Amor genuino

Asana de la paloma para abrirte al amor genuino

Cuando la mente se abre, el corazón se suaviza y surge un aprecio profundo por la vida. Poténcialo con esta postura.

Or Haleluiya

¿De dónde surge el sentimiento de amor? ¿De un pensamiento? ¿De una creencia acerca de alguien o algo? ¿Se puede amar a quien desafía nuestras creencias o la manera en que vivimos?

Byron Katie dice en su libro Mil nombres para el gozo: "un enemigo es amor surgiendo en una forma que aún no hemos aprendido a comprender".

Podemos percibir una idea como enemiga. O nuestro ego o el de otro como enemigo. Pero cualquier creencia no es más que eso: una idea creada por nuestra mente limitada.

En el humilde reconocimiento de que ningún pensamiento refleja la verdad absoluta, se crea espacio entre el pensador y el pensamiento. Una mente abierta que no se agarra a creencias ya no necesita justificarse o juzgar; la soberbia no ocupa tanto lugar mental.

Emerge espontáneamente el amor, un aprecio por la realidad tal como es y por cómo despliega la mente sus ideas.

Cuando se practica el espacio entre pensador y pensamiento, el miedo se reduce y deja espacio al amor, que siempre está ahí esperando a que lo celebremos

Asana de la paloma

Esta asana es una variación sobre una silla de Eka Pada Rajakapotanasana, la "paloma real". Es una postura de entrega y de apertura hacia la vida.

1. Cómo colocarte

De pie, apoya las manos sobre el respaldo de la silla. A continuación, dobla la rodilla derecha y apoya la pantorrilla sobre el asiento. Mantén la pierna de atrás bien extendida y firme.

2. Inicia la apertura

Inhala profundamente, extiende bien la columna y, desplazando los hombros hacia atrás, lleva los brazos hacia atrás y entrelaza las palmas de las manos detrás la espalda.

3. Observa qué sientes

Mira hacia delante y permite que surja naturalmente un sentimiento de amor, de aprecio profundo a la existencia tal y como se presenta en este momento.

Etiquetas:  Asanas Or Haleluiya

suscribete Julio 2017