Disruptores endocrinos

Bisfenol hasta en los calcetines de los niños

Claudina Navarro

Un estudio realizado en la Universidad de Granada descubre bisfenol y parabenos con efecto estrogénico en los calcetines de los bebés.

El laboratorio del doctor Nicolás Olea en la Universidad de Granada acaba de realizar un nuevo descubrimiento sobre la omnipresencia de los disruptores endocrinos, como el bisfenol-A y los parabenos, en nuestro entorno cotidiano.

Sabíamos que los parabenos se encontraban en productos cosméticos y que el bisfenol-A se hallaba en plásticos duros, latas de conserva o tickets de supermercado. Ahora sabemos que los dos tipos de sustancias contaminan también 9 de cada 10 calcetines infantiles.

La exposición a disruptores endocrinos, que comienza durante la gestación y continúa toda la vida, aumenta el riesgo de sufrir una variedad de enfermedades, desde malformaciones congénitas a alteraciones en el desarro reproductor, infertilidad, diabetes y cáncer en adultos.

Artículo relacionado

Chica bebiendo de una botella

El bisfenol A, más cerca de su prohibición

Todos los calcetines contienen parabenos y 9 de cada 10, bisfenol

La investigación, realizada en colaboración con el Hospital Clínico San Cecilio y el CIBER de Epidemiología y Salud Pública (CIBERESP) ha revelado que el 90% de los calcetines a la venta para bebés de 0 a 4 años contienen bisfenol A y parabenos.

El trabajo se realizó con 32 pares de calcetines que fueron comprados en tres comercios distintos. Los análisis mostraron que existe una relación entre el precio y la presencia de contaminantes.

Así, en unos calcetines baratos encontraron hasta 3.736 ng de bisfenol-A por gramo, una proporción que multiplicaba por 25 la presencia del disruptor endocrino en los calcetines más caros.

Los parabenos, que se utilizan como conservantes, se encontraron en todos los calcetines analizados con diferencias menores que el bisfenol entre calcetines más caros y más baratos.

Artículo relacionado

Hay que evitar los disruptores endocrinos

Una vida sin disruptores endocrinos

Se comportan como hormonas femeninas

Los científicos elaboraron extractos con cada calcetín y comprobaron que 2 de cada 10 tenían actividad estrógenica (se comportaban como una hormona femenina) y 1 de cada 3, antiandrogénica (producían un efecto antagonista de las hormonas masculinas).

Es mejor no chuparse los calcetines...

Resulta muy complicado determinar en qué cantidad se absorben estos compuestos a través de la piel. Los investigadores creen que la mayor parte puede entrar por la boca, debido a que muchos bebés se chupan los calcetines.

Los miembros del equipo de investigación de la Universidad de Granada han decidido informar y realizar recomendaciones a los profesionales sanitarios y a los padres, advertir a los productores/importadores sobre la calidad de sus productos, y sensibilizar a la administración nacional y europea para que sean más estrictos en la regulación de los disruptores endocrinos en los textiles.

Artículo relacionado

botella de agua

¡No te fíes! Las botellas "sin BPA" no son mucho mejores

El bisfenol está prohibido desde 2010 en la fabricación de biberones, pero sigue utilizándose en envases alimentarios y en una gran variedad de productos de consumo.

El estudio ha sido publicado en Environmental International.

Referencia:

Freire et al. Concentrations of bisphenol A and parabens in socks for infants and young children and their hormone like activities. Environmental International. 127:592-600, 2019.

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de cuerpomente?