En 5 pasos

Cómo hacerte dueña de tus sueños

Soñamos con tener amor. Soñamos con tener un príncipe azul. Soñamos con ser amadas como princesas. Pero, ¿por qué soñamos eso? ¿Cuáles son nuestros auténticos deseos y cómo lograrlos?

Los sueños se fabrican en las industrias culturales y nos los inoculan desde la más tierna infancia a través de los medios de comunicación. Los sueños son políticos: por eso muchos hombres sueñan con tener éxito y acumular poder y muchas mujeres sueñan con enamorarlos para poder cuidarlos. ¿Cómo podemos hacer para liberarnos de los sueños que nos ofrecen y crear nuestros propios sueños?

Cuando te pones a pensar en los sueños que tenías de pequeña y en los que tienes ahora te das cuenta de que algo ha cambiado: en la infancia y la adolescencia soñabas a lo grande pero, a medida que has ido tomando tierra en el mundo real, has bajando los niveles para que sean sueños más realistas. ¿Por qué? Probablemente porque piensas seguir teniendo sueños grandiosos solo sirve para ir acumulando desilusiones y frustraciones hasta amargarte la vida. Esto ocurre especialmente en el terreno del amor y del trabajo.

Artículo relacionado

como lograr tus sueños

La fórmula H2O para lograr tus sueños en 7 pasos

Construye tu propio sueño

Uno de los sueños más importantes para las mujeres es ser amadas y llegar a la felicidad total a través del amor de pareja. Es un sueño tradicional en el que el final feliz es llegar a fundar una familia feliz, monógama, heterosexual, unida y eterna. Choca frontalmente con el sueño de ser una mujer profesional y de tener éxito en nuestro trabajo.

El gran engaño es que nos creamos en algún momento que podemos ser mamás y a la vez tener una gran carrera y, además, tener tiempo para disfrutar de la vida como nos merecemos.

Son sueños que nos dirigen a unos objetivos que son irreales y que nos frustran mucho. ¿Cómo podemos hacer para crear los nuestros propios, al margen de lo que la sociedad espera de nosotras en nuestro rol femenino?

  1. Lo primero es activar la imaginación y nuestro poder creativo para ponernos a soñar siendo libres de la auto-censura, de los miedos, de las inseguridades y los complejos. Hay una voz interior que llevamos todas dentro y que todo el tiempo nos hace creer que no podemos, que no valemos, que nos falta algo, que no damos la talla, que lo que hacemos está mal. Es una forma de hacernos auto-boicot y se cura cultivando la confianza en nosotras mismas, dándonos ánimos, motivándonos y sacando fuerza de la lucha feminista y de todas las mujeres que se atrevieron a soñar y lo intentaron.
  2. Como es verdad que a veces solas no podemos, podemos juntarnos con más mujeres para llevar a cabo nuestros sueños. Podemos unirnos a mujeres que tengan nuestros mismos sueños, o parecidos, y posibilitar las condiciones para que todas podamos, al menos, soñar e intentarlo.
  3. Todo cambio social es personal: nos toca trabajar también lo personal y pararnos a pensar y analizar qué es lo que necesitamos para sentirnos bien, para estar a gusto, para ser felices. Algunas mujeres descubren que quieren una vida más aventurera, otras que necesitan una vida más tranquila. Unas descubren que siempre se sacrifican por los sueños de los demás y no se escuchan a sí mismas para ver qué sueñan ellas y quién las apoya, otras descubren que ni siquiera se atrevieron a soñar.
  4. Cuando por fin llegamos al fondo de la cuestión (qué quiero hacer con mi vida, cómo quiero vivirla, con qué clase de gente quiero compartirla) es cuando hay que diseñar la estrategia, es decir, después de qué quiero y necesito, viene el cómo lo hago. Hay que fabricar las herramientas para llevar la teoría a la práctica: cómo vamos a cambiar aquello que no nos gusta, que no nos hace felices, o que nos hace sufrir.
  5. Ponte manos a la obra: hazte preguntas, toma decisiones, haz tus elecciones, pon en marcha tu proyecto de vida. Sin dilaciones, sin miedos, sin peros: es tu única vida y nadie más que tú puede llevar el timón del barco. Tú diriges la película, tú la vives, tú decides cómo quieres vivirla y cuál es el final feliz que te apetece escribir y vivir.

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de cuerpomente?