yoga y adn

Reduce las citoquinas

¿Sabías que el yoga protege tu ADN del estrés?

Un estudio revela que el yoga y otras prácticas psicofísicas provocan cambios moleculares en las células que revierten los efectos nocivos del estrés sobre nuestros genes, lo que mejora nuestra salud y nos predispone al bienestar.

Mayra Paterson

Muchos lo hemos vivido: después de una clase de yoga, meditación o taichí, nos sentimos mejor. No importa cómo hayamos entrado en la sesión: estresados, preocupados, cansados, con dolor de espalda… Casi siempre salimos mejor. Son prácticas que nos relajan, despejan la mente y hacen que el cuerpo se sienta más libre.

Pero ¿alguna vez te has preguntado qué pasa dentro de ti mientras estás practicando yoga o alguna otra actividad consciente? ¿Qué pasa en tus moléculas? ¿Qué sustancias químicas se desatan en tu interior para que te sientas tan bien? ¿Y qué implicaciones tiene eso para tu salud?

Expertos de las universidades de Conventry (Reino Unido) y Radboud (Países Bajos) se han preguntado eso y han ido incluso más allá. Además de comprobar qué cambios moleculares se producen en nuestro organismo con estas prácticas, se han fijado en cómo influyen sus efectos en la expresión de nuestros genes. Y las conclusiones son sorprendentes.

El yoga y la meditación ponen tus genes a tu favor

La investigación, publicada en Frontiers in Immunology, se fijó en técnicas y disciplinas muy diversas: yoga, taichí, chikung, relajaciones, respiración consciente

Entre estas técnicas, a las que el estudio se refieren como "intervenciones cuerpo-mente", hay algunas que comportan movimiento físico y otras que son más pasivas, pero todas tienen en común que integran diferentes planos del ser humano y que quienes las practican sostienen que les hacen sentir mejor: reducen el estrés y la ansiedad, mejoran el estado de ánimo y permiten afrontar mejor las enfermedades crónicas.

Después de revisar 18 estudios de la última década que se fijaron en cómo afectan este tipo de prácticas al comportamiento de nuestros genes, concluyeron que pueden “revertir” reacciones moleculares en nuestro ADN que pueden llevar a la enfermedad y a la depresión.

Seguramente los antiguos yoguis y taoístas también se preguntaron qué pasaba dentro del cuerpo mientras se medita, se mantiene una asana o se practican movimientos sincronizados con la respiración y poniendo en ello toda la conciencia.

No tenían la más mínima idea de los millones de moléculas y reacciones químicas que marcan el rumbo de nuestro organismo. Tampoco podían saber qué son los genes, pero intuyeron y comprobaron en sí mismos que las prácticas que integran el cuerpo y la mente promueven la salud y la longevidad. Y ahora sabemos un poquito más de cómo lo logran.

El secreto está en las citoquinas asociadas al estrés

“Millones de personas de todo el mundo disfrutan hoy de los beneficios para la salud de prácticas cuerpo-mente como el yoga o la meditación. Sin embargo, puede que no sean conscientes de que los beneficios se gestan a nivel molecular y pueden llegar a cambiar el modo en que se comporta nuestro código genético”, comenta Ivana Buric, investigadora de la universidad de Coventry y principal responsable del estudio.

La clave para entenderlo está en cómo responde nuestro organismo al estrés.

Las situaciones estresantes activan nuestro sistema nervioso simpático (SNS), el encargado de poner en marcha los mecanismos necesarios para que podamos hacer frente a esa situación o al menos salir corriendo. Esto se traduce en un aumento en la producción de una molécula llamada factor nuclear kappa B (NF-kB.

El NF-kB regula cómo se expresan los genes. Los activa para que produzcan unas proteínas llamadas citoquinas que ponen en marcha una inflamación a nivel celular.

Esta inflamación venía muy bien en situaciones de lucha o huida puntuales como las que vivía el ser humano cuando era cazador-recolector. Pero en nuestra sociedad moderna, en la que el estrés suele ser de tipo psicológico y prolongado, el organismo acaba sometido a una inflamación sostenida que juega en nuestra contra y que se asocia a un mayor riesgo de cáncer, envejecimiento prematuro y trastornos emocionales como la depresión.

¿Qué pasa cuando nos relajamos practicando yoga o técnicas taoístas, meditando o regulando la respiración? El efecto que se experimenta es el contrario: la producción de NF-KB y de citoquinas se reduce. En consecuencia, se invierte el patrón proinflamatorio que afecta a la expresión genética y disminuye el riesgo de los problemas que lleva asociados esa inflamación.

Según Ivana Buric, investigadora de la universidad de Coventry y principal responsable del estudio, “estas actividades dejan lo que podríamos llamar una impronta molecular en nuestras células que, al modificar la manera como se expresan nuestros genes, frena el efecto que el estrés y la ansiedad producen en el cuerpo”. En un lenguaje más sencillo, aclara Buric, las prácticas psicofísicas "harían que nuestro cerebro lleve a nuestro ADN por caminos que mejoran el bienestar”.

suscribete Julio 2017