Nutrición y salud

6 ventajas de la dieta alcalina

Manuel Núñez y Claudina Navarro

El tipo de alimentación influye en la química corporal. Los estudios muestran que una dieta adecuada puede favorecer el equilibrio entre acidez y alcalinidad.

El organismo es un sistema complejo de equilibrios. Desde principios del siglo XX, la medicina naturista defiende que uno de estos equilibrios es químico y se refiere a la acidez o alcalinidad de los fluidos corporales, especialmente de la sangre.

Una dieta rica en alimentos vegetales favorece este equilibrio, mientras que la carne y los productos lácteos lo dificultan, lo que puede llevar al organismo hacia la acidez. Se trata de una cuestión importante, porque la acidez promueve la osteoporosis o las alteraciones hormonales, inmunitarias y metabólicas.

Los beneficios de la dieta alcalina o básica han sido olvidados y a menudo discutidos por la medicina, pero recientemente un estudio extenso y riguroso del Centro de Investigación en Epidemiología y Salud de la Población del INSERM en París (Francia), realizado sobre 66.000 mujeres durante 14 años, ha llamado de nuevo la atención sobre este aspecto.

Según los doctores Guy Fagherazzi y Françoise ClavelChapelon, una dieta con exceso de productos animales (carne, huevos y lácteos) puede provocar una carga de ácido en el cuerpo que reduzca la sensibilidad a la insulina, lo que puede conducir a la diabetes tipo 2.

La alimentación de tipo alcalinizante se relaciona con una serie de beneficios para la salud. 

6 / 6

1 / 6

1. Previene la osteoporosis

Si el organismo se acidifica, recurre a las reservas de calcio de los huesos. De esta manera pierden densidad y puede desarrollarse una osteoporosis. El exceso de proteínas en la dieta puede ser una de las principales causas de fragilidad ósea.
 

2 / 6

2. Equilibra el sistema hormonal

Consumir más alimentos que aumentan la alcalinidad en la orina mejora la secreción de la hormona de crecimiento, lo que reduce el riesgo cardiovascular y potencia la memoria y la cognición. También influye en la secreción de hormonas a través de la acción del magnesio.

 

3 / 6

3. Reduce el riesgo de diabetes

La dieta alcalinizante previene la acidosis crónica metabólica que puede llevar primero a la resistencia insulínica y al síndrome metabólico y luego a la diabetes de tipo 2 (la que se adquiere con la edad), según los doctores Fagherazzi y ClavelChapelon.

4 / 6

4. Previene y ayuda a tratar el cáncer

Muchos tratamientos de quimioterapia son más eficaces y menos tóxicos en un medio alcalino favorecido por la dieta a base de vegetales. Por otra parte, una dieta rica en alimentos alcalinos y antioxidantes puede prevenir carcinomas de orofaringe, esófago, estómago, útero e intestino que parecen asociados a alteraciones del pH.

 

5 / 6

5. Regula la tensión arterial

El potasio que abunda en frutas y hortalizas compensa el efecto del sodio, un mineral que incrementa la acidosis y que se relaciona con la hipertensión arterial. De esta manera la dieta alcalina puede evitar también los infartos de cerebro y corazón.

 

6 / 6

6. Menos infecciones

Se pueden evitar las infecciones asociadas a la acidificación de la orina, como las urinarias. El tratamiento con plantas como el arándano rojo también resulta más eficaz si la orina es más alcalina.

 

 

De la diabetes al cáncer

"Nuestros resultados quizá lleven al fomento de unas dietas con una carga ácida baja para la prevención de la diabetes", afirman Fagherazzi y Clavel-Chapelon. Además de prevenir la diabetes, una dieta más alcalina que ácida podría evitar una variedad de trastornos como la osteoporosis, las infecciones, los cálculos renales e incluso el desarrollo de tumores como consecuencia de una acidez e inflamación prolongadas.

Esta amplitud de beneficios se explica porque el equilibrio ácido-básico es necesario para el buen estado y funcionamiento de las células en todos los tejidos y órganos corporales. De hecho, se sabe que el grado de acidez es determinante, en general, para el equilibrio de los organismos y los ecosistemas naturales, ya que condiciona la fertilidad de la tierra, el desarrollo de las plantas o la vida en el agua, como sabe cualquiera que cuide un acuario o una piscina.

Artículo relacionado

Claves cocina sana

Los 5 pilares de la cocina sana y ligera

El mapa del PH en el cuerpo

La acidez o alcalinidad se cuantifica mediante el valor pH (potencial de hidrógeno), que se refiere a la concentración de iones de hidrógeno en una disolución acuosa.

La escala de pH varía de 0 a 14. Son ácidas las disoluciones con pH menor que 7 y alcalinas las de pH superior a 7. En el cuerpo humano, el pH varía de una zona a otra. En el interior del estómago hay una acidez extrema (pH de 1,35 a 3,5) a fin de favorecer la digestión.

Sin embargo, las paredes del estómago, para protegerse, tienen un pH alto (hasta 8). El pH de la piel va de 4 a 6,5, lo que proporciona un manto ácido que actúa como protección frente a hongos y bacterias. En la vagina, un pH de 4,7 mantiene la flora en equilibrio.

El pH sanguíneo es una constante que muy pocas veces se altera de manera importante. Si lo hace, llega a inducir estados de coma, sea por alcalosis o acidosis. Se considera un pH normal en la sangre el que oscila entre 7,35 y 7,45, es decir, ligeramente alcalino. Para mantenerlo dentro de esos límites que hacen factible la vida, el cuerpo cuenta con mecanismos que corrigen rápidamente cualquier desviación.

Artículo relacionado

Dietas anticancer

5 dietas anticáncer y su evidencia científica a examen

Los efectos de la alimentación

Es lógico pensar que los alimentos que ingerimos podrían influir sobre el grado de acidez del organismo. Desde los estudios del doctor Heinrich Lahmann y del químico Ragnar Berg, de principios del siglo XX, se sabe que las personas que consumen más carne y pescado tienden a mostrar una orina más ácida.

En cambio, esta es más alcalina en quienes consumen más alimentos vegetales crudos. La orina se considera un indicador de los esfuerzos del cuerpo para depurar y equilibrar el medio interno. Los alimentos se pueden clasificar entre los que aumentan la acidez o la alcalinidad en la orina.

Alimentos acidificantes que conviene consumir con moderación son los ricos en proteínas animales. En cambio, una dieta basada en frutas y verduras frescas y de temporada tiende a alcalinizar la orina. Este tipo de dieta es, en principio, aconsejable para todas las personas y especialmente para aquellas que presentan sistemáticamente un pH ácido en la orina.

No obstante, pueden darse casos excepcionales que deban tratarse temporalmente con dietas menos alcalinizantes.
A la hora de elegir alimentos concretos es útil la clasificación PRAL en función de la "capacidad para acidificar potencialmente la orina". Esta se realiza a partir del contenido en cinco nutrientes (proteínas, fósforo, potasio, calcio y magnesio) que modifican el pH y sirve para establecer recomendaciones generales.

Artículo relacionado

mantener el cuerpo alcalino

Cómo mantener el cuerpo alcalino

Más fruta y verdura fresca

Para tender a una dieta alcalinizante a lo largo del día es importante que haya una fuerte presencia de frutas y verduras frescas y de temporada. Además hay que tener en cuenta que la cocción de los alimentos les resta poder alcalinizante, con lo cual conviene consumir a diario frutas y verduras crudas, junto a hortalizas y tubérculos.

En este sentido, resultan ideales las sopas de verduras con patata, apio, zanahoria o calabaza, así como las preparaciones al vapor. Los cítricos, a pesar de su sabor ácido, también resultan alcalinizantes una vez digeridos. De hecho, son recomendables los zumos caseros de cítricos acompañados, si se desea, de apio, manzana, pera, zanahoria, uva o cereza.

Puede ser importante asimismo estar al tanto del tipo de tierra donde crecieron, es decir, si proceden de cultivos ecológicos o de cultivos intensivos con fertilizantes y plaguicidas que alteran el pH del suelo. El cuidado de la agricultura va ligado al cuidado de la salud, pues el tipo de suelo y su pH pueden influir en el contenido mineral y en el equilibrio de la propia planta.

  • Frutas más alcalinizantes (por este orden): uva pasa, higo seco, uva negra, plátano, albaricoque, cereza, naranja, limón, manzana.
  • Hortalizas más alcalinizantes: espinaca, apio, zanahoria, calabacín, patata, lechuga, berenjena, tomate, cebolla, brécol y coles en general.

Artículo relacionado

Proteínas vegetales

10 claves de las proteínas vegetales

Atención a las proteínas

Carnes y pescados se consideran acidificantes, ante todo por su riqueza en proteínas. Su consumo excesivo se ha asociado a una mayor acidificación en la orina y a una sobrecarga de los mecanismos que actúan para regular el pH sanguíneo.

En este grupo de alimentos, los más acidificantes son los mariscos y las conservas de pescado, incluidas las sardinas en aceite, con 1316 puntos PRAL, frente a los 7 de la carne magra de cerdo o los 9 del pollo, por ejemplo.

Como fuentes óptimas de proteínas, son recomendables en cantidades moderadas las legumbres. Frutos secos y semillas son más acidificantes, pero teniendo en cuenta que se consumen en cantidades pequeñas se pueden considerar alimentos sanos y recomendables por su aporte de ácidos grasos poliinsaturados, vitaminas y minerales.

Las almendras (PRAL 4,3) y las nueces (6,8) se acercan más a la neutralidad que el resto de frutos secos. Como norma, conviene elegir las presentaciones sin salar y sin tostar. Los productos lácteos en general son acidificantes. sobre todo los quesos curados (por encima de 25).

Artículo relacionado

beneficios alimentos ecológicos

17 buenas razones para comer bio

Un estilo de vida saludable

Por otra parte, se puede seguir una serie de recomendaciones a la hora de diseñar menús diarios que resulten alcalinizantes:

  • Los aguacates y los aceites vegetales de primera presión en frío están en zona neutra y son fuentes saludables de ácidos grasos.
  • Beber de uno a dos litros de agua al día. Una gran parte de las aguas envasadas en España son minerales naturales, muchas de ellas bicarbonatadas sódicas o mixtas, que alcalinizan el pH de la orina.
  • Reducir o evitar el consumo de cereales refinados, conservas, bollería, chocolate, refrescos, alcohol y café.
  • Moderar el consumo de sal, pues el aumento de sodio en el organismo eleva la acidosis con pérdida ósea y desgaste muscular.
  • También están indicadas las infusiones: té verde, cola de caballo, diente de león...
  • La miel y el azúcar integral son preferibles al azúcar blanco.

Además de la dieta existen algunos otros factores que contribuyen a la acidificación. Por ejemplo, el estrés y el ejercicio físico extenuante. Para evitarlos conviene dar importancia al descanso y a la relajación, y realizar regularmente actividades al aire libre y ejercicios de respiración profunda. Las dietas depurativas estacionales también resultan recomendables.

Es probable que a medio plazo se conozcan más detalles de los efectos de la acidez y la alcalinidad en el cuerpo. Pero lo que se sabe actualmente ya justifica la apuesta a favor de la alimentación natural y esencialmente vegetariana.

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de cuerpomente?