Sin molestias

5 remedios naturales para el crecimiento de próstata

La hiperplasia benigna de próstata es un problema común y provoca unos síntomas urinarios muy molestos que, afortunadamente, podemos tratar de forma natural.

Jordi Cebrián

Ciruelo-africano. Pygeum africanum

1 / 5

Pygeum africanum

El ciruelo afriacano (Pygeum africanum) disminuye el crecimiento de las células del epitelio prostático, que provoca el bloqueo progresivo de la uretra y los problemas consiguientes al orinar.

Contiene un componente interesante en la lucha contra el adenoma, el beta-sitosterol, junto con flavonoides y ácidos orgánicos. Combate la urgencia miccional, la necesidad de orinar con frecuencia por la noche y las molestias.

Se utiliza también en el tratamiento previo a la cirugía prostática. Se toma en extracto líquido y en cápsulas (de 100 mg, de 2 a 4 diarias).

Ortiga

2 / 5

Ortiga

Las sumidades floridas, es decir, las ramas con flores, de las ortigas son diuréticas y mejoran el flujo de la orina.

Puedes tomarla en decocción con maíz, bardana, epilobio y regaliz, hasta dos vasos al día.

Pipas de calabaza

3 / 5

Pipas de calabaza

Las semillas de la calabaza favorecen el funcionamiento normal de la próstata en tratamientos largos.

Puedes añadir las semillas crudas en ensaladas y también están disponibles en perlas de aceite.

Regaliz

4 / 5

Regaliz

La corteza de la regaliz se usa para disminuir la urgencia miccional y aumentar el flujo de la orina.

Se puede tomar en decocción (hasta dos vasos al día), en extractos líquidos y cápsulas.

Epilobio

5 / 5

Epilobio

Al Epilobium parviflorum, que crece junto a acequias y ríos, se le atribuye inhibir la actividad de la 5-alfa reductasa y de la aromatasa, las dos enzimas implicadas en el desarrollo de la hiperplasia. Suma, además, potentes efectos antiinflamatorios y diuréticos.

La infusión (1 cucharadita en una taza con agua recién hervida durante 15 min; se toman 2-3 diarias) se indica para aliviar los síntomas asociados al adenoma y para prevenir la infección de orina.

Tratar la hiperplasia benigna de próstata

A partir de los 50 o 55 años, y sobre todo pasados los 65, la mayor parte de los varones sufren hiperplasia benigna de próstata. La glándula prostática y la uretra se agrandan, lo que provoca problemas más o menos agudos al orinar, que pueden llegar a afectar a la calidad de vida.

La visita al urólogo es indispensable para que controle la evolución, pero el apoyo de las plantas se ha demostrado muy eficaz.

Aquellas con acción antiadenomatosa, antiinflamatoria y diurética se han mostrado útiles para favorecer la restauración del flujo normal de orina, promover un vaciado completo de la vejiga y no tener que levantarse varias veces por la noche para orinar. También reducen la sensación de premura y presión para orinar.

Con la asesoría de Josep Maria Teixé, herborista de El Manantial de Salud.

suscribete Julio 2017

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de Cuerpomente?