Masaje Rebalancing

Recupera tu equilibrio

Rebalancing: bienestar para cuerpo, mente y espíritu

Libera tus bloqueos a través de diversas técnicas manuales y también por la actitud y presencia de un terapeuta preparado

El Rebalancing es un método profundo de trabajo corporal que combina diferentes técnicas manuales, el trabajo sobre las emociones y la importancia de la actitud del terapeuta. El resultado es una terapia eficaz para mantenerse en un equilibrio integral, de cuerpo, emociones y mente, que previene y alivia alteraciones de todo tipo.

Las técnicas del Rebalancing

Masaje profundo de los tejidos: consiste en la aplicación de presiones sobre las capas profundas musculares, desde los tendones hasta el tejido conectivo, con la idea de desbloquear posibles alteraciones.

Masaje relajante: en la sesión, el terapeuta realiza manipulaciones con las manos, los antebrazos y los codos (presiones, estiramientos, deslizamientos, amasamientos, mecimientos rítmicos…) que se llevan a cabo en sincronía con la respiración. Las manos del experto actúan suavemente mediante movimientos largos e integradores que promueven el bienestar físico y emocional, así como la unión entre cuerpo y mente.

Estiramientos musculares: ejercen una tensión en el sentido contrario a la contracción de manera que los músculos se descontracturan.

Liberación articular: se trata de realizar una maniobra suave para liberar las fijaciones articulares en la columna, el sacro, la pelvis y la caja torácica. Se realiza sobre los tejidos blandos y no provoca los «crujidos» de otras técnicas.

Técnicas de «mecimiento»: mediante movimientos sutiles se induce la relajación y se mejora la agilidad en los movimientos corporales.

Integración postural y técnicas miofasciales: actúan sobre las fascias, tejidos conectivos muy resistente que se extienden por todo el cuerpo como una red tridimensional, para mejorar la función y la interrelación de músculos, vasos sanguíneos, linfáticos y nervios. Es en la fascia donde empiezan a notarse los primeros síntomas de rigidez muscular, fibrosis, retracciones, puntos dolorosos… Con esta técnica se logra una reacción casi inmediata del tejido muscular que no se consigue con el masaje convencional.

Técnica de desenroscamiento somotoemocional: se trata de seguir el movimiento inherente en los tejidos para liberar los residuos tensionales, ya sean por traumas físicos o emocionales del pasado.

Artículos relacionados

suscribete Julio 2017