Bebida probiótica de moda

¿Conoces las propiedades de la kombucha?

Claudina Navarro

La kombucha es la bebida fermentada de moda que despierta pasiones. Su sabor peculiar va acompañado de beneficios para la salud.

La kombucha se obtiene fermentando té verde o negro azucarado con una colonia de microorganismos de aspecto gelationoso.

El resultado es una bebida carbonatada (es naturalmente gaseosa) con un sabor parecido al de la sidra, muy rica en probióticos que enriquecen la microbiota intestinal y producen una amplia serie de efectos beneficiosos en la salud, comparables a los del kéfir o la chucrut casera.

Actualmente se pueden encontrar bebidas comerciales a base de kombucha con distintos sabores. Pero, cuidado, la calidad es muy variable.

Se venden kombuchas pasteurizadas que no contienen ningún microorganismo vivo o productos con una cantidad excesiva de azúcar.

Elige una kombucha con microorganismos vivos o, aún mejor, prepárala tu mismo en casa.

Artículo relacionado

kombucha

3 consejos que tener en cuenta si tomas kombucha

¿Cuáles son las propiedades de la kombucha?

  • Es digestiva: gracias al efecto de las bacterias beneficiosas que refuerzan la microbiota. También contiene una variedad de ácidos orgánicos con propiedades antiinflamatorias. El ácido acético (el mismo del vinagre) es el más abundante, y también contiene ácido glucónico y ácido láctico.
  • Es antioxidante: la bebida conserva los polifenoles del té verde o del té negro con que se prepara. Los estudios indican que los bebedores de té verde tienen un riesgo menor a la media de sufrir cáncer de próstata, de pecho y de colon.
  • Protege el hígado: estimula las enzimas hepáticas que inactivan y eliminan compuestos tóxicos. Reduce su toxicidad hasta en un 70 por ciento.
  • Es antibiótica: sobre todo gracias al ácido acético y los polifenoles. Un estudio publicado en Journal of Food Biochemistry señala su eficacia contra la cándida.
  • Refuerza el corazón: reduce los niveles de colesterol malo (LDL) y aumenta los del bueno (HDL) en tan solo 30 días. Además disminuye la oxidación del colesterol que lo convierte en una amenaza.
  • Mejora el metabolismo de los azúcares y el funcionamiento de los riñones. Los bebedores habituales de este té tienen un riesgo un 18% menor de desarrollar diabetes.

Cómo hacer kombucha

Para hacer kombucha necesitas un "hongo" o "scoby", es decir, una muestra de la colonia simbiótica de bacterias y levaduras que vive en una estructura celulósica que flota sobre el té. Con cada nueva fermentación se crea una nueva capa o "disco" celulósico.

En cuanto a los microorganismos, la mayoría pertenecen al género de la gluconacetobacterias. También hay lactobacilos y levaduras zigosacaromices.

Como ocurre con el kéfir, los scobies pasan amistosamente de persona a persona, aunque también se pueden encontrar en tiendas ecológicas, herbolarios y comercios especilizados en fermentados.

Si decides hacer tu propia kombucha, debes seguir cuidadosamente las instrucciones y vigilar el aspecto de la colonia, pues podrían multiplicarse bacterias o mohos perjudiciales, como puede ocurrir en cualquier proceso de fermentación de alimentos.

Artículo relacionado

Beneficios de los fermentados para la salud

5 beneficios de los fermentados para tu salud

Es recomendable continuar la fermentación con un scoby de color claro y desechar el que se ha oscurecido. Si aparece una mancha oscura es mejor tirarlo.

Para hacer kombucha sigue los siguientes pasos:

  1. Prepara una infusión de 2 con 2-3 cucharadas de hojas secas por litro de agua durante 20 minutos.
  2. Añade 80 g de azúcar moreno y remueve bien.
  3. Cuando el té esté frío, pon en él el scoby y medio vaso de kombucha preparada con anterioridad o una cucharada de vinagre blanco. Para manipular el scoby utiliza unas pinzas de madera o de bambú.
  4. Tapa el tarro de cristal con un pañuelo de algodón limpio, sujetado con una goma elástica.
  5. Deja que repose durante 7-10 días.
  6. Por un lado, saca el scoby y añádelo a otra infusión.
  7. Por otro lado, cuela el líquido, ponlo en botellas y deja que reposen en la nevera durante 5 días. Guarda medio vaso para preparar nuevas kombuchas.

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de cuerpomente?