Liberación emocional

Asana para ver la vida como un juego

Cultivar una actitud juguetona ante la vida te da alegría y favorece el desapego.

Or Haleluiya, profesora de yoga terapéutico

Una y otra vez oímos a los grandes maestros orientales decir que la vida es una especie de juego divino. ¿Cómo sería nuestra postura, respiración y ruido mental si viviéramos cada minuto como si estuviéramos jugando? ¡Nuestra cara, el brillo de nuestros ojos y nuestra postura, tanto física como mental, cambiarían radicalmente!

Entra en esta postura como un juego: el resultado es lo de menos.

Los niños, al experimentar con sus juguetes, los observan, los tocan, los saborean… El juego se caracteriza por:

Entusiasmo: al jugar suelen surgir una viveza y alegría espontáneos.

Curiosidad y exploración: el juego nos mantiene intrigados; nos interesa ver cómo se desarrolla.

Ligereza: no se sufre por los propios miedos ni por las victorias ajenas.

Desapego del resultado: mientras disfrutamos, nos entregamos y damos lo mejor de nosotros. Pero entendemos que ganar no solo depende de nuestra voluntad y esfuerzo. Además, igual se pierde en el juego, pero se gana una experiencia o enseñanza.

En el juego nos centramos en explorar horizontes, en disfrutar experimentando y en compartir el tiempo. Es un gran disfrute vivir la vida con alegría, curiosidad, entusiasmo, ligereza, risa y desapego. Estas cualidades se practican: uno puede decidir jugar con la vida, y hacerlo en serio.

Experimenta con el cuerpo

El propósito de esta asana es practicar la esencia del juego: disfrute, curiosidad, aventura y exploración, una sonrisa y desapego del resultado.

1. Cómo colocarte

Sentado en el suelo, abre la cadera izquierda y flexiona la rodilla para subir el pie. Sosténlo por el empeine con la mano izquierda y, torsionando lentamente la columna, lleva la mano izquierda por detrás de la espalda hasta apoyarla sobre la ingle derecha.

2. ¡Puedes sonreír!

Gira suavemente la cabeza hacia el hombro izquierdo y sonríe. ¡Es un juego… corporal!

3. Como la vida misma

La práctica de yoga y de asanas como esta constituye un juego tanto corporal como espiritual; uno explora su mundo interior y sus habilidades corporales.

Artículos relacionados

suscribete Julio 2017