Cómo autohipnotizarnos

Paso a paso

Sesión de autohipnosis en casa en 8 pasos

Ponte cómodo, relájate y accede a tu subconsciente. Podrás reprogramar la mente para cambiar las emociones y los hábitos tóxicos por otros más positivos.

Ana Montes

Acceder al subconsciente a través de la autohipnosis te permite activar tu capacidad de curación y mejorar tu bienestar, tanto físico como mental.

Gracias a la sugestión se puede aumentar el umbral del dolor, controlar el estrés, reducir el insomnio y mejorar la concentración y la memoria. Es posible modificar las emociones negativas y crear otras más positivas.

Cómo debes hablar a tu cerebro en una sesión de autohipnosis

El cerebro es tu aliado y te ayudará siempre que tengas objetivos concretos y le hables claro.

El inconsciente acepta mejor las palabras positivas en presente y en primera persona porque así percibe que el cambio es posible, real, y ya se está produciendo.

Siempre en positivo, evita decir "no", "sin", "tampoco" y "nunca", y palabras con carga negativa como «evitar», «huir», «anular»… Exprésate mejor así: "Expongo mi trabajo tranquilo y concentrado. Y cada día me siento más seguro".

Hazlo fácil. En una misma sesión no debes pedir al cerebro varias cosas diferentes. Concéntrate en una. Háblale con un lenguaje simple y mándale sugestiones breves y precisas.

Acota y concreta lo que quieres, dónde, cuándo, cómo y con quién. Si deseas sentirte tranquilo, especifica cómo de tranquilo: como cuando estuviste en la playa de Aguadulce escuchando las olas o como en esos paseos entre naranjos en flor bajo el sol de primavera…

Haz uso de las repeticiones. Por ejemplo: "Ahora me siento libre, muy libre, libre, ahora me siento inmensamente libre".

Asocia siempre tus sugestiones a una visualización con los cinco sentidos y un anclaje. Los anclajes pueden ser palabras, gestos, imágenes u objetos.

La autohipnosis en 8 pasos

Teniendo en cuenta cómo deben ser los mensajes que trasladarás a tu cerebro, realiza una sesión de autohipnosis paso a paso.

  1. Ponte cómodo, tumbado o sentado, y elige una música que te calme, sin voces, como unas olas.
  2. Evita el movimiento, para dominar la mente a través de la inmovilidad del cuerpo.
  3. Procura silenciar el diálogo interno con palabras como "basta", "fuera", "stop"… Para vaciar la mente, fija la atención en el exterior o en tu respiración.
  4. Es muy eficaz trabajar la respiración dirigiendo los ojos hacia arriba, tanto si están abiertos como cerrados. Así activarás una zona concreta del cerebro que promueve la relajación.
  5. Para entrar en la autohipnosis profunda, utiliza la cuenta atrás mental. Puedes combinar la respiración y el conteo con el acto imaginario de bajar peldaño a peldaño una escalera.
  6. Ahora piensa en la meta a alcanzar. Visualízate en el contexto donde debes desenvolver el tema que te ocupa o preocupa y mándate unas sugestiones.
  7. Añade a tus sugestiones y visualizaciones un anclaje con el que te sientas a gusto e identificado.
  8. Cuando hayas concluido, podrás salir de la autohipnosis con frases como: "cuando hayas descansado, vas a subir la escalera peldaño a peldaño"; "tu cuerpo va despertando, recuperando el tono, la vitalidad, el movimiento". Puedes contar de 1 al 10 asociando a cada número estas sugestiones.

Etiquetas:  Emociones Cerebro

suscribete Julio 2017

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de Cuerpomente?