Alimentos de temporada

La despensa del buen humor en verano

Claudina Navarro

Entre los alimentos que te dan la bienvenida al verano se encuentran algunos que a su vez te ponen de buen humor.

Algunos alimentos poseen compuestos y nutrientes que actúan directa o indirectamente sobre el cerebro y el sistema nervioso para mejorar el estado de ánimo.

1 / 6
Cacao puro en polvo

1 / 6

Mereces una dosis de cacao

  • Sin azúcar ni leche, el cacao es un lujo que te puedes permitir. Una pequeña cantidad aporta sustancias que te hacen sentir bien, como cafeína, teobromina y n-aciletanolaminas similares a los cannabinoides de la marihuana.
  • Además es muy nutritivo, pues una ración de unos 15 g aporta la mitad de las necesidades diarias de hierro y cantidades significativas de magnesio, calcio, fósforo, cobre, selenio y zinc, entre otros minerales.
  • Para preparar una taza diferente de cacao puedes mezclar el cacao puro desgrasado con kuzu –que le proporcionará textura–, leche casera de almendras y un endulzante natural como canela o vainilla en polvo.
Copos de avena

2 / 6

La avena te da energía constante

  • Las vitaminas del grupo B  abundan en la avena y producen un efecto beneficioso y relajante sobre el sistema nervioso.
  • Aportan energía,  pero gracias a la fibra se liberará poco a poco y no sufrirás altibajos.
  • Mezcla unos copos de avena gruesos con una leche vegetal sin azúcar y unos trozos de fruta. Déjala toda la noche en la nevera y tómala fresca para desayunar.
Semillas de chía

3 / 6

Sonríe con un puñado de chía

  • Omega-3. Estos ácidos grasos hacen que la comunicación entre las neuronas sea más fluida y tu estado de ánimo mejorará.
  • Menos depresión. Un estudio de la Universidad Kyung Hee (Corea del Sur) publicado en Asia Pacific Psychiatry halló que el consumo de omega-3 se asocia con menor riesgo de depresión, especialmente en mujeres .
  • Hazte un helado. Puedes preparártelo con dos plátanos congelados en trozos, una cucharadita de semillas de chía y medio vaso de leche de coco. Pásalo todo por la batidora y ya tienes un helado cremoso.
Plátano

4 / 6

Más equilibrio gracias al plátano

  • Los plátanos son ricos en vitamina B6, esencial para el equilibrio del sistema nervioso, y para sintetizar en el cerebro los neurotransmisores dopamina y serotonina, protagonistas del equilibrio mental.
  • La fibra prebiótica que contiene (casi 4 g en un plátano de tamaño medio) es uno de los mejores regalos que puedes hacer a tu microbiota intestinal. Una flora variada, con bacterias beneficiosas bien alimentadas, es un seguro de salud anímica. Ten en cuenta que la cantidad de fibra es mayor en las piezas un poco verdes.
  • Con leches vegetales o zumos de frutas y plátano se preparan excelentes batidos cremosos y nutritivos. También es una fruta perfecta para desayunar: prueba una rebanada de pan con mantequilla de cacahuete y rodajas de plátano.
cerezas

5 / 6

Gana simpatía con las cerezas

  • La  fruta más graciosa. Por alguna razón la cereza transmite buenas vibraciones. Quizá sea porque es uno de los pocos alimentos que contiene una cantidad significativa de serotonina, neurotransmisora del bienestar.
  • Las antocianinas, además de darle su intenso color  mantienen en buen estado las neuronas.
  • No solo fresca. Aparte de consumirlas como fruta de mesa, también puedes incluirlas en ensaladas, sopas, salsas, postres, helados o como guarnición en platos únicos completos.
kéfir vegetal

6 / 6

El kéfir vegetal te llena de alegría

  • Fermentados. Cada cucharada de kéfir –que en turco significa "bendición"– te llena con un bullicio de bacterias beneficiosas. Estas convierten parte de los hidratos de carbono en ácidos grasos que estimulan el sistema nervioso y alejan los síntomas de depresión.
  • Serotonina. Las bacterias intestinales producen además serotonina, que regula el humor, la respuesta al estrés, el apetito o el deseo sexual. También es responsable de la sensación de "mariposas en el estómago".  
  • Con leche vegetal. El kéfir, que se elaboraba tradicionalmente con leche de cabra, se puede hacer con agua y azúcar o con leche vegetal. Lo puedes hacer con leche de almendras, que puedes elaborar tu misma a partir de almendras crudas. Para cultivar el kéfir, añade una cucharadita de azúcar integral por taza.
     

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de cuerpomente?