síntomas en la cara

Prevención eficaz

6 deficiencias nutricionales que se reflejan en tu cara

La deficiencia de algunos nutrientes se aprecia en la cara. Descubre cuáles son los síntomas relacionados con algunas carencias para tomar medidas a tiempo.

Aunque te esfuerces por llevar una buena alimentación, es posible que estés descuidando algún aspecto y que sufras una deficiencia capaz de minar tu salud más o menos rápido.

La falta de una vitamina o un mineral produce síntomas en diferentes partes del organismo. En primer lugar afecta a infinidad de procesos fisiológicos, como los que permiten extraer energía de los alimentos, sintetizar hormonas o crear células inmunitarias, entre muchos otros.

Es frecuente que la carencia acabe afectando a la estructura de los tejidos corporales y se refleje en distintas zonas del cuerpo, como la piel, los ojos, el cabello, las uñas o las mucosas.

6 síntomas de deficiencia nutricional que se aprecian en la cara

La próxima vez que te mires al espejo observa si muestras alguno de los siguientes síntomas de deficiencia que pueden reflejarse en tu cara.

1. Piel pálida o amarillenta: deficiencia de vitamina B12

Una deficiencia de vitamina B12 provoca que no se pueda construir el ADN necesario para producir nuevos glóbulos rojos. En consecuencia disminuye la cantidad que circula en la sangre y la piel aparece más blanca.

Además, esta deficiencia hace que los glóbulos rojos sean más frágiles y que se rompan, lo que aumenta la liberación de un pigmento denominado bilirrubina. Esto puede hacer que la piel o el blanco de los ojos aparezcan amarillentos.

Esta deficiencia de glóbulos rojos causada por un insuficiente aporte de vitamina B12 se denomina anemia megaloblástica.

Otros síntomas frecuentes de falta de esta vitamina son cansancio, falta de apetito, diarrea, problemas de concentración, confusión o entumecimiento de manos y pies.

Si eres vegetariano, para asegurarte de que obtienes la suficiente vitamina B12 necesitas tomar un suplemento diario de 25-100 mcg (o uno semanal de 2.000 mcg)

2. Sangre en las encías: deficiencia de vitamina C

Si cuando te cepillas los dientes te sangran las encías y las notas sensibles es probable que sufras una deficiencia de vitamina C.

La vitamina C desempeña funciones esenciales en el organismo: fortalece el sistema inmunitario, participa en la curación de las heridas y mantiene los huesos fuertes.

Además de las encías sangrantes, otros síntomas de falta de vitamina C son un cabello excesivamente seco y la aparición de puntos rojos en la piel.

Si tienes estos síntomas, come más fruta y hortalizas frescas, especialmente naranjas, kiwis, pimientos rojos, bayas y coles.

3. Ojos hinchados: deficiencia de yodo

Las personas que sufren una deficiencia de yodo suelen presentar una piel seca, uñas quebradizas y ojos con aspecto hinchado. También sufren de facilidad para aumentar de peso.

Inflamación del cuello (de la glándula tiroides), cansancio, sensación de frío, taquicardia, dificultades para concentrarse y caída del cabello son otros síntomas probables.

En la dieta vegetariana la principal fuente de yodo es la sal yodada. Además puedes añadir de vez en cuando algas en pequeñas cantidades a tus platos.

4. Piel seca con arrugas: deficiencia de omega-3

Si notas que tu piel está más seca de lo normal es posible que se deba a una falta de ácidos grasos de la familia omega-3. Esta deficiencia puede hacer incluso que se acentúen las arrugas.

Las funciones de los omega-3 en el organismo son amplísimas. Son necesarios, por ejemplo, para el buen estado de los vasos sanguíneos, de las neuronas y de la retina. También participan en las defensas inmunitarias y en el estado de la microbiota.

Su deficiencia se relaciona con el desarrollo de una gran variedad de enfermedades, como el cáncer, la depresión, los trastornos del comportamiento y las enfermedades inflamatorias en general.

En la dieta omnívora, el pescado graso es la principal fuente alimentaria. En la dieta vegana se hace necesario consumir diariamente alguna de las pocas fuentes vegetales: nueces o semillas trituradas o aceites de lino, chía o cáñamo.

5. Labios pálidos: deficiencia de hierro

Unos labios más pálidos de lo normal, con tendencia a partirse y a sufrir boqueras, es uno de los muchos síntomas que aparecen en el cuerpo debido a una deficiencia de hierro.

Otros síntomas son fatiga, falta de aliento con el mínimo esfuerzo, dolor en los pulmones y en la lengua. También aumenta la propensión a sufrir resfriados.

Alimentos vegetales que proporcionan hierro son las coles (especialmente la kale), legumbres como las lentejas y el tofu.

Para mejorar su absorción conviene consumir estos alimentos acompañados de una fuente de vitamina C como la naranja, el kiwi o el pimiento rojo.

6. Cabello seco: deficiencia de biotina

Un pelo seco, muy fino, quebradizo o con tendencia a caerse indica una posible deficiencia de vitamina B7 o biotina. Esta carencia puede ser responsable de 4 de cada 10 casos de caída del cabello en mujeres.

La biotina es uno de los nutrientes esenciales para producir energía a partir de los hidratos de carbono. También es importante para el estado de la piel y el cabello, así como para regular los niveles de colesterol.

No es una deficiencia frecuente, pues la mitad de las necesidades diarias se cubre con la producción de biotina por la microbiota intestinal. Pero un tratamiento con antibióticos puede favorecer la carencia.

Aunque se encuentra en mayor proporción en los alimentos de origen animal, puedes obtener biotina de vegetales como la coliflor, la patata, el plátano, el aguacate, las almendras, las nueces y los guisantes.

Artículos relacionados

suscribete Abril 2018

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de Cuerpomente?