Limón para aliviar los resfriados

Remedios naturales

Alivia los resfriados sin fármacos

Aparte del reposo y la hidratación, hay formas de calmar los molestos síntomas de los catarros sin efectos secundarios

Jordi Cebrián

No hace falta recurrir a los preparados farmacéuticos –muchos de ellos con efectos secundarios poco deseables– para calmar y superar un resfriado. Puedes atajarlo con tisanas, extractos, gotas, infusiones o cataplasmas.

Tisana descongestionante

Mezcla que combina, a partes iguales, flor de saúco, hojas de pulmonaria, raíz de malvavisco y musgo de Islandia (las dos últimas mucolíticas). Se hierve una cucharada sopera de la mezcla por vaso de agua durante 2-3 minutos, se filtra y se deja reposar diez más. Se pueden tomar tres tazas al día, mejor en ayunas, con miel de tomillo. Esta tisana ayuda a combatir la infección, suaviza las vías respiratorias para evitar que se irriten y elimina la mucosidad.

Gotas de equinácea

De 10 a 20 gotas de extracto líquido al día, disueltas en agua o limón. La equinacea refuerza la inmunidad activando los leucocitos. Es antiviral, antitérmica y antiinflamatoria.

Extracto de propóleo

Recurso clásico muy efectivo para las infecciones respiratorias. Se encuentra en extracto líquido (3 o 4 gotas disueltas en zumo de limón) o bien en caramelos, cuando hay tos.

Cataplasmas de linaza

Se aplica una masa tibia de linaza y fenogreco sobre el pecho y se mantiene durante unos minutos, hasta que se enfríe del todo. Actúa como mucolítico y descongestionante.

Jarabe de espino amarillo

Se pueden tomar en jarabe unas 3 cucharadas soperas al día. Los frutos de espino amarillo aportan vitamina C, mucílagos y carotenoides.

Infusión con pino

Para la tos y el resfriado hervir 30 gr de yemas de pino en un litro de agua. Dejar enfriar antes de filtrar. Beber de 3 a 5 tazas al día. Para la sinusitis y problemas bronquiales preparar con dos cucharadas de la planta en un litro de agua en ebullición. En vez de yemas también se pueden preparar con unas gotas del aceite esencial (no recomendable en el embarazo, la lactancia y en niños menores de seis años). Cuando está listo, se coloca la cabeza sobre el recipiente y se inhalan los vapores.

suscribete Julio 2017