Aloe vera insulina

Adiós obesidad

¡No sólo sirve para quemaduras! El aloe vera también regula la insulina

El aloe vera es una planta muy apreciada por ser un potente regenerador cutáneo. Se ha descubierto que también ayuda a prevenir la obesidad.

El uso del aloe (Aloe barbadensis) con fines terapéuticos y cosméticos se remonta a hace más de cuatro mil años. Es una planta esencial en la botánica sagrada de numerosas culturas, como la hebrea, la maya y la oriental. Originaria de África, está muy presente en el arco mediterráneo.

Esta planta carnosa tiene la apariencia de un cactus, aunque realmente es una liliácea, de la familia de las cebollas. Es de fácil cultivo en casa, requiere mucho sol y poco riego. Se reproduce por pequeñas plantitas que brotan alrededor. A los tres años ya reúne todas sus propiedades terapéuticas.

El jugo de su pulpa, mucilaginoso, transparente e insípido, está compuesto por aminoácidos, minerales, vitaminas B, C y E, ácido fólico, antroquinonas, lignina, saponinas y así hasta 75 compuestos activos.

Por su singular composición la planta tiene la capacidad de cicatrizar sus propias heridas de forma casi instantánea para evitar que el agua de su interior se pierda. Sobre la piel ejerce ese mismo efecto reconstructivo de los tejidos.

Calma y refresca la piel tras una exposición solar, es eficaz en el tratamiento de pequeñas quemaduras, alivia las picaduras de insectos, ayuda a reducir las cicatrices y el acné, mejora los eccemas y la psoriasis.

Recientemente se ha descubierto que el aloe vera también es útil para un uso que no tiene nada que ver con la piel.

El aloe vera regula la insulina

El gel de aloe vera no solo es útil para las quemaduras. Un estudio publicado en el Journal of Alternative and Complementary Medicine ha probado que reduce la resistencia a la insulina.

Esta propiedad sirve para regular los niveles de azúcar en sangre y prevenir la obesidad. Según el estudio, el aloe vera está indicado incluso en los pacientes que ya sufren diabetes.

Los investigadores creen que el contenido en zinc y magnesio puede ser responsable de este efecto beneficioso.

Cómo tomarlo: puedes extraer el gel transparente de una hoja de aloe (evita el acíbar amarillento que se halla bajo la piel y que es irritante) o puedes recurrir a un suplemento comercial. Toma 2 cucharadas soperas diarias.

Etiquetas:  Diabetes Obesidad