El alimento más vivo que existe

9 claves para que cultives tus germinados en casa

Los germinados atesoran toda la energía y los nutrientes que la planta necesita para crecer, con las vitaminas multiplicadas. Además, resultan fáciles de digerir.

Un problema de la alimentación actual puede ser la pérdida de vitaminas debido a la manipulación de los alimentos. Almacenar, pelar, cortar, rallar, cocinar... todo ello expone al alimento a reacciones que merman la calidad de sus nutrientes. La dieta se desvitaliza cuando los alimentos crudos escasean.

Las semillas germinadas permiten contrarrestar esa tendencia, pues su riqueza en nutrientes aumenta hasta el instante mismo en que se ingieren.

El empleo de semillas germinadas en la alimentación está documentado hace cinco mil años en China. También se usaban en Babilonia y con ellas elaboraban los esenios un pan de trigo germinado. Las legiones romanas las consumían en campaña. En Occidente, sin embargo, su consumo es aún bastante minoritario.

Consumir germinados significa incluir en la dieta un alimento fresco y saludable. Semillas como las del trigo, la cebada, la judía mungo, la alfalfa y otras muchas se pueden germinar, lo que incrementa sus nutrientes y las hace más digestivas.

Incluir germinados en la dieta ayuda a la salud y al planeta, ya que se pueden "cultivar" en casa de forma sencilla y barata, con semillas ecológicas, libres de plaguicidas y fertilizantes.

¿Cuáles son las propiedades nutricionales de los germinados?

Las semillas germinadas son alimentos muy ricos en vitaminas y minerales. Al germinar las semillas aumenta de forma espectacular su aporte nutricional.

También aportan carbohidratos, proteínas y clorofila, nutrientes que el organismo necesita para su correcto funcionamiento y desarrollo.

Además, con la ventaja de que en los germinados estos nutrientes resultan más fáciles de digerir.

¿Por qué los germinados tienen más vitaminas?

Durante la germinación aumenta la proporción de vitaminas del grupo B, y si los granos se han expuesto a la luz, se crea clorofila, que actúa como antianémica, antioxidante y desintoxicante.

La vitamina C, que no está presente en las semillas desecadas, empieza a formarse en cuanto estas se hidratan y germinan.

Por ejemplo, en el trigo, en cinco días, la vitamina B2 se triplica, la B6 se duplica y la B1 aumenta un 20%.

El resultado de la germinación es un alimento que fortalece el sistema inmunitario, depura el organismo y previene el envejecimiento.

¿Por qué son más fáciles de digerir los alimentos germinados?

La germinación convierte el almidón en azúcares mucho más simples, por lo que puede considerarse una alternativa a la cocción de cereales y legumbres, con la ventaja de que el alimento no se desvirtúa con ello, al contrario: está vivo incluso cuando llega a la boca. También aumenta las enzimas.

Incluso las legumbres pueden tomarse simplemente germinadas, si bien a las personas de estómago delicado se les recomienda escaldarlas antes durante uno o dos minutos.

¿Cuál es la mejor manera de tomar germinados?

La mejor forma de aprovechar el valor nutritivo de los germinados es tomarlos crudos, en ensaladas, bocadillos o batidos.

También pueden incluirse en salteados, tortillas, cremas y otros platos cocinados, incorporándolos en el último instante para proteger sus nutrientes.

Artículo relacionado

Activar semillas frutos secos

¿Por qué deberías activar las semillas y los frutos secos?

¿Se pueden germinar en casa?

Sí, aunque no se tenga germinadora.

  1. En un recipiente las semillas se cubren con agua (3 o 4 veces su volumen).
  2. Se dejan 12 horas a oscuras a 15-20 ºC.
  3. Se retira el agua, se tapa el bote con una gasa y se enjuaga 2 o 3 veces al día hasta que aparezcan los brotes.
  4. Una vez que las semillas hayan brotado, se exponen a la luz para que se forme la clorofila.

¿Cuál es el germinado más completo?

El de alfalfa es el más nutritivo. De hecho, es uno de los alimentos más completos, aunque se tome en pocas cantidades: es rico en vitaminas (sobre todo C), proteínas de buena calidad (contiene los aminoácidos más importantes) y fibra. También aporta minerales y mucha clorofila si se expuso a la luz.

¿Qué es la judía mungo?

La judía mungo es un germinado muy popular, rico en proteínas y fácil de digerir. Se recomienda en casos de osteoporosis, artrosis y anemia. Además, fortalece el sistema nervioso.

Aunque la judía mungo suele llamarse "soja verde", no tiene nada que ver con la soja. El nombre pueda llevar a confusión, pero son dos plantas distintas.

¿Cuánto tiempo se conservan y dónde?

Una vez germinadas, las semillas deben conservarse en la nevera bien secas, dentro de un tarro o bolsa de plástico.

Así, aguantan hasta dos semanas. Si se guardan más tiempo, los brotes se vuelven rancios y entonces podrían resultar tóxicos.

Por eso se recomienda cultivar germinados frecuentemente.

Artículo relacionado

germinados

6 germinados para tener en casa: ¡una fiesta de brotes!

¿Qué semillas se pueden germinar?

Casi todas.

Los germinados más comunes son los obtenidos de cereales y legumbres, ya que se asimilan mejor de esta forma; y los de berro, rábano o mostaza, por su sabor picante.

En cambio, las semillas de solanáceas (tomate, pimiento, berenjena, patata...) poseen elementos tóxicos y no son aptas para germinar.

Estas son las semillas germinadas más habituales, cómo germinarlas y sus beneficios:

Alfalfa

  • Horas en remojo: 6
  • Días de germinación: 7
  • Brote (cm): 10
  • Nutrientes destacados: Rica en vitaminas A, B1, C, D y E. Muy completa.

Berro

  • Horas en remojo: 1/2
  • Días de germinación: 3
  • Brote (cm): 3
  • Nutrientes destacados: Dosis notables de yodo, hierro, vitaminas A, C y E.

Fenogreco

  • Horas en remojo: 6
  • Días de germinación: 6
  • Brote (cm): 10
  • Nutrientes destacados: Sabor fuerte, algo amargo. Vitaminas A, B y D.

Garbanzo

  • Horas en remojo: 12
  • Días de germinación: 3-4
  • Brote (cm): 0,5
  • Nutrientes destacados: Muy energético. Aporta proteínas, fósforo y calcio.

Girasol

  • Horas en remojo: 6
  • Días de germinación: 2
  • Brote (cm): 1
  • Nutrientes destacados: Crujiente, sabroso. Provee de abundante energía.

Lenteja

  • Horas en remojo: 7
  • Días de germinación: 3
  • Brote (cm): 2
  • Nutrientes destacados: Aporta hierro, cinc, manganeso y vitaminas C y B.

Mostaza

  • Horas en remojo: 1/2
  • Días de germinación: 6
  • Brote (cm): 0,5
  • Nutrientes destacados: Rica en vitaminas y minerales. Sabor algo picante.

Mungo

  • Horas en remojo: 12
  • Días de germinación: 3-4
  • Brote (cm): 2-5
  • Nutrientes destacados: El germinado más popular. Proteínas y vitaminas.

Rabanito

  • Horas en remojo: 5
  • Días de germinación: 5
  • Brote (cm): 0,3
  • Nutrientes destacados: Azufre, hierro, yodo y vitaminas C y B1.

Trigo

  • Horas en remojo: 12
  • Días de germinación: 3
  • Brote (cm): 2-3
  • Nutrientes destacados: Aporta calcio, cobre, hierro, azufre, cinc y vitaminas B.

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de cuerpomente?