Recetas originales

¡Aprovecha los higos! El dulce más natural

Javier Medvedovsky

En crudo, estas semillas ricas en proteínas y minerales son un ingrediente espectacular. Aprende a utilizarlas.

El higo es una hermosa flor en forma de fruto. De piel sedosa y pulpa de caramelo con toques crujientes, posee infinitas y pequeñitas semillas que le otorgan una textura exquisitamente única. La llamada "fruta prohibida" es un regalo de la naturaleza y bien podría ser el protagonista de cualquier menú. No es de extrañar que los higos frescos estén tan solicitados en su estación.

Higos dulces y energéticos

Existen cientos de variedades de higos, todos supernutritivos, energéticos y, en la mayoría de los casos, intensamente dulces. Tanto es así que, antiguamente, antes de la introducción del azúcar, se usaban los higos para endulzar los postres.

Puedes encontrar higos frescos en su estación y deshidratados todo el año. La higuera suele dar una cosecha muy abundante. Por ello el deshidratado es una estupenda opción para conservarlos, pues durante la cosecha el sol está en su punto ideal para usar este método.

Primeramente, y como siempre recomiendo, podemos comerlos tal cual, con piel y todo. Si tenemos la posibilidad de cosecharlos nosotros mismos y sentarnos bajo la higuera a dis- frutarlos, nos sabrán deliciosos. También si los enfriamos un rato, en fechas muy calurosas.

Atención, si vas a cosechar tú los higos, al tocar las hojas puede que tengas sensación de picor. Las hojas de la higuera debes agarrarlas con cuidado o guantes. También las puedes co- sechar, lavar bien y luego secar para infusiones y otras aplicaciones.

Artículo relacionado

yogur vivo de almendras con higos

Yogur vivo de almendras con higos

4 preparaciones originales con higos

Las técnicas raw te ofrecen formas maravillosas de disfrutar de los higos. Aquí tienes algunas ideas para disfrutar de este delicioso y venerado fruto de la naturaleza:

  1. Frescos en tus recetas: Cortados en dos, en cuartos, en rodajas... los higos van bien en ensaladas, brochetas, canapés o similares. Al combinarlos, busca sabores que contrasten: alcaparras, aceitunas, cebolla, ajo... También quedan muy bien con hojas verdes y germinados.
  2. Con quesos veggie: El queso de almendras o de anacardos acompañado de higos es una muy buena combinación agridulce.
  3. En mermelada: usa tus propias manos y machácalos bien con la piel. ¡Es muy relajante! Te quedará una consistencia similar a la de una mermelada, que podrás emplear para untar en tostadas, hacer salsas o como relleno de pastel. Puedes, por ejemplo, prerar mi receta de Pastel crudito inolvidable de higo.
  4. Deshidratados: los puedes adquirir así o deshidratar tú: córtalos antes para que se sequen más rápido. Con ellos puedes hacer maravillas en la cocina: agregarlos tal cual a tus platos o usarlos para endulzar chocolates, cookies, barritas energéticas... También quedan geniales como ingrediente en crackers deshidratadas. Saldrán riquísimas si los combinas con cebolla, orégano y algunas semillas como lino y pipas de girasol.

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de cuerpomente?