prevenir cáncer alimentación

Está en tu mano

10 estrategias para prevenir el cáncer

Sabemos que el cáncer puede aparecer por diversas causas. Algunas son incontrolables, pero otras sí pueden gestionarse para prevenir la enfermedad.

Dr. Tomás Álvaro

Una dieta inadecuada es responsable de entre un tercio y la mitad de todos los cánceres y hasta el 70% de los digestivos. Y lo contrario también es verdad: el cáncer puede prevenirse con un régimen alimentario que incida positivamente sobre los procesos celulares e inflamatorios relacionados con su aparición.

Una dieta adecuada y una actividad física suficiente reducirían la incidencia de cáncer más de un 40%. Si a ello sumamos el efecto del tabaco, la disminución de todos los cánceres rondaría el 80%. Tenemos al alcance de la mano evitar la enfermedad.

Cómo prevenir el cáncer en 10 pasos

La aparición de algunas células malignas es inevitable, pero no llegan a convertirse en un cáncer si el organismo está equilibrado. La clave está en actuar sobre las células potencialmente tumorales y sobre las que las rodean, que conforman el microambiente tumoral. Se trata de vigilar diez factores que influyen en el desarrollo de la enfermedad.

1. Reduce los alimentos con un índice glucémico alto

La prevención y el tratamiento de todos los tumores comienza por disminuir la presencia en la dieta de alimentos con un índice glucémico alto. Este traduce la capacidad de los alimentos para incrementar rápidamente los niveles de azúcar en sangre y, en consecuencia, de insulina. A mayor tasa de azúcar, más inflamación y más facilidad para el desarrollo de tumores.

  • Hay que sustituir el azúcar, el pan, la pasta y el arroz blancos por sus versiones integrales y consumirlos en cantidades moderadas.
  • Al aumentar la ingesta de hortalizas y legumbres, alimentos ricos en fibra, se regula la tasa de azúcar.

2. Evita la proliferación de las células tumorales

Podemos crear condiciones para que las células tumorales no se multipliquen. Sabemos que la inflamación, la acidez y la deficiencia de oxígeno la favorecen y que ciertos alimentos son beneficiosos a esos niveles.

  • Las crucíferas (todas las variedades de col), las hojas de color verde oscuro y el ajo son los alimentos que han probado un mayor efecto inhibidor sobre la proliferación cancerígena.
  • Los vegetales ricos en carotenos, como zanahoria, boniato, tomate, caqui y albaricoque contienen provitamina A y, en algunos casos, licopeno, sustancias que inhiben la división de las células dañinas.
  • Las isoflavonas de la soja (genisteína y daidzeína, entre otras) bloquean la estimulación de las células cancerosas por hormonas como estrógenos y testosterona. Estas isoflavonas se hallan en el tofu, el tempeh, el miso y los brotes de soja.
  • La combinación de té verde, soja y la cúrcuma resulta especialmente interesante al sumar efectos sobre diferentes mecanismos relacionados con la proliferación celular.

3. Alcaliniza tu dieta

El doctor Otto Warburg descubrió en 1931 que las células tumorales se desarrollan mejor en condiciones de baja disponibilidad de oxígeno. Esto ocurre en condiciones de acidez.

En alcalinidad, las células respiran mejor y a las cancerosas les cuesta sobrevivir. Aunque el cuerpo goza de recursos para regular su grado de acidez, conviene evitar el exceso de alimentos acidificantes y preferir los alcalinos.

La dieta alcalina se basa en las frutas y las verduras, especialmente uva fresca, almendras, remolacha, zanahoria, apio, melón, pomelo, repollo, tomate y manzana.

4. Reduce la inflamación

En los tejidos inflamados hay compuestos químicos –como el complejo proteico Nf-kB– que favorecen el crecimiento de las células tumorales y no permiten una respuesta eficaz del sistema inmunitario.

  • Una dieta en la que abunden el ajo, la cebolla y el puerro, el perejil y el apio, los cítricos y el romero producirá un efecto antiinflamatorio natural, gracias a la combinación de compuestos azufrados, antibacterianos y reguladores de los niveles de azúcar en sangre.
  • La cúrcuma es el antiinflamatorio natural más potente. Mezclada con pimienta negra aumenta 2.000 veces su absorción. Al disolverla en aceite de oliva virgen extra o de coco también se potencia su acción.
  • El jengibre es otro potente inhibidor de la proteína NF-kB.

5. Recurre a los antioxidantes

Los antioxidantes neutralizan los radicales libres, unos compuestos químicos muy reactivos que dañan las células, incluyendo su material genético, lo que puede transformarlas en cancerígenas.

  • El té verde contiene gran cantidad de polifenoles, como las catequinas con propiedades antioxidantes y desintoxicantes y que potencian la eficacia de la radioterapia.
  • Los frutos rojos, como fresas, frambuesas o granadas, poseen ácido elágico y polifenoles. También son capaces de matar células enfermas.
  • El chocolate negro, con un 70% de cacao como mínimo, es antioxidante gracias a sus niveles de proantocianidinas y polifenoles, que frenan el crecimiento tumoral.

6. Elimina las células ya dañadas

La apoptosis es la palabra técnica que define un tipo de muerte desencadenada por señales celulares determinadas genéticamente. Este mecanismo, que también se conoce como suicidio o muerte celular programada, es un recurso del cuerpo para eliminar células dañadas.

La vitamina D3 es esencial para que ciertos genes desencadenen el proceso de apóptosis sobre las células tumorales. Se ha comprobado que los niveles bajos de esta vitamina se relacionan con la aparición de diferentes tumores.

  • La principal fuente de vitamina D es el sol, pues la piel la sintetiza al recibir sus radiaciones.
  • En los alimentos, se encuentra en los champiñones y otras setas, sobre todo en las desecadas al sol.
  • Las coles, ricas en isotiocianatos, las uvas negras con resveratrol y la cúrcuma poseen actividad proapóptica. Hierbas como el romero, tomillo, orégano, albahaca y hierbabuena poseen terpenos de efecto similar.

7. Corta el suministro de sangre del tumor

La angiogénesis es el proceso por el que el tumor se provee de vasos sanguíneos que lo alimentan.

  • Una molécula del té verde llamada epigalocatequina-3-galato la inhibe. Para que el efecto tenga lugar se aconseja beber más de 2 tazas diarias.
  • Otros compuestos presentes en las bayas muestran la misma propiedad. Actúan a nivel molecular de forma similar a los agentes quimioterápicos, pero sin efectos secundarios indeseables.
  • La hierbabuena, el tomillo, la mejorana, el orégano, la albahaca y el romero son ricos en terpenos con efectos antiangiogénicos y constituyen buenos aliados durante los tratamientos con quimioterapia.

8. Asegúrate los omega-3

El buen funcionamiento del organismo depende del equilibrio en la ingesta de los ácidos grasos omega-3 y omega-6. En la dieta mayoritaria predominan los omega-6, lo que se traduce en inflamación y tendencia a desarrollar distintas enfermedades. Especialmente dañinas son las grasas parcialmente hidrogenadas que contienen ácidos grasos “trans”.

Es básico aumentar la ingesta de alimentos ricos en omega-3 porque contribuyen al desarrollo correcto de las células. Los omega-3 reducen el número y tamaño de pólipos precancerosos, disminuyen la inflamación y aumentan la respuesta al tratamiento con quimioterapia.

Los omega-3 se obtienen de alimentos vegetales como el lino, las nueces y las semillas de chía, que son ricos en el precursor ácido alfalinolénico.

Omega-3 y omega-6: ¿cuál es la diferencia?

Ácidos grasos en equilibrio

Omega-3 y omega-6: ¿cuál es la diferencia?

9. Busca la ayuda de la microbiota

En nuestro intestino viven más de 100 billones de bacterias que pesan entre 1 y 2 kilos. Constituyen un auténtico órgano vivo con el que el ser humano mantiene una relación simbiótica, pues estos microorganismos aumentan la absorción de nutrientes y estimulan la inmunidad.

  • Los yogures de soja, el kéfir de agua, la col fermentada, el kimchi o la kombucha de té aportan microorganismos vivos como las bifidobacterias, que previenen el cáncer y contribuyen a su remisión.
  • Los vegetales ricos en inulina y otros tipos de fibra alimentan a las bacterias benéficas y producen cambios en la composición o en la actividad de la microbiota. Entre estos alimentos se incluyen el ajo, la cebolla, el tomate, los espárragos, la alcachofa, el puerro y el plátano.

10. Desintoxícate de vez en cuando

El organismo necesita eliminar las sustancias tóxicas que se han introducido en él –con los alimentos, la respiración o a través de la piel– o que se han producido durante los procesos metabólicos, y que favorecen la inflamación o son directamente cancerígenas.

  • Reduce al mínimo o evita completamente la ingesta de azúcar y alimentos a base de harinas refinadas, los productos lácteos y la proteína de origen animal.
  • Las dietas depurativas a base de frutas, zumos, caldos y verduras como la alcachofa y el cardo, y los ayunos constituyen, realizados varias veces a lo largo del año, el complemento ideal de una dieta anticáncer.
  • También es importante hidratarse y moderar la ingesta de sal.
suscribete Julio 2017