Mejor sola que enojada

Cómo liberarte del enfado permanente

¿Tu pareja te reprocha que siempre estás enfadada? Aquí van unas claves para dejar de estarlo.

Presta atención a la cantidad de tiempo que pasas enfadada con tu pareja y a la cantidad de energía que te restan emociones como la ira, la rabia, el cabreo, la frustración o el sentimiento de impotencia. Son emociones muy fuertes que nos roban muchas horas al día y mucha energía que podríamos emplear en otras cosas más placenteras. Si pasas la mayor parte del día enfadada con tu pareja:

  • Pregúntate qué es lo que te hace enfadar y haz un listado.
  • Repasa ese listado cuando termines y hazte la pregunta básica: ¿me merece la pena estar con alguien con quien me siento enfadada todo o casi todo el tiempo?
  • En el listado puedes encontrar cosas que te enojan de ti misma (por ejemplo, permitir que te traten mal), del amor (no era tan bonito como pensabas) y de tu pareja (cada vez que me miente me enfado, o estoy harta de ser su sirvienta).
  • Intenta trabajar las cosas que te enfadan de ti misma (tus emociones, tu comportamiento, tu forma de relacionarte, tu actitud).
  • Puedes también trabajar para desmitificar el amor romántico.
  • Lo que no puedes es cambiar a tu pareja: solo puedes sentarte a contarle cómo te sientes.

Trata de negociar para llegar a acuerdos que os permitan disfrutar más del amor.

  • Podéis poner un plazo para volver a reuniros y ver si estáis cumpliendo esos pactos.
  • Si no se cumplen los pactos, es mejor dejar la relación.

¿Te enfadas porque no cumple vuestros acuerdos?

Hay que tener muy claro que a nuestras parejas no las vamos a cambiar nunca: si no hay acuerdos, o si hay acuerdos pero no se cumplen, es mejor abandonar la relación que vivir constantemente enfadados.

Artículo relacionado

como gestionar enfado

Cómo gestionar el enfado

Por poner un ejemplo: si habéis pactado que tu pareja ya no va a desaparecer de la casa durante cuatro días sin dar señales de vida y vuelve a hacerlo, entonces lo mejor es dejar la relación, no quedarse a sufrir por su ausencia y a seguir en el ciclo de arrepentimiento-perdón-vuelvo a hacerlo una vez más.

Si habéis pactado que él va a asumir su responsabilidad en las tareas domésticas o a los cuidados de los hijos/as o mascotas que tenéis en común, pero no lo hace, lo mejor es dejar la relación. Muchas mujeres pasan años batallando para no ser tratadas como criadas y muchas lo pasan mal y acumulan mucho rencor trabajando gratis para su pareja y viendo como la otra persona vive mejor y tiene más energía y tiempo libre.

Ese rencor se traduce en peleas con lluvias de reproches que duran toda la vida y a quien más daño hace es a la persona que acumula ese rencor dentro de sí misma.

Rencor, amargura, dolor, cabreo… todas esas emociones negativas van haciendo mella en nuestra salud –emocional y física– y deteriora o acaba con nuestra calidad de vida.

La mejor manera de liberarse del enfado y el cabreo

La mejor forma de liberarte del enojo es aceptar que la otra persona no tiene ganas de nutrir o cuidar la relación, asumir que no vas a cambiar a nadie y que te mereces compartir la vida con las mejores compañías.

Cuando tienes claro que mereces estar bien, vivir una buena vida y tener gente cerca que sepa quererte y cuidarte bien, entonces tomas una decisión y cambias tu vida. Es decir, dejas a tu pareja. Así se acaba el vivir siempre enfadada o frustrada porque la otra persona no le pone energía ni amor a la relación.

  • No tienes por qué pasarte la vida enfadada, no hay ninguna necesidad de vivir constantemente cabreada. Hay que aceptarnos y querernos tal y como somos, siempre que la forma de ser de la otra persona no nos haga sufrir.
  • No tienes por qué aguantar a una persona mentirosa, egoísta, machista, insensible, insolidaria, explotadora, etc.

No tienes por qué sufriral lado de alguien que no se trabaja por dentro para ser mejor persona.

  • No tienes por qué resignarte a estar con alguien que no te quiere o que dice que te quiere pero no te lo demuestra.
  • No tienes necesidad de aguantar situaciones que no te hacen bien, no tienes que soportar una relación con alguien que no tiene el nivel suficiente para construir una relación bonita y vivir en pareja.
  • No te conformes, no te resignes, no te quedes a esperar un cambio milagroso: libérate cuanto antes para vivir mejor y para disfrutar más de la vida.

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de cuerpomente?