Sabor tropical

3 recetas con coco que te refrescan

Disfruta de estas saludables recetas con leche de coco o con coco natural y viaja a los trópicos sin moverte de casa.

Un entrante y dos postres que tienen el coco como uno de los ingredientes principales y que, además, se comen fríos. En este caso, aunque sean recetas con una elaboración relativamente rápida, en los 3 casos vamos a necesitar un tiempo de refrigeración, maceración, congelado o remojo. Es decir, no son recetas que podamos hacer para consumir al momento: necesitan planificación.

Estas recetas con coco son densas en energía, fibra y grasas de calidad. Pero es que el coco aporta todo eso y más, porque también contiene vitaminas y minerales esenciales.

Para algunas recetas vamos a utilizar leche de coco, que no debes confundir con las bebidas de coco. En el mercado hay actualmente una gran variedad de productos del coco, y esto incluye las bebidas de coco, algunas con arroz u otros cereales. Para nuestras recetas será más adecuada la tradicional leche de coco, la que suele venir enlatada.

¡No pienses que se ha cortado al abrir la lata! Es habitual que encontremos la nata a un lado, si hace frío, incluso bastante sólida, y el agua de coco al otro. Para utilizar correctamente la leche de coco en lata, mezclamos la parte líquida con su nata, de forma que más bien lo que obtenemos es una crema.

Por supuesto, también podemos utilizar bebida de coco de brik, que es mucho más líquida, pero perderemos cremosidad.

1. Ceviche vegetal de aguacate y coco

El ceviche es un plato típico a base de carne o pescado de muchos países latinoamericanos litorales del océano Pacífico. El marinado cítrico es uno de los sellos de identidad de este plato. Vamos a utilizar la carne de coco para hacer un espectacular ceviche vegetal. Como no es sencillo encontrar carne de coco joven, podemos escoger un coco maduro de comercio justo.

Ingredientes para 3-4 raciones:

  • 1 coco natural
  • 1 aguacate
  • 2 cebollas moradas medianas
  • 2 dientes de ajo
  • 1 pimiento rojo grande
  • 1 puñado de hojas de cilantro
  • 1 chile
  • 1 lima en zumo
  • 1 limón en zumo
  • 1 cucharada sopera de aceite de oliva
  • pimienta negra molida
  • sal

Preparación:

  1. Lavamos bien el pimiento, le retiramos el tallo y las semillas y los cortamos en juliana, con las tiras lo más finas posible.
  2. A continuación, pelamos las cebollas y también las cortamos en juliana.
  3. Abrimos el coco y extraemos la carne y su agua, que es una bebida isotónica excelente. Reservamos el agua en la nevera para beberla o utilizarla en cualquier otra receta, y cortamos la carne del coco en dados en tirar alargadas.
  4. Pelamos y deshuesamos el aguacate y lo partimos a daditos pequeños o a tiras si podemos.
  5. Lavamos bien el cilantro y lo picamos muy bien. Podemos reservar unas hojas decorar. La misma operación con los ajos y el chile.
  6. Preparamos el aliño en un bol con los zumos de limón y naranja, el aceite de oliva, una pizca de sal y de pimienta negra molida.
  7. En un bol, colocamos todos los ingredientes sólidos, los mezclamos e incorporamos el aliño. Dejamos macerar en la nevera entre media hora y una hora completa. Si es un coco maduro de pulpa dura, lo puedes dejar más tiempo. La primera vez, ve probando el resultado para controlar la intensidad deseada.
  8. Lo servimos en frío.

Artículo relacionado

sopa-coco

4 recetas thai que te enamorarán

2. Crema helada de mango y coco

El mejor momento del mango empieza en septiembre, cuando aún tenemos temperaturas altas y nos apetecen recetas refrescantes. Para esta receta puedes congelar el mango, comprar mango congelado o añadir hielo. Esta última opción es mucho más rápida, pero también perderemos untuosidad.

Tienes que empezar mínimamente la preparación la noche antes, porque necesitas por un lado remojar las almendras y, además, congelar el mango.

Ingredientes para dos raciones:

  • 1 mango
  • 200 ml leche de coco con su nata
  • 60 g de almendras peladas sin tostar
  • El zumo de una lima
  • 10 frambuesas
  • 1 cucharada de azúcar de coco (opcional)

La lima la puedes cambiar por un limón pequeño o por media naranja, los tres cítricos combinan perfectamente.

Preparación:

  1. La noche antes pelamos y deshuesamos el mango y lo congelamos en una recipiente o bolsa de congelado. También ponemos en remojo las almendras y las dejamos durante toda la noche con el agua.
  2. Al día siguiente, escurrimos las almendras remojadas, desechando esa agua, y las lavamos. Si tenían piel, se la retiraremos con más facilidad después del remojo.
  3. Batimos todos los ingredientes juntos con un procesador de alimentos o una batidora que potente adecuada para hielo o congelados.
  4. Servimos en dos copas y le damos un toque de color y sabor con las frambuesas.

Artículo relacionado

Coco en la cocina

Supercoco: 7 formas de sacarle partido en tus recetas

3. Vasitos de coco y piña

Un postre muy fácil de hacer, muy rápido y para el que solo necesitas la batidora, con un resultado delicioso. Y es que el coco y la piña son dos frutas que combinan de una forma espectacular.

Por supuesto, se puede sustituir la piña por cualquier otra fruta de temporada que encaje bien con el coco y el plátano que vamos a usar para espesar. Por ejemplo, mango con unas cucharadas de zumo de limón o kiwi.

Ingredientes para 4 vasitos:

  • 500 g de piña natural muy madura
  • 1 plátano grande
  • 250 ml de leche de coco con su crema
  • 1 cucharada sopera de semillas de chía o lino

Preparación:

  1. Pelamos bien la piña y la cortamos.
  2. Batimos la piña con el plátano.
  3. Llenamos los vasitos para que estén todos a la misma altura.
  4. Mezclamos la leche de coco, a poder ser de lata para que sea más cremosa, con las semillas de chía o de lino. Recomiendo que las semillas estén recién molidas para poder aprovechar bien todos los nutrientes, ya que enteras solo las estaremos utilizando por su poder gelificante.
  5. Acabamos de llenar los vasitos con cuidado con esta mezcla.
  6. Dejamos que repose en la nevera al menos 4 horas.

Podéis utilizar endulzantes como azúcar de coco, pero si la fruta está madura la experiencia que es muy dulce, a la vez que refrescante.

Esta misma idea nos sirve para hacer unos buenísimos polos naturales.

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de cuerpomente?