Cocina sana

8 consejos para hornear respostería de forma más sostenible

Claudina Navarro

Galletas fragantes, delicioso pan de jengibre... la temporada previa a la Navidad es la temporada alta para hornear. Pero el pan, los pasteles y las galletas caseros también son muy populares durante todo el año. ¿Es posible hornear con una conciencia verde y de manera más sana? Sí, se puede y te vamos a dar consejos para que los puedas aplicar en tu casa.

Muchos de nosotros intentamos consumir alimentos sostenibles. Por eso elegimos productos de temporada, locales y ecológicos, y no consumimos nada que haya causado sufrimiento animal. Pero, a la hora de hornear... ¿es fácil hacerlo de manera respetuosa con el medio ambiente y además ahorrando recursos?

Cómo hornear de manera ecológica y sana

A menudo son los pequeños detalles son decisivos en la cocción consciente. No intervienen solo los ingredientes que compras, sino también los utensilios que empleas y las técnicas de preparación que utilizas.

  • 1. Elegir bien el horno

Empecemos por el horno: lo ideal es que su calificación energética sea "A+++". Aunque la opción más barata y sostenible es el horno solar, donde se pueden preparar recetas sencillas de repostería, como bizcochos, pastel de zanahoria o tartaletas de mijo. No será la mejor opción para todos los días, pero el horno solar es un lujo para la sostenibilidad y cualquier receta sabe mejor (y resulta muy sorprendente en una reunión de amigos).

  • 2. No olvidar el precalentamiento del horno

El ahorro de recursos comienza con el precalentamiento del horno. Probablemente has encontrado muchas recetas de repostería que te dicen que precalientes el horno antes de introducir la masa. Sin embargo, esto solo es realmente necesario en muy pocos tipos de preparación, por lo que evitándolo puedes ahorrar hasta un 20% de energía.

Artículo relacionado

Biz-1

Bizcochos saludables

  • 3. Escoger los moldes adecuados.

También debes tomar una decisión consciente en lo que a la elección de moldes para hornear se refiere. Con algunos puedes conseguir resultados más rápidos a través de una mejor distribución del calor, lo que a su vez también reduce el consumo de energía.

Los moldes para hornear de metal esmaltados con cerámica duran hasta 10 años, aseguran que el calor se distribuya de manera óptima y pueden soportar temperaturas de hasta 400 grados centígrados. Los de hierro fundido también son recomendables.

Una opción más barata son las bandejas para hornear de cerámica o vidrio.

En cambio, conviene evitar los moldes recubiertos de teflón porque tienen una distribución de calor desfavorable, no son muy resistentes y pueden liberar sustancias nocivas si se someten a temperaturas muy altas.

  • 4. Engrasar mejor que usar papel de hornear

El papel para hornear es práctico, pero es un producto desechable y está recubierto con sustancias que no son biodegradables. Si deseas estar segura y proteger el medio ambiente, simplemente engrasa la bandeja para hornear.

  • 5. Optar por utensilios de madera o acero inoxidable

Asegúrate de que los demás utensilios para hornear, como rodillos de masa, batidores, cucharas, mangas pasteleras o accesorios decorativos, sean lo más duraderos y de la mejor calidad posible. Elige preferentemente productos de madera y acero inoxidable en lugar de plástico o silicona.

Si tienes dudas sobre qué utensilio utilizar, en la web de Conasi ofrecen utensilios para una cocina natural.

Artículo relacionado

utensilios cocina black friday

Adelántate al Black Friday: 8 utensilios de cocina saludables

  • 6. Utilizar ingredientes ecológicos

La cocción realmente sostenible solo puede tener éxito con ingredientes ecológicos. Sin embargo, asegúrate de que también se han producido de manera justa. Esto es especialmente importante con los alimentos que se producen lejos de Europa (por ejemplo, chocolate, cacao y algunos frutos secos).

Los sellos Fair Trade Naturland y Demeter son los que más garantías sociales ofrecen.

  • 7. Comprar ingredientes locales y de temporada

Ve con los tiempos y confía en los ingredientes regionales y de temporada siempre que sea posible: no es necesario hacer un pastel de fresas en invierno porque las fresas que encuentras en el supermercado tienen un largo viaje a sus espaldas y por lo tanto un alto nivel de emisiones de CO2. Es más respetuoso con el clima utilizar alimentos disponibles regional y estacionalmente. ¿Qué tal un pastel de calabaza o de zanahoria en invierno, por ejemplo?

  • 8. Siempre que se pueda, que sea casero

También puedes preparar los ingredientes básicos tu misma: ahorrarás dinero y rutas de entrega innecesarias simplemente elaborando los ingredientes para hornear, en las cantidades que necesites. Por ejemplo, puedes elaborar tú misma la leche de avena, la masa madre, el azúcar avainillado o tu propia mantequilla vegana. Algunas de estas cosas las puedes elaborar en mayores cantidades de una vez y luego almacenarlas.

Si te ha interesado este artículo...

Explora el curso online "Bizcochos saludables" de la Escuela Cuerpomente, una oportunidad para aprender –de la mano de la Chef Virginia García– cómo hacer un bizcochos casero y sano sin azúcar, sin gluten, sin huevo.... Más información aquí.

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de cuerpomente?