Alternativas naturales aditivos

En tu despensa

Las alternativas naturales a aditivos comunes

La alimentación natural evita los aditivos artificiales recurriendo a ingredientes saludables que dan un extra de sabor, color, textura o vida a tus platos de forma segura y sana. ¡Y los tienes en tu despensa!

Claudina Navarro

Todos los alimentos procesados contienen aditivos con efectos desconocidos, poco recomendables o directamente nocivos para la salud.

Si cocinamos en casa y elegimos alimentos frescos y naturales, nos aseguramos de evitar los aditivos alimentarios artificiales, pero no tenemos por qué renunciar necesariamente a algunas de sus ventajas.

Los "aditivos" naturales que tienes en la despensa

En la despensa contamos con ingredientes totalmente naturales que pueden cumplir con las funciones de los aditivos: ingredientes para dar color, para espesar, para endulzar, para alargar la conservación de nuestra preparación, para potenciar su sabor...

También son un recurso habitual en la elaboración de los productos artesanales y ecológicos de calidad.

1. Para dar color

En lugar de los colorantes artificiales, algunos cuestionados por la sospecha de que podrían favorecer la hiperactividad infantil, puedes utilizar especias y otros alimentos para dar color. Además enriquecen las recetas con sus propiedades saludables.

Por ejemplo, la cúrcuma y el azafrán para dar color amarillo, el zumo de arándanos para teñir de azul o las espinacas para dar un tono verde.

2. Para espesar

Algunos aditivos utilizados para dar consistencia a los productos procesados alteran la microbiota. En casa puedes espesar con ingredientes saludables, algunos de los cuales hacen precisamente lo contrario, pues favorecen el crecimiento de la flora intestinal beneficiosa.

Puedes utilizar, por ejemplo, mucílago de las semillas de lino o chía hidratadas, agar agar, kuzu y harina de coco.

3. Para endulzar

No necesitas edulcorantes artificiales para endulzar tus recetas. Puedes servirte de hojas de estevia, jarabe de arce, melazas de cereales, dátiles, orejones y plátanos triturados.

4. Para conservar

Muchos son los conservantes que te ahorras si no consumes alimentos procesados. Ahora bien, si quieres que tus preparaciones se conserven mejor, también tienes opciones en la despensa.

Añade a tus recetas cebolla, romero, limón, ajo, pimienta de Cayena o sal.

5. Para potenciar el sabor

En los productos industriales los potenciadores de sabor tratan de camuflar la falta de calidad de los ingredientes o de incitarte a comer más. Entre los más comunes se halla el cuestionado glutamato.

En casa tienes opciones que potencian el sabor a la vez que enriquecen tus recetas con sustancias beneficiosas, como especias, hierbas aromáticas, sales y aceites aromatizados.

¿Son seguros los"E" ecológicos?

Cuando recurras a productos elaborados, tienes la opción de comprobar si incluyen aditivos permitidos en la alimentación ecológica. Así te aseguras de que sean de origen natural. Estos son los más utilizados:

El E-330 o ácido cítrico es un compuesto que se halla en el limón y otras frutas. No es problemático y está autorizado para su uso en productos ecológicos.

16 buenas razones para comer bio

Alternativa sostenible

16 buenas razones para comer bio

El E-270 o ácido láctico, un regulador de la acidez, se obtiene al fermentar leche o almidones con lactobacilos. Por tanto, puede ser de origen animal. Al ser un compuesto natural de alimentos como el yogur, está permitido en productos ecológicos.

El E-412 o goma guar se ha asociado en altas dosis con la alteración de la microbiota, y el E-415 o goma xantana, un estabilizante y espesante, es producido por bacterias xanthomonas. Ambos se pueden usar en productos ecológicos.

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de Cuerpomente?