Ternura terapéutica

Mudra de corazón para transformar el dolor en calma

Cultivar la dulzura y la compasión nos ayuda a reducir y transformar nuestro dolor, tanto físico como emocional.

Or Haleluiya

Cuando emerge una tristeza, decepción o bien dolor, físico o emocional, es fácil perder el eje, enfadarse o cerrarse aún más y fomentar así el malestar. Si acogiésemos nuestras inquietudes y molestias con ternura, ese dolor podría deshacerse de forma natural y espontánea. De forma visual diríamos que el dolor causa una contracción y que esta puede transformarse mejor en expansión cuando se le da espacio y amplitud de movimiento.

Si uno interpreta, por ejemplo, que el saludo de su vecino ha sido frío y se ofende, esa interpretación acentúa el dolor y la contracción. En su lugar, puede ver que su emoción está originada por su punto de vista limitado y condicionado. Puede tratar de ver un saludo y nada más, y así relajar los hombros y la mandíbula. Entonces, probablemente, lo sentirá diferente.

Se trata de ser compasivo con el dolor, de entender que su origen se produce en la mente.

La ternura es ser compasivo con el dolor, entender que su origen se produce mayormente en la mente, y darle espacio para que pueda transformarse a través de esta mirada más humilde. Al reconocer que todo se contempla con ojos condicionados, se crea el espacio necesario para relajarse ante el dolor y entenderlo.

Mudra de corazón

Abhaya Hridaya Mudra es un gesto de las manos, bello y elegante. Con él favoreces la calma y el equilibrio emocional.

1. Siéntate en calma

Apóyate sobre los isquiones con la columna erguida, los hombros y la mandíbula relajados.

2. Coloca los dedos

Cruza la muñeca derecha sobre la izquierda, con los dorsos tocándose. Envuelve cada dedo de la mano derecha con el correspondiente de la izquierda, salvo los anulares. Estos llévalos adelante y júntalos con el pulgar.

3. Lleva el gesto al pecho

Acerca este mudra a la raíz de tu corazón, en la base del esternón. Exhala conscientemente durante varias respiraciones.

4. Transforma el dolor

Acoge tus dolencias con ternura y crea espacio interno para que puedan transformarse.

Artículos relacionados

suscribete Julio 2017