¡Descúbrelas!

7 coles muy saludables

Mercedes Blasco

Pertenecen a la familia de las crucíferas, conocida por su riqueza en antioxidantes y sus compuestos azufrados, que inhiben la formación de tumores.

1 / 7
BRECOL

1 / 7

1. Brécol

Es un superalimento que aporta sulforanano, un antioxidante marcadamente anticancerígeno, otros componentes propios de las crucíferas y elevadas cantidades de vitaminas C, ácido fólico, A, B2, B6, así como calcio, potasio, fósforo y hierro.

Útil para combatir la hipertensión y el colesterol, resulta delicioso crudo, en guarnición o cocinado al vapor y escaldado solo pocos minutos, para que no se desvirtúe. Su textura y sabor son suaves, y combina bien con hierbas aromáticas. 

LOMBARDA

2 / 7

2. Col lombarda

Debe su color morado intenso a la presencia de antocianinas, pigmentos antioxidantes que previenen las enfermedades degenerativas. De sabor dulzón, se usa en ensaladas con zanahorias, naranjas, o salteada con manzana. Si se usa en sopas y potajes, hay que añadir unas gotas de limón o vinagre para que conserve su color.

Es ideal para elaborar platos festivos y coloristas o encurtidos. Aporta hierro, potasio, fósforo, calcio (aunque la mitad que el brécol), vitaminas C y A, y mucha fibra. 

REPOLLO

3 / 7

3. Col repollo

Cruda, es ideal para las ensaladas de invierno y fermentada es la base de la conocida chucrut, un probiótico que refuerza la flora intestinal. Por su sabor dulce es deliciosa en sopas, cocidos, trinchada con patatas y ajo frito o rellena.

Si se cocina se aconseja tomar con anís o jengibre para evitar los gases. Protege el estómago, es relajante y muy depurativa. En una buena fuente de calcio, fósforo, magnesio y potasio. Rica en vitaminas C y B, especialmente ácido fólico. 

COLIFLOR

4 / 7

4. Coliflor

Sus ramilletes le dan una forma compacta blanca, aunque las hay moradas, ricas en antocianinas, o verdes, con clorofila. Se puede tomar cruda en ensaladas, decorando sopas y cremas, hervida, salteada o gratinada en bechamel. Es sabrosa en purés y en tempura.

Contiene antioxidantes y vitaminas C y B, sobre todo ácido fólico. Entre sus minerales destacan el potasio, el calcio, el fósforo y el magnesio. También es rica en fibra. 

COLINABO

5 / 7

5. Colirrábano y colinabo

El rábano, el nabo y la col pertenecen a la misma familia. De sus cruces aparecieron dos especies cercanas entre sí: el colirrábano; morado y el colinabo, verde claro. Tienen el sabor ligeramente picante de estos bulbos, pero matizado por la dulzura de la col.

Se toman pelados y rallados en ensalada, o bien en daditos para sopas, guisos... Aportan vitaminas C, A, B y minerales, en especial fósforo, calcio, magnesio, cobre y selenio.

 

BRUSELAS

6 / 7

6. Col de bruselas

En realidad son yemas que crecen en forma de repollitos. De sabor intenso, es apropiada para cocinar en estofados, al vapor o hervida, con aceite, pimentón y hierbas. Se usa en guarniciones y menestras.

Para conservar su color verde brillante y sus nutrientes no debe cocinarse más de diez minutos. Contiene clorofila, glucosinolatos  y vitaminas A, C y K. Destaca por el alto nivel de ácido fólico o vitamina B9. Es rica en potasio, calcio, fósforo, magnesio, cinc y yodo

ROMANESCU

7 / 7

7. Romanesco

Esta antigua coliflor italiana tiene una estructura cónica y fractal, que se repite desde el primer tallo hasta el infinito. De color verde lima, es sabrosa cruda o cocida al dente, al vapor o ligeramente salteada.

De sabor suave, combina con cereales y pasta, en vinagreta, o gratinada con bechamel. Además de ser rica en vitaminas C, K y B9, comparte las propiedades de la familia y es menos flatulenta.

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de cuerpomente?