Decisión europea

¿España apoyará la prohibición del pesticida que encoge el cerebro?

Claudina Navarro

Durante 55 años se ha utilizado el clorpirifós, un insecticida agrícola que daña al cerebro. Dentro de unos meses Europa decidirá si lo prohíbe o no y ello depende del informe que le entregarán expertos españoles y polacos.

A la Agencia España de Seguridad Alimentaria AESAN y a la oficina equivalente de Polonia les ha tocado proporner a la Comisión europea si el pesticida clorpirifós debe ser prohibido en toda la Unión o si puede seguir contaminando los alimentos con efectos nefastos para la salud física y mental de las personas.

La periodista y activista Stéphane Horel lo denuncia en un extenso informe para el diario Le Monde. “El clorpirifós pertenece a la familia de los pesticidas organofosforados que roba una media de 2,5 puntos de cociente intelectual a los niños europeos”, afirma.

España es uno de los países más contaminados con clorpirifós

En su artículo, Horel parece dudar de que los expertos españoles, que hasta ahora no han sido capaces de asesorar en contra del clorpirifós al gobierno nacional, como sí lo han hecho otros comités europeos, sean los más adecuados para realizar una recomendación rigurosa a la Comisión, que debe tomar una decisión antes del 31 de enero de 2020.

Artículo relacionado

pesticidas hormanles alimentos

El 50% de las frutas y verduras tiene pesticidas hormonales

España y Polonia están en el centro de la batalla que se libra en Europa en torno al clorpirifós. Ambos países forman parte de la veintena europea donde todavía está autorizado. Del otro lado están los 8 países donde ya está prohibido y que esperan de la Comisión una decisión en el mismo sentido.

Está prohibido en 8 países europeos

Estos países son Alemania, Dinamarca, Finlandia, Irlanda, Letonia, Lituania, Eslovenia, Suecia y Francia (donde solo está permitido en las espinacas). Esperan que la UE prohíba el clorpirifós porque de otra manera no podrán impedir que los alimentos contaminados producidos en otros países de la Unión –las apreciadas naranjas de España, por ejemplo– sigan siendo consumidos por sus ciudadanos.

España es el país que vende más alimentos contaminados con clorpirifós (se encuentra en el 9,5% de las muestras analizadas). En concreto, en España está autorizado para utilizarse con naranjas, mandarinas, limones, plátanos, aceitunas, zanahorias, acelgas, hojas de remolacha y cereales).

Por tanto, cuidado con estos alimentos si no son de cultivo ecológico. Tienen buena parte de la culpa de que prácticamente todos los ciudadanos europeos orinen clorpirifós.

La Comisión hizo caso de estudios sesgados

Horel, junto con las organizaciones ecologistas europeas, acusa a la Unión Europea de haber renovado la autorización del clorpirifós en 2015 basándose en los estudios sesgados que aportó la empresa fabricante, Dow Chemical.

Los gobiernos que nunca lo autorizaron o que lo prohibieron posteriormente han atendido a otros estudios independientes que prueban el efecto irreversible del clorpirifós sobre el cerebro.

El clorpirifós hace que el cerebro encoja

El pesticida provoca literalmente que la corteza cerebral adelgace, según ha probado un estudio de la Universidad de Columbia (Estados Unidos) con niños de 6 a 11 años. Lo lógica sería, pues, que los expertos españoles y polacos recomendaran la prohibición sin reservas.

Artículo relacionado

pesticidas-hormonas

Los pesticidas van directos a nuestras hormonas. ¡Plántales cara!

¿Qué es el clorpirifós?

El clorpirifos es uno de los compuestos organofosforados que se desarrollaron en el marco de la guerra química durante la Segunda Guerra Mundial. Se utiliza en la agricultura desde 1965 porque ataca mortalmente el sistema nervioso de los insectos. Lo peor es que también daña los sistemas nervioso y endocrino de los seres humanos. Los estudios lo relacionan con alteraciones en el desarrollo intelectual, autismo, pérdida de memoria, dificultades para concentrarse, problemas en la tiroides e infertilidad.

La exposición comienza antes de nacer, durante la gestación, en ese momento pueden comenzar los problemas que se manifestarán más tarde. Por supuesto, la intoxicación continúa a lo largo de la vida cada vez que se come un alimento con restos.

Nos ha contaminado a todos

Como consecuencia, nueve de cada diez niños y prácticamente todos los adultos presentan restos en los análisis de orina, como ha probado Vicent Yusà, responsable de los Laboratorios de Salud Pública de la Generalitat Valenciana.

Muchos científicos como Yusà no entienden que el clorpirifós pueda ser todavía legal. Horel denuncia, haciéndose eco de la información recogida por la organización no gubernamental Generations Futures, que el comité de expertos español realiza su trabajo en base a solo 131 estudios, buena parte de ellos aportados por la empresa fabricante. Sin embargo, existen más de 1.000 trabajos científicos que describen los efectos perjudiciales.

El informe ya está redactado

No obstante, los científicos españoles y polacos parecen ser conscientes de la situación. Al menos, así lo sugiere que en un informe preliminar, hecho público en 2017, donde han subrayado la existencia de "resultados dispares” e incluso han denunciado que en muchos casos las “estrategias de investigación aplicadas no fueron apropiadas" (quizá en los estudios financiados por Dow Chemical-Corteva Agrisciences).

Artículo relacionado

Glifosato en Europa

5 años más para decir adiós al glifosato, el herbicida de Monsanto

Los científicos Axel Mie, del Instituto Karolinska, Philippe Grandjean y Christina Ruden han conseguido, invocando la ley de transparencia sueca, acceder a los estudios de Dow Chemical, y han descubierto las trampas realizadas para que los resultados fueran favorable. Llegaron a ignorar, incluso, las pruebas de que el clorpirifós, a cualquier dosis, desaceleraba el crecimiento del cerebelo en los animales de laboratorio. Pero las irregularidades no fueron descubiertas y el clorpirifós fue aprobado.

Se ha desvelado también que los expertos españoles han reclamado a Dow Chemical nuevos estudios para demostrar que no era dañino para el cerebro. La empresa respondió que eso ya estaba probado desde el año 2000, por lo que no se han molestado en entregarlos.

Cualquier dosis de clorpirifós es dañina

Para Philippe Grandjean, cualquier dosis de clorpirifós representa un riesgo inaceptable. "Hay daños en el desarrollo cerebral en las dosis más bajas", dice el profesor de medicina ambiental en la Universidad del Sur de Dinamarca y en la Universidad de Harvard (Estados Unidos).

Catorce años después, la Unión Europea tiene la posibilidad de enmendarse. El informe de España y Polonia ya está prácticamente escrito. La propuesta de decisión está redactada. Pero nadie no autorizado sabe cuál es. El informe preliminar de casi 6.000 páginas está disponible en la web…. con las páginas clave protegidas con contraseña o tachadas. Como en una película de suspense, habrá que esperar unos meses hasta que la Comisión haga pública su decisión.

No sabemos si Corteva Agrisciences está redoblando sus esfuerzos para influir sobre los funcionarios europeos o ya se habrán dado por rendidos. En cualquier caso, los daños causados sobre la salud de las personas y el medioambiente durante 55 años ya no tienen arreglo. Quienes han defendido y todavía apoyan la seguridad de los pesticidas pueden iniciar una reflexión.

Referencias:

  • Prenatal and infant exposure to ambient pesticides and autism spectrum disorder in children: population based case-control study. British Medical Journal.
  • Borrador del informe sobre el clorpirifós: Rapporteur Assessment Report (86.62 MB)

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de cuerpomente?