Comer con tranquilidad y conciencia

Atención plena

Comer con tranquilidad y conciencia

Para disfrutar de bienestar corporal, hay que aprender a comer con satisfacción, moderación, gratitud y conscientemente

Los sentidos son el punto de encuentro entre lo que necesita nuestro cuerpo y los alimentos. Aumenta tu sensibilidad y aprende a escuchar lo que te pide el cuerpo. Déjate guiar por la intuición. Disfruta de la textura de los alimentos, percibe detenidamente su sabor y acéptalos como un regalo de la naturaleza. No te fuerces a comer algo que no te guste, pero evita comer solo las cosas que más te gustan.

Tranquilidad

Permanece tranquilo durante la comida, no discutas ni evoques experiencias desagradables. Una conversación amena y un ambiente lleno de afecto facilitan la digestión y la asimilación.

Paladea despacio

La digestión empieza en la boca. Saborear la comida y masticarla bien estimula el flujo de saliva y otros jugos digestivos. Muchas personas que padecen gases intestinales comen con demasiada rapidez. Puede ser una forma de tapar la desazón interna.

La dieta de la paz

Yoga y nutrición

La dieta de la paz

Moderación

Los estudios demuestran la relación entre una dieta con pocas calorías y ausencia de obesidad, diabetes, hipertensión y arteriosclerosis. No llenar del todo el estómago capacita para afrontar situaciones de estrés y alienta una mayor esperanza de vida.

Alimentos crudos

Incluye al menos un plato crudo en cada comida. De esta manera la dieta será más alcalina y rica en antioxidantes y otros fitonutrientes que previenen enfermedades.

Valora el ayuno

El simple reposo digestivo proporciona una energía extra que el organismo aprovecha para deshacerse de lo que le sobra y regenerar la salud.

Artículos relacionados

suscribete Julio 2017