Potencia la inmunidad

Tus defensas al máximo con estos 6 alimentos

Claudina Navarro

Una buena combinación de alimentos de temporada y productos de la despensa puede poner tu inmunidad en niveles máximos.

Es muy importante no descuidarse y mantener una dieta equilibrada para desarrollar el máximo rendimiento del sistema inmunitario cuando los virus nos acechan.

La perfecta combinación entre productos frescos y alimentos almacenados es la garantía de que el cuerpo recibe todo lo que necesita. De  esta manera podrá combatir con toda la eficacia necesaria cualquier infección.

6 alimentos que fortalecen tu sistema inmunitario

1 / 6
Arroz rojo, el más antioxidante

1 / 6

Arroz rojo, el más antioxidante

En la Camarga francesa se cultiva un arroz rojo que destaca por su contenido en polifenoles antioxidantes como la apigenina, la miricetina y la quercetina, que refuerzan tus defensas frente al efecto dañino de los radicales libres. La quercetina está especialmente indicada para luchar contra los virus.

Este arroz es más nutritivo que otras variedades, porque aporta mayor proporción de fibra y de aminoácidos.

Posee asimismo un contenido elevado de vitamina B6, que favorece la transformación de las células inmunitarias en linfocitos T y B. Estos previenen las infecciones y las enfermedades autoinmunes.

Peras contra las infecciones

2 / 6

Peras contra las infecciones

La vitamina C, que se encuentra sobre todo en la piel de la pera, fortalece la lucha del sistema inmunitario contra virus y bacterias. También es antioxidante y antiinflamatoria.

La fibra de esta fruta mantiene el intestino limpio y favorece el desarrollo de las poblaciones bacterianas beneficiosas que colaboran con el sistema inmunitario.

La pera Nashi es originaria de Asia y posee una textura similar a la manzana, pero no es el fruto de ningún cruce como algunos creen.

Pomelo para salir de los resfriados

3 / 6

Pomelo para salir de los resfriados

El pomelo es idóneo para el desayuno. Con solo 40 calorías por cada 100 g, aporta toda la vitamina C que se necesita a lo largo del día.

Al poder antioxidante de la vitamina C, que ayuda a recuperarse rápidamente de gripes y resfriados, se suma el de los limonoides y el licopeno.

Si te desagrada el sabor amargo, puedes endulzar los gajos con sirope de arce.

Tomates supernutritivos

4 / 6

Tomates supernutritivos

Aportan betacaroteno y vitaminas C y E, junto con hierro y pigmentos antioxidantes como el licopeno. Este conjunto de nutrientes refuerza la resistencia del organismo a las infecciones y a las enfermedades en general.

El tomate seco en aceite de oliva es una delicatessen culinaria y además permite aprovecharse de las cualidades de esta hortaliza incluso cuando no es su temporada. Si es posible, elige tomates desecados al sol sin aditivos.

50 g de tomates desecados proporcionan 167 calorías, 3 g de fibra, el 8% de las necesidades de hierro, el 12% de la vitamina B1 y el 10% de la vitamina B3. Las vitaminas del grupo B son esenciales para el metabolismo energético.

La coliflor reduce la inflamación

5 / 6

La coliflor reduce la inflamación

Los glucosinolatos e isotiocianatos de la coliflor, junto con los carotenos, forman una potente fórmula antiinflamotoria que reduce los daños relacionados con el desarrollo de una variedad de enfermedades, entre ellas el cáncer.

Una ración de 200 g proporciona toda la vitamina C que se precisa al día, el 30% del ácido fólico y un 20% de las vitaminas B5 y B6. Además la coliflor es rica en colina, un nutriente esencial para el sistema nervioso y para la integridad de las células de todo el organismo.

Se ha convertido en un alimento increíblemente versátil en la cocina. Lo último es deshidratarla para conseguir una harina que se puede utilizar para elaborar pizzas, panes y repostería. Sin embargo, la mejor forma de aprovechar sus cualidades es consumiéndola cruda o ligeramente cocida al vapor.

Las semillas de cáñamo refuerzan las células inmunitarias

6 / 6

Las semillas de cáñamo refuerzan las células inmunitarias

La despensa vegetal no está sobrada de alimentos que proporcionan abundantes ácidos grasos omega-3. A las semillas de lino, las de chía y las nueces conviene sumar las del cáñamo.

Los omega-3, además de poseer propiedades antiinflamatorias, forman parte de la membrana de las células inmunitarias, donde resultan esenciales para su actividad.

En 5 g de aceite de cáñamo hay hasta 1 gramo de ácido alfalinolénico, que puede cubrir hasta el 60% de las necesidades diarias de este nutriente esencial con propiedades antiinflamatorias y antioxidantes.

Úsalo en frío para aliñar platos de ensaladas (ofrece un interesante sabor anuezado) y verduras. Puedes combinarlo al 50% con aceite de oliva. Además de usar el aceite, puedes tomar las semillas trituradas.

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de cuerpomente?