Virilidad frágil

¿Por qué los hombres inseguros son más infieles?

Los hombres antiguos, los patriarcales, todavía creen que su virilidad se mide en base al número de mujeres que logran conquistar. Cuanto más inseguros se sienten más infieles son.

Los hombres educados en la tradición patriarcal sufren graves problemas de masculinidad. Este es el siglo en el que el feminismo está dando pasos agigantados y está transformando la vida de millones de personas. Y esto está afectando a la vida, también, de muchos hombres.

Por un lado, los hombres notan los cambios que se producen día a día en la sociedad y en las mujeres de su entorno: ya no se sienten propiedad de nadie, son más conscientes de la importancia de defender su autonomía y libertad, tienen pleno cocimiento de sus derechos fundamentales y están más que hartas de sufrir.

Artículo relacionado

violencia infidelidad

La infidelidad no es violencia (pero puede serlo)

Muchas prefieren estar solas a estar mal acompañadas, han tomado el timón del barco de sus vidas, ya no están dispuestas a tener doble jornada laboral y son mucho más cuidadosas y selectivas a la hora de emparejarse.

Por otro lado, los medios, la publicidad, la industria del cine, las producciones culturales y la industria del porno y de la trata siguen enviando los mismos mensajes de siempre, que entran en contradicción total con la realidad.

Las mujeres a las que uno presta atención son jóvenes, guapas, sexys y siempre disponibles para agradar a los hombres, las demás no existen.

Las mujeres son objetos que pueden ser de tu propiedad, si no tienes una puedes alquilarla por horas, lo natural en las mujeres es que sean monógamas y leales cuando se enamoran, las mujeres son más débiles que los hombres, hay muchas mujeres malas y solo una buena, el amor es una guerra y si te enamoras pierdes.

Artículo relacionado

hombres casados infidelidad romanticismo

Hombres infieles: la monogamia son los padres

Los productores y creadores de videojuegos, películas, canciones, series de televisión siguen glorificando y mitificando al macho violento que ni siente ni padece...y sigue transmitiendo los valores patriarcales de la masculinidad: la virilidad de un hombre se mide por la cantidad de mujeres que logra conquistar y enamorar, la potencia sexual y la fertilidad de un hombre se mide por la cantidad de mujeres que logre embarazar.

Los hombres no lloran, los hombres no expresan en público ninguna emoción que no sea la ira, los hombres resuelven sus problemas con violencia, los hombres tienen que competir e imponerse sobre los demás para tener éxito en la vida…

Por todas estas razones los hombres más inseguros de su virilidad necesitan demostrar que son muy machos conquistando mujeres y comprobando su capacidad para seducir mujeres. Unos lo hacen de vez en cuando y otros lo hacen a diario: cuanto más inseguros están de su potencia sexual y de su masculinidad, más conquistas se ven obligados a hacer, bien para demostrárselo a sí mismos, bien para demostrárselo a los amigos.

Un pacto de hombres (frágiles)

Los grupos de amigos varones de masculinidad frágil tienen sus propios pactos de silencio y complicidad y construyen un mundo alternativo al de las fiestas y reuniones de parejas en las que se simula ser un hombre casado, monógamo, honesto, comprometido con la relación y la familia. En el mundo paralelo, siguen siendo adolescentes que se pasan porno en el grupo de Whatsapp y presumen de sus conquistas, se ríen como chiquillos cuando son descubiertos, disfrutan compartiendo fotos de sus amantes con los amigos, y hacen quedadas secretas en burdeles donde sus esposas jamás les irán a buscar.

Salir de putas es más cómodo que echarse un amante y mucho menos peligroso.

Como van en grupo tienen la coartada perfecta para presentar a las esposas: "nos hemos ido a cazar al monte", "nos hemos ido a tomar unas birras, estamos pescando en el río"... Tienen la confianza total del grupo: saben que ninguno va a traicionar el pacto de hombres, se cubren unos a otros, y se sienten muy poderosos haciendo cosas “secretas” para reafirmar de vez en cuando su virilidad delante del grupo.

Artículo relacionado

Por qué duelen los cuernos

Los cuernos no duelen, lo que duele es la mentira

El hombre patriarcal está convencido de que tiene derecho a vivir como soltero y como un hombre casado a la vez, pero para su honor es fundamental que su mujer no tenga la misma libertad amorosa y sexual que él. Por eso mienten y engañan a sus esposas: firman un pacto de fidelidad sabiendo que no lo van a cumplir, pero asegurándose de que ellas sí lo cumplirán.

Y así es como el macho –el patriarcal– hace lo que le da la gana y tiene acceso a todo lo que quiere: cree que tiene derecho a ello solo por haber nacido varón. Cuanto más patriarcal, más inseguro, mentiroso e infiel es: aprende a identificar a los hombres antiguos y huye de ellos, cuanto más lejos mejor.

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de cuerpomente?