Más honestidad

¿Engañan menos los hombres ahora?

Aún hay muchos que engañan a sus parejas para que ellas mantengan su pacto de fidelidad, pero también es cierto que cada vez hay más hombres que expresan honestamente lo que sienten y lo que quieren. Son más honestos.

¿Engañan menos los hombres ahora? Mi impresión es que sí, que los hombres son más honestos ahora que antes. Y ocurre porque antes tenían que casarse aunque no tuvieran ganas, y ahora ya no.

Aún hay muchos que engañan a sus parejas para que ellas mantengan su pacto de fidelidad, pero también es cierto que cada vez hay más hombres que expresan honestamente lo que sienten y lo que quieren. Por eso hay tantos proponiendo nuevas formas de relacionarse a sus compañeras más acorde con sus deseos y necesidades: relaciones light, relaciones abiertas, relaciones que no son relaciones…

Creo que en la medida en que se liberan de los mandatos de género, los hombres son más honestos y engañan menos.

Ahora es más difícil que un hombre que no se enamora se comprometa y eso permite que sus parejas puedan decidir si abren o no la pareja, si la quieren light o la quieren profunda, cuánto tiempo quieren invertir en esa relación, si les merece o no la pena, si se sienten o no queridas, si hay condiciones o no para quererse, y en qué medida les apetece implicarse emocionalmente en la relación.

Artículo relacionado

infiel cuadrado

Fui infiel y me siento culpable: ¿Qué debería hacer?

Cuanto más honestos son los hombres, más libres somos las mujeres y los demás hombres, porque solo cuando las parejas hablan con sinceridad es cuando podemos negociar, tomar decisiones y elaborar pactos en conjunto. Y si no se puede llegar a acuerdos o si los modelos de pareja que tenemos son muy diferentes, podemos dejar la relación y así evitar el sufrimiento.

¿Qué ha cambiado para que ahora sean más honestos?

Antiguamente, se entendía que un adolescente solo se convertía en un hombre adulto cuando conseguía un trabajo, se casaba y fundaba una familia. Pero eso ha cambiado y al hombre no se le exige comprometerse a cualquier precio. Se supone que los hombres ya no van al matrimonio obligados, sino que van con muchas ganas a la boda. ¿Por qué?

  • Son más autónomos. Antes, en cierta manera, el hombre necesitaba casarse cuanto antes porque necesitaban a una criada que les cuidase sustituyendo a mamá, ya que no eran educados para ser adultos autónomos. Dependían de una mujer para las tareas más básicas de la vida. Ahora son cada vez más los hombres que ya no necesitan criada porque han aprendido a cocinar, a ir a la compra, a lavar los suelos, limpiar el polvo, lavar los platos, lavar y doblar ropa, organizar la casa, cambiar pañales, curar heridas, vigilar fiebres, administrar el presupuesto mensual del hogar, etc.
  • El matrimonio ya no es sinónimo de triunfo social. Antiguamente casarse era una señal de triunfo social para los hombres, de la misma manera que lo era acumular propiedades, tierras, ganado o dinero. Casarse era una forma de demostrar que eran hombres “normales” capaces de ejercer de reyes en su propia familia.

Artículo relacionado

 poliamor-más-facil-para-los-hombres

¿La poliamoría es más fácil para los hombres?

  • La paternidad es una elección. Antes los hombres eran padres por obligación: no había métodos anticonceptivos y se veían obligados a mostrar su virilidad a partir de su fertilidad. Si no eran capaces de engendrar hijos se cuestionaba su masculinidad, así que la mayor parte se dedicaba a regar de hijos e hijas el mundo, dentro y fuera del matrimonio, para demostrar lo machos que eran. Hoy en día son muchos los que no quieren ser padres, ni sienten deseos de formar una familia.

Hoy en día la paternidad es una elección: algunos padres se han dado cuenta de que no quieren tener hijos e hijas.

  • Las mujeres pueden no aceptar la infidelidad. Antiguamente casarse no era un impedimento para tener una vida sexual y sentimental variada, porque las infidelidades masculinas eran como una travesura, y las mujeres se veían obligadas a tragar, aguantar, y perdonar una y otra vez. Ahora, sin embargo, la infidelidad es el principal motivo de separación y divorcio y la pareja ocupa el espacio público unida: antes las mujeres estaban en casa, ahora vamos a todos lados con la pareja.

Es una buena noticia que los hombres que no quieren comprometerse, no se comprometan. Antes engañaban a todo el mundo haciendo que se comprometían y hacían mucho daño a sus compañeras firmando pactos de fidelidad que luego no cumplían. Aún hay muchos que siguen haciendo como que se comprometen sin comprometerse realmente, pero creo que afortunadamente son cada vez menos.

Artículo relacionado

violencia infidelidad

La infidelidad no es violencia (pero puede serlo)

Los hombres tienen mucho trabajo de autocrítica por delante: la honestidad es uno de los ejes del trabajo que necesitan para dejar de sufrir y para dejar de hacer sufrir a la gente con la que se relaciona. El otro es el trabajo con sus emociones: la capacidad para vincularse emocionalmente y para comprometerse afectivamente en una relación.

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de cuerpomente?