La lista de la compra para cuidar nuestra microbiota

La serotonina, mucho más presente en el intestino que en el cerebro, es el neurotrasmisor clave para sentirnos con mayor energía y felices.

Serotonina microbiota

La serotonina está considerada la molécula de la felicidad. Se trata del neurotransmisor más famoso de la biología humana, encargado de modular la actividad neuronal y numerosos procesos neuropsicológicos.

Curiosamente la mayor cantidad de serotonina se halla presente en el intestino. Se calcula que el 90% se produce en la mucosa intestinal.

A través de la alimentación podemos cuidar los microorganismos o microbiota que estimulan la producción de serotonina. Por ello, cuidar nuestra salud intestinal significa cuidar nuestra salud emocional.

2 /8

1 / 8

1. Cacao puro

El cacao puro en polvo contiene triptófano y sobre todo polifenoles que estimulan el crecimiento de las poblaciones de bacterias beneficiosas de las familias de los bífidos y los lactobacilos. Por otra parte, los polifenoles reducen el colesterol "malo" y protegen la salud cardiovascular.

2 / 8

2. Semillas de chía

Son extraordinariamente ricas en fibra, proteínas, potasio, calcio, hierro, manganeso, vitaminas B y ácidos grasos omega-3. Una cucharada de semillas de chía en el desayuno o en un smoothie es una forma estupenda de tomar más fibra a diario.

3 / 8

3. Aguacate

Es uno de los alimentos más completos. Contiene los ocho aminoácidos esenciales que el cuerpo no es capaz de producir por sí solo y aporta vitamina E junto con grasas saludables, monoinsaturadas y omega-3 antiinflamatorias.

4 / 8

4. Setas shiitake

Su historia como medicina se remonta a más de 3.000 años atrás. Contiene triptófano, selenio, cobre, zinc, vitamina D2, fibra, folatos y otras vitaminas del grupo B que participan en la producción de serotonina y en el funcionamiento del sistema nervioso.

5 / 8

5. Kéfir

Los alimentos fermentados son alimentos vivos que contribuyen a disfrutar de una microbiota intestinal sana. Entre ellos se encuentra el kéfir, una bebida tradicional del Cáucaso, que se puede preparar con agua, y aporta una gran diversidad de microorganismos que favorecen la regeneración de la flora intestinal.

Una buena opción es el kéfir de agua a la menta

6 / 8

6. Encurtidos

Son encurtidos, es decir, verduras maceradas con sal y fermentadas. Aportan microorganismos valiosos como los Lactobacillus plantarum y otros, junto con vitaminas, minerales y enzimas. Resultan digestivos y estimulantes para el hígado, al mejorar la secreción de bilis y el metabolismo de las grasas.

7 / 8

7. Kimchi

Es el alimento más consumido en Corea, una preparación fermentada a base de col china, ajo, cebolla y otras verduras con chile. Presenta 27 microorganismos distintos.

¿Has probado el kimchi vegano de manzana?

8 / 8

8. Kombucha

Esta bebida, también fermentada, se prepara con té negro y azúcar. Su sabor recuerda a la sidra, un poco avinagrada. Gluconacetobacter xylinus es su microorganismo más característico.

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de cuerpomente?