niño omega

Bienestar en familia

Los omega-3 reducen la agresividad familiar

Los ácidos grasos omega-3 sirven para mejorar el comportamiento de los niños y los padres y, por tanto, para reducir las tensiones familiares.

Claudina Navarro

Científicos de la Universidad de Massachusetts-Lowell y de la Universidad de Pensilvania han realizado un curioso estudio para comprobar el efecto de los ácidos grasos esenciales omega-3 sobre los niveles de agresividad en las familias.

Para ello comenzaron administrando a 100 niños un 1gramo de ácidos grasos omega-3 junto con una bebida de fruta. Otro grupo de 100 niños recibió la bebida de fruta, pero sin el suplmento para que sirviera de control.

Los ácidos grasos omega-3 disminuyen las situaciones de violencia psicológica

Después de 6 meses los padres respondieron un cuestionario y se comprobó que los niños que habían tomado omega-3 habían mejorado significativamente su comportamiento en la escuela y en casa, lo que había reducido las situaciones de estrés familiar. Los buenos resultados continuaron después de 12 meses.

El doctor Joseph Hibbeln, coautor del estudio, ha explicado que el omega-3 es capaz de reducir las agresiones psicológicas en la familia.

Mejor si lo toman los padres trambién

Y está convencido de que los resultados serían todavía mejores si los padres también tomaran un suplemento de esta familia de ácidos grasos esenciales.

"En general, los hallazgos sugieren que las intervenciones diseñadas para reducir los problemas de comportamiento infantil también pueden tener el beneficio adicional de reducir la violencia familiar como un todo", concluyen los autores del estudio, publicado en la revista Aggressive Behavior.

Cómo obtener los omega-3 de los alimentos

Aunque el estudio se refiere a los beneficios de la suplementación, las dosis utilizadas pueden ser obtenidas a través de los alimentos.

Los alimentos vegetales más abundantes en omega-3 son las semillas de lino, chía y sacha inchi. Las nueces también lo proporcionan en abundancia.

Estos productos contienen ácido alfa-linolénico (el padre de la familia omega-3), que el organismo almacena y transforma en el hígado y en el cerebro en los otros dos omega-3, el ácido eicosapentaenoico (EPA) y el docosahexaenoico (DHA).

En la dieta omnívora, las principales fuentes son los pescados grasos como el salmón, la sardina o la caballa. Los pescados proporcionan directamente EPA y DHA.

Omega-3 y omega-6: ¿cuál es la diferencia?

Ácidos grasos en equilibrio

Omega-3 y omega-6: ¿cuál es la diferencia?

Otro efectos beneficiosos de los omega-3

Los omega-3 se encuentran entre los nutrientes más estudiados. No pasa una semana sin que se produzca algún nuevo hallazgo, así que la lista de propiedades ya es muy extensa.

Además de moderar la impulsividad, como señala el estudio, combaten la depresión, la ansiedad, los cambios repentino de humor, las alteraciones del sueño y las dificultades para concentrarse.

Pero sobre todo son conocidos sus beneficiosos para el sistema cardiovascular: reducen los triglicéridos, el colesterol "malo" LDL y la presión arterial.

Además son antiinflamatorios (reducen algunos tipo de dolor, como el menstrual) y participan en la prevención de algunos tipos de cáncer y de las enfermedades autoinmunes.

Otras propiedades beneficiosas son que previenen la degeneración macular, y cuidan de la microbiota intestinal y el hígado.

Artículos relacionados

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de Cuerpomente?