Antiaging

Come menos y vivirás más

Dra. Isabel Belaustegui

Una de las claves de la longevidad es una dieta moderada en calorías. Además, el ayuno también puede ser muy beneficioso para tu salud.

Es una de las noticias científicas de mayor impacto de los últimos años: la restricción calórica alarga la vida. Ha probado tener un efecto positivo sobre la longevidad, la plasticidad cerebral y la respuesta inflamatoria del organismo.

Se investigó la sorprendente longevidad de los habitantes de la isla de Okinawa y se concluyó que el factor principal que alargaba la esperanza de vida de los isleños era la restricción calórica. Y de ahí surgió la dieta Okinawa.

Artículo relacionado

ayuno

El ayuno da un respiro a tus células

Si comes menos, ¡vivirás más tiempo!

Consumir menos calorías reduce la generación de radicales libres y mejora la salud de la mitocondria celular, que tiene un papel fundamental en el desarrollo de enfermedades degenerativas e inflamatorias.

La restricción calórica aumenta las defensas antioxidantes, que ayudan a neutralizar los radicales libres responsables del envejecimiento y el daño de los tejidos, confieren neuroprotección, aumentan el desarrollo de nuevas neuronas y permiten que las redes neuronales existentes extiendan su esfera de influencia (neuroplasticidad).

Artículo relacionado

ejercicio cerebro

Ejercicio, ayuno y omega-3: lo mejor para tu cerebro

7 beneficios del ayuno para la salud

Los estudios prueban que el ayuno facilita un estado de mayor bienestar general, e incluso puede ser una vía de conocimiento y desarrollo personal.

  1. Promueve la autofagia de células y tejidos dañados y así aumenta la capacidad depurativa del organismo, la limpieza de la matriz extracelular y la eliminación de mediadores de la inflamación, sustrato de la mayoría de enfermedades crónicas.
  2. Reduce el estrés oxidativo mitocondrial. Es decir, se optimiza la salud y la función de la mitocondria, esos laboratorios celulares que generan energía química en forma de adenosíntrifosfato (ATP). Se produce una disminución de las enfermedades asociadas al envejecimiento.
  3. Mejora la plasticidad cerebral, pues aumenta la producción de factores neurotróficos que promueven la formación de nuevas neuronas en regiones específicas del cerebro y también de conexiones sinápticas entre las neuronas ya existentes.
  4. Disminuye las hormonas asociadas al estrés mediante una activación hormonal y neuroendocrina específica. Asimismo, como tratamiento complementario a la quimioterapia, el ayuno ha mostrado aumentar la respuesta al tratamiento y reducir sus efectos secundarios. Y se ha comprobado también que puede detener la progresión de algunos tipos de cáncer en investigaciones realizadas con animales.
  5. Equilibra el estado de ánimo: las emociones intensas y mal gestionadas actúan también como toxinas, pues suponen una tormenta de neurotransmisores y hormonas en nuestro cuerpo y nuestro cerebro, y pueden ser barridas durante el ayuno.
  6. Facilita la digestión y la salud intestinal, ayuda en el control de peso, aumenta las defensas y potencia la sensación de vitalidad. Pero no debes dejarte llevar por lo que haya funcionado a otros. Es importante conocer la relación del ayuno con la autofagia, y aplicarlo con sentido común.
  7. Es una revolución para el cuerpo y el espíritu. Es una herramienta muy valiosa para el autoconocimiento: cómo aguantas, cómo te sientes, de qué eres capaz. Incluso para el desarrollo de la superación personal: reconoces el valor de ir más allá de una creencia, puedes aguantar una sensación desagradable o una emoción incómoda y comprobar cómo responde tu cuerpo.

Artículo relacionado

autofagia

Autofagia: regenerando el cuerpo desde el interior

Cómo te ayuda la autofagia

La autofagia celular es un proceso de digestión celular, uno de los sistemas de limpieza natural del cuerpo para limpiar lo que ya no le es útil, y aprovechar lo que todavía es válido para generar nuevos componentes celulares.

  • Reduce los daños del estrés metabólico de la célula y favorece la regeneración celular. Tiene un efecto positivo en el envejecimiento y la longevidad.
  • Ayuda a defenderte de las infecciones. Estimula la llegada de las células del sistema inmunitario encargadas de su eliminación.
  • Tiene un efecto positivo en enfermedades neurodegenerativas, como alzhéimer, enfermedades cardiacas, del hígado y gastrointestinales.
  • Favorece la sensibilidad a la insulina, protegiendo al páncreas del agotamiento en la secreción de insulina y evitando el desarrollo de diabetes.
  • Protege contra ciertos cánceres, aunque es un tema en investigación, pues dificulta el tratamiento de otros (cáncer escamoso de cabeza y cuello).
  • Inducida por el ayuno, ayuda a regular el peso, mejora el rendimiento físico e intelectual y favorece un mejor estado de ánimo.

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de cuerpomente?