo.

Es un buen digestivo, que en forma de gargarismo alivia el dolor de muelas.

Aliño rápido para la ensalada

Puedes preparar, de forma rápida y sencilla, un aliño con menta que realzará el sabor de tus ensaladas.

Ingredientes

  • 6 cucharadas de aceite de oliva virgen extra
  • El zumo de medio limón
  • ¼ de cucharadita de menta seca
  • Una pizca de sal
  • Una pizca de pimienta

Preparación

Bate los ingredientes hasta obtener una salsa homogénea.

Etiquetas:  Digestión Menta Salud

suscribete Abril 2018

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de Cuerpomente?