Reparto de tareas desigual

Mi novio me ayuda "lo normal"

El abuso a causa del reparto desigual de tareas en casa es una de las principales causas de divorcio hoy en día. Las mujeres estamos agotadas porque muchos hombres aún no han asumido que no hemos nacido para servirles ni para trabajar gratis.

El abuso a causa del reparto desigual de tareas es una de las principales causas de divorcio hoy en día. Las mujeres estamos cansadas, estamos agotadas y estamos hartas de la carga mental y emocional que supone llevar un hogar y una familia. La doble jornada laboral que hacemos tiene consecuencias sobre nuestra salud física, mental y emocional: tener tan poco tiempo libre nos enferma, nos estresa y nos amarga la vida.

Muchos hombres todavía no han asumido que las mujeres no hemos nacido para servir ni para trabajar gratis, que tenemos el mismo derecho a descansar que ellos, y que no es justo que ellos tengan más energía y más tiempo libre que nosotras. Aunque hay cosas que han cambiado en los últimos años (los hombres de antes vivían como reyes en sus hogares), los hombres de hoy en día “ayudan” lo normal, unos menos y otros más. Y otros tantos, nada de nada.

El injusto reparto desigual de las tareas del hogar

La acumulación de rencor por la sobrecarga de trabajo nos hace daño a nosotras mismas, porque nos va llenando de ira, rabia, frustración y otras emociones negativas. En la lucha feminista las mujeres nos sentimos acompañadas y logramos sacar esas emociones para protestar, para denunciar la explotación en la que vivimos, y para exigir un mundo más justo, más igualitario y más solidario.

Artículo relacionado

señores que limpian

Señores que no entran al trapo

Y es que el tema de las tareas y los cuidados no solo es una cuestión de machismo, sino sobre todo de egoísmo. Los hombres que no hacen nada en casa son insolidarios porque se esperan a ser servidos como si fueran reyes: se comportan como reyes y viven como reyes en sus propios hogares.

Da igual si afuera son los hombres más pobres y explotados del mundo: en sus casas estos hombres gobiernan y tienen súbditos y sirvientes.

Unos no se levantan de la mesa cuando terminan de comer, y otros friegan los platos. Unos ayudan un poco y otros se quedan hasta el final recogiendo y limpiando. Unos esperan que les lleves el café y el postre a la mesa, otros esperan que la ropa se limpie, se doble y se coloque sola en los armarios. Nosotras esperamos el milagro: el día en el que ellos tomen conciencia y decidan asumir sus responsabilidades.

Esperamos que esa toma de conciencia les lleve a ser solidarios y a trabajar en equipo. Pero lo cierto es que nadie les enseña a trabajar en equipo con las mujeres. A los niños se les enseña desde muy pequeños que las mujeres nacimos para cuidarles, adorarles, amarles y esperarles.

Hacia el fin de la monarquía en el hogar

Nosotras, las mujeres de hoy en día, no queremos tener hijos adultos en la casa, ni queremos monarquías en el hogar: lo que queremos es un compañero con el que compartir la vida. Y si el compañero no es compañero, entonces es mejor que no sea nuestra pareja.

Artículo relacionado

lucha poder pareja

11 ideas para desterrar las luchas de poder en la pareja

Dejemos de creer que podemos educar a los hombres que no han llegado a ser adultos y que necesitan una madre abnegada o una criada esclavizada que les cuide. No podemos educar a nadie si la otra persona no lo asume por dentro como una necesidad vital.

Si tu pareja no lo asume, si no se pueden llegar a pactos que equilibren el reparto de tareas y el tiempo libre, si el chico no da la talla y se comporta como un niñato malcriado, creo que es mejor vivir solas con nuestro orden y nuestro desorden que ir recogiendo los calzoncillos de un tipo que sueña que es el rey de su mundo.

Si con tu pareja no puedes pactar una relación igualitaria y basada en los cuidados mutuos, entonces es que no hay condiciones para construir una pareja. Porque la solidaridad y los cuidados son la base de cualquier historia de amor entre dos personas.

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de cuerpomente?