Amor sano

35 cosas que mejoran cuando empiezas a quererte

Querese a una misma es el primer paso para lograr que los demás nos quieran bien. Porque cuando empezamos a respetarnos a nosotras mismas suceceden cosas que acaban repercutiendo muy positivamente en nuestras relaciones personales.

Quererse a una misma está muy relacionado con la manera en la que los demás nos quieren y la forma en la que permitimos que nos quieran. Si queremos amar bien a las demás personas y que los otros nos traten de una manera saludable, debemos empezar por respetarnos a nosotras mismas, por trabajar nuestra autoestima.

Cuando empiezas a quererte, cuando mejora tu autoestima, suceden cosas importantes. He aquí la lista de las 35 que yo considero más imporantes:

  1. Aprendes a distinguir los buenos y los malos tratos.
  2. Confías en ti misma.
  3. Aprendes a cuidarte y a protegerte.
  4. Te trabajas lo que te tienes que trabajar para ser más feliz.
  5. No permites que nadie te haga sentir mal.
  6. Dejas de ponerte de rodillas y te pones en pie para relacionarte con los demás.
  7. Aprendes a poner límites a los demás para que no abusen de ti. Te alejas de la gente que no sabe quererte bien.
  8. Eres menos comprensiva con las personas tóxicas.
  9. Te alejas de las personas violentas.
  10. Aprendes a ver tus fallos sin machacarte, y empiezas a hacer autocrítica amorosa para vivir mejor.
  11. Empiezas a buscar la manera de tener una vida buena, una buena vida para ti y para la gente a la que quieres.
  12. Dejas de exigir o mendigar amor porque sabes que te mereces una relación en la que seas correspondida.
  13. Dejas de ser sumisa y obediente cuando te enamoras.
  14. Le das prioridad a tu bienestar, no a tu necesidad de vivir un romance.
  15. Cultivas tu desarrollo personal para crecer y ser mejor persona.
  16. Cuidas a tu gente y nutres tus relaciones afectivas.
  17. Cuidas tu salud sexual y tu salud emocional.
  18. Disfrutas más del amor que sientes por los demás.
  19. Aprendes a distinguir quién te quiere bien y quién no.
  20. Fabricas tus propias herramientas para liberarte de los patriarcados que interiorizaste.
  21. Te liberas del miedo a la soledad, porque aprendes a hacerte compañía.
  22. Aprendes a decir “no” sin culpa y sin miedo.
  23. Dejas a tu pareja si se porta mal contigo sin sentarte a esperar el milagro.
  24. Tomas conciencia de todas tus virtudes y eres capaz de hablar bien de ti misma delante de los demás.
  25. Evitas situaciones o personas que te hagan daño.
  26. Vas más despacio en tus relaciones sentimentales para conocer bien a la otra persona y saber si la relación va o no va.
  27. Te felicitas por tus logros personales, sean grandes o pequeños.
  28. Construyes relaciones más sanas, igualitarias y equilibradas que te hacen sentir bien y te aportan.
  29. Cuidas más tu relación con el placer y el disfrute, y dejas de anteponer el placer de la otra persona al tuyo.
  30. Te das cuenta de que la única persona que puede cambiar eres tú y dejas de querer cambiar a los demás.
  31. Sabes con mayor certeza lo que quieres y lo que no quieres.
  32. Te comprometes contigo misma y te responsabilizas mucho más de tu bienestar y felicidad.
  33. Te apetece conocer gente nueva y te sientes más segura a la hora de tener nuevos amigos y amigas.
  34. Aprendes a hacerte demostraciones de amor a ti misma: regalos, homenajes, detalles, comidas ricas, horas de sueño, tiempo para hacer lo que más te gusta…
  35. Disfrutas más del sexo, del amor y de la vida, porque valoras mucho más tu tiempo y tu bienestar.

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de cuerpomente?