Fitoterapia menstruación

Reglas fáciles

Menstruación feliz y sin dolor gracias a estas plantas

En muchas ocasiones la regla provoca molestias. Si no puedes pasarla sin fármacos, prueba estas plantas: alivian y favorecen el equilibrio hormonal.

Jordi Cebrián

Cuando la regla viene acompañada de dolor u otras molestias cuesta más vivirla con naturalidad, sin que comporte cuando menos un pequeño trastorno. Tampoco es extraño que, para aliviar los síntomas, se recurra cada mes a fármacos analgésicos y antiinflamatorios de los que cada vez se conocen más riesgos para la salud por un uso prolongado.

Dolor lumbar o en el vientre, cefaleas, cólicos, diarrea y debilidad son los síntomas más habituales de una menstruación dolorosa, aunque en los casos más extremos puede haber incluso vómitos y desmayos.

4 plantas medicinales para calmar y regular tu menstruación

Como alternativa a los fármacos existe un buen elenco de plantas medicinales que, además de aliviar los síntomas, te ayudarán a regular el ciclo y prevenir estos problemas.

1. Artemisa

La artemisa (Artemisia vulgaris), que contiene aceite esencial y flavonoides, es una de las más eficaces.

Incide a nivel hormonal, comportándose como estrogénica, astringente y ligeramente antiinflamatoria. Los herbolarios la incluyen en fórmulas para disminuir el dolor y normalizar el periodo.

Tómala en infusión, mejor con otras hierbas, dos tazas tibias al día, desde nueve días antes del periodo. La encontrarás también en forma de tintura, de la que puedes tomar 20 gotas al día, con agua o zumo de manzana.

2. Abrótano hembra

Otra gran reguladora es abrótano hembra (Santolina chamaecyparissus) o manzanilla de Maó, que a su efecto estrogénico suma un poder antiespasmódico y antiinflamatorio.

Usa las sumidades floridas del abrótano hembra en decocción o infusión. Toma dos tazas al día, desde los nueve días previos al periodo.

Funciona bien con salvia y menta.

3. Salvia

La salvia (Salvia officinalis) es estrogénica, antiespasmódica y sedante. Te puede ayudar con diversos síntomas, como dolor lumbar, debilidad, mareos, dolor de cabeza o vómitos.

Usa las hojas y las sumidades floridas para preparar una infusión simple o mixta, tres tazas al día; en extracto líquido, 30 gotas diarias en tres tomas; y en cápsulas.

Solo debes evitarla en la lactancia.

4. Sauce blanco

Para calmar el dolor, sin dañar el estómago, pocas superan en eficacia al sauce blanco (Salix alba). Contiene ácido salicílico y promueve un notable efecto analgésico, antitérmico y antiinflamatorio.

Usa la corteza en decocción, mejor con otras hierbas de sabor más agradable, tres vasos diarios; en tintura o extracto líquido, 30 gotas en tres dosis.

Con la asesoría de Josep Maria Teixé, herborista de El Manantial de Salud

suscribete Julio 2017