alimentos negros

Modas poco saludables

El peligro de los alimentos negros con carbón activado

Están de moda los alimentos teñidos de negro. Apetece probarlos, pero te conviene saber cómo se consigue y si su consumo no tiene ningún problema.

Claudina Navarro

Hay que reconocer que los alimentos negros llaman la atención. Los panecillos, salsas o helados de color negro despiertan la curiosidad y ofrecen un toque gourment a la mesa. Pero, ¿cómo se consigue ese color? ¿Es un colorante y es sano o todo lo contrario?

El negro profundo que muestran no se obtiene, como mucha gente cree, de la tinta del calamar. Se trata de carbón activado, que se mezcla en forma de polvo con los alimentos. Y este polvo negro se obtiene de maderas o cáscaras de nueces o aceitunas (se considera un aditivo alimentario y tiene el código E153).

Qué es el carbón activado y para que sirve

Es el mismo carbón activado que se utiliza tanto en la medicina convencional como en la natural en tratamientos de desintoxicación, porque es una sustancia porosa con carga eléctrica negativa que atrae y absorbe los compuestos dañinos con carga positiva. Para estos tratamientos, que siempre deben ser administrados por un médico, se toman dosis de 25 a 100 gramos.

También absorbe el colesterol y está indicado en diarreas, gases y en algunas enfermedades renales. Por otra parte, existen dentífricos negros para blanquear los dientes.

Evita el consumo habitual y las dosis altas

Debido a todas las propiedades del carbón activado, a menudo se promocionan los alimentos teñidos por sus cualidades detox o supuestamente rejuvenecedoras.

Los médicos naturistas lo recomiendan en tratamientos temporales ante un problema de salud. Pero existen varias razones para no consumir alimentos negros con regularidad.

  1. El carbón activado puede absorber nutrientes y, por tanto, favorecer las deficiencias.
  2. También puede inducir estreñimiento porque "chupa" el líquido como una esponja en los intestinos.
  3. En dosis muy grandes puede provocar náuseas y vómitos.

Incompatible con medicamentos

El mismo efecto absorbente es un problema si se está tomando algún medicamento, que puede ver reducida su eficacia.

En resumen, el consumo ocasional –como capricho gastronómico– no es un problema, pero no es un aditivo que se deba tomar en altas dosis ni habitualmente.

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de Cuerpomente?