Recupera tu vitalidad en 21 días

Transformación personal

Recupera tu vitalidad en 21 días

Te proponemos una serie de rutinas de alimentación y de cuidado tanto personal como emocional. Incorpora uno de estos cambios cada día y notarás la diferencia

Núria Roura

Es crucial entender que los cambios nunca serán efectivos si no vienen de la mano del amor, la aceptación y el respeto hacia nosotros mismos. Cualquier experiencia de cambio de hábitos pasa por varias etapas, y cada persona se mueve hacia delante o hacia atrás a su propio ritmo. Si eso ocurre, lo fundamental es visualizar nuestro propósito, centrar de nuevo el foco en ello y retomar el camino. De estas 21 rutinas de alimentación y cuidado, incorpora solo una cada día. Si a ese ritmo no te sientes cómodo, no pasa nada, quédate con el punto anterior hasta que sientas que ya lo tienes incorporado.

  1. Levántate 15 minutos antes de lo habitual; boca arriba con los brazos pegados al cuerpo y los ojos cerrados, haz cinco respiraciones profundas. Agradece el nuevo día y visualiza el propósito de la jornada. Haz afirmaciones positivas (“Hoy será un día maravilloso”).
  2. Usa un limpiador de lengua y bebe un vaso de agua tibia con el zumo de medio limón.
  3. Bébete un zumo o batido verde cada mañana con fruta y verdura, si puedes, ecológica. Por ejemplo: una pera + una taza de lechuga o espinacas + unas hojas de perejil + un poco de canela + unas hojas de estevia + una taza de agua.
  4. Prepara snacks fáciles de llevar: fruta fresca o deshidratada, tomates cherry, kale chips, trufas crudiveganas...
  5. Añade hoja verde cruda (rúcula, canónigos, escarola, endibias, apio, espinacas) y germinados en cada plato.
  6. Incrementa el consumo de verduras redondas y de raíz (calabaza, nabo, chirivía, zanahoria, puerro) hervidas, al vapor, en cremas, al horno...
  7. Cena antes de las 21 h, o lo más pronto posible.
  8. Bebe agua o infusiones, lejos de las comidas para no interferir en la digestión.
  9. Cambia la sal común por sal marina sin refinar; el azúcar o el edulcorante artificial por endulzantes naturales, el vinagre de vino por el de manzana y el de umeboshi.
  10. Añade semillas a tus platos: de chía y cáñamo en el desayuno, de sésamo molidas y de girasol a mediodía y de calabaza por la noche.
  11. Anota un diario de alimentos donde escribas tus emociones y sensaciones antes y después de cada comida.
  12. Antes de acostarte, escribe tres motivos por los que estás orgulloso de ti y completa la frase: “Doy las gracias por...”.
  13. Practica la gratitud durante todo el día hacia los que te rodean y hacia ti mismo.
  14. Aprovecha el fin de semana para hacer tu propio spa. Usa productos ecológicos.
  15. Haz algo que te haga sentir feliz cada día: música, cantar, quedar con un amigo...
  16. Incorpora cada semana un alimento saludable que no hayas probado nunca.
  17. Escríbete una carta de amor hacia ti mismo lo más dulce y tierna posible.
  18. Llama a un amigo con el que no hablas hace tiempo.
  19. Busca una actividad física regular que te guste y se ajuste a tu estilo de vida y condición física.
  20. Si a pesar de estos cambios no te encuentras bien, elimina los alimentos más inflamatorios o alérgicos de tu dieta –gluten (trigo), lácteos, huevos, maíz y frutos secos– durante cuatro semanas y reintrodúcelos por separado, semana por semana.
  21. Disfruta de lo incorporado y siéntete muy orgulloso.

Artículos relacionados