Alimentación sostenible

4 consejos para no tirar comida estas Navidades

claudicabncm
Claudina Navarro Walter

Fisioterapeuta y periodista

En la fiestas navideñas no falta de nada en la mesa. Precisamente por eso debes intentar no desperdiciar comida. Con estos consejos, lo aprovecharás todo.

Sea el tipo de menú que sea, la mayoría de las familias disfrutan de platos muy especiales durante las Navidades. Compramos alimentos que no consumimos habitualmente y los menús son opíparos aunque este 2020 el número de comensales no debería superar los del núcleo familiar o de convivencia. No desperdiciar comida en el proceso es un desafío.

Agradable cena de Navidad sin desperdiciar comida

Si deseas evitar que parte de la buena comida termine en la basura después de las comidas y cenas navideñas, hay cuatro consejos que puedes seguir.

1. Planifica y coordina con precisión

Un menú navideño rara vez se improvisa, pero requiere una planificación cuidadosa. Debes tener en cuenta que los comensales pueden querer repetir. Por lo tanto, es importante pensar detenidamente en las cantidades que realmente necesitas para el número esperado de personas, y también en lo que quieres cocinar los otros días festivos.

Puede ser muy útil hablar de esto con todos los miembros de la familia de antemano. Por lo general, alguien solo come unas pocas guarniciones, mientras que otra persona quiere mucho de una deliciosa salsa: si conoces y tienes en cuenta sus deseos individuales, puede comprar más específicamente, y definitivamente habrá menos sobras.

2. Compra con anticipación

Una buena táctica para ir de compras es repartirla en dos días. En primer lugar, consigue los ingredientes que puedas almacenar durante algún tiempo antes de de los días señalados. En segundo lugar, la tarde del 23 de diciembre o la mañana del 24, puedes comprar los productos frescos, como las frutas, las verduras, las ensaladas y aquellas cosas que no pudiste conseguir cuando fuiste de compras la primera vez.

De esta manera, te aseguras de que los ingredientes perecederos durarán hasta que se utilicen en la cocina, porque a nadie le gusta tener que tomar una lechuga marchita en Nochebuena.

Si te es posible, no dejes las compras para la última de la tarde. Durante la pandemia es mucho mejor evitar las multitudes en el supermercado. Y por la tarde es más probable que no encuentres lo que buscas.

Artículo relacionado

cenas-ligeras-faciles

13 cenas saludables y ligeras: no pasarás hambre y dormirás mejor

Tampoco es recomendable comprar en el supermercado paquetes familiares grandes si no estás seguro de que vas a utilizar todo el contenido en un plazo razonable. Si compra productos sueltos, puedes conseguir exactamente la cantidad necesaria de alimentos que necesites para tus recetas. En el caso de productos frescos puedes hacer lo mismo.

3. Acaba con las cantidades exageradas

Si deseas minimizar el desperdicio de alimentos durante las fiestas navideñas, existen algunos hábitos que vale la pena romper. ¿Por qué es necesario comer tanto? El placer no está en el hartazgo sino en el sabor y en los descubrimientos. Si pones una cantidad excesiva, pones al comensal en el compromiso de comérselo todo para no hacerte un feo. O no repetirá como esperas y te sobrará comida. Puedes servir perfectamente porciones pequeñas que no provocarán digestiones pesadas.

4. Recicla las sobras

A pesar de todos tus esfuerzos, ¿te quedan restos de las comidas festivas? Eso, en principio, no es nada grave, depende de lo que hagas con las sobras.

Una forma de gestionarlas es guardarlas y consumirlas pronto. Debes congelar los alimentos perecederos lo más rápido posible y nunca dejarlos a temperatura ambiente más allá de unas pocas horas. Es mejor almacenar otras sobras en recipientes separados en el refrigerador. Ten en cuenta las diferentes zonas de temperatura.

Artículo relacionado

Cómo cocinar sobras de pasta, arroz, pan, verduras, leche de coco o limón

Cómo aprovechar bien las sobras (y no desperdiciar comida)

Otra opción más creativa es utilizar la comida en nuevos platos. Los guisos de todo tipo son perfectos para esto. A otros productos puedes darles nuevos usos. Puedes elaborar croquetas, salsas, gratinados... Los asados ​​fríos son buenos en sándwiches y ensaladas o pueden reemplazar parte de las proteínas en otros platos.

Lo más fácil de hacer es reciclar los restos de verduras. Puedes hacerlas al horno o para acompañar platos de arroz. Incluso el pan seco se puede preparar de manera sabrosa en lugar de tirarlo, por ejemplo en postres o sopas.

El desperdicio de alimentos: un problema durante todo el año

Por supuesto, no deberías evitar el desperdicio de alimentos solo durante las vacaciones de Navidad, debes hacerlo durante todo el año.

Los hogares tienen gran parte de la responsabilidad del desperdicio de alimentos global. España es el séptimo país de la Unión Europea que más comida desperdicia, con 7,7 milllones de toneladas al año, lo que equivale a la cifra de 179 kilogramos por persona.

Artículo relacionado

medidas contra despilfarro alimentario

9 medidas para acabar con el desperdicio de alimentos

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de cuerpomente?