Amor en construcción
Coral Herrera
Escritora
Coral Herrera

Test: ¿seguir o dejarlo?

Se acabaron las mariposas en el estómago: ¿qué hacemos?

Cuando baja la intensidad de la pasión inicial empezamos a conocernos realmente, sin el efecto de la droga del amor que nos nubla los sentidos. Es el momento de decidir qué vamos a hacer con esa relación.

 se acaba pasion principio test seguir o dejarlo

Vuestra relación ha estado llena de fuegos artificiales durante unos días, unas semanas o meses. Cuando surgió el enamoramiento y resultó ser recíproco, ambos os lanzasteis a vivir un romance lleno de risas, juegos, pasión, conversaciones larguísimas, sesiones de sexo maravilloso y muchas noches sin dormir.

Sin embargo, como el cerebro no puede estar en este estado de locura mucho tiempo, la intensidad va bajando: empezáis a dormir más, ya no nos dan taquicardias, van parando las mariposas en el estómago, no os sudan las manos ni os tiembla la voz y vais, poco a poco, volviendo a la realidad, a cumplir con vuestras obligaciones y a retomar las rutinas.

Es el momento de plantearse el futuro de la relación

Normalmente el enamoramiento surge cuando hay una química sexual muy intensa que no nos deja separarnos y que nos dispara la imaginación: la atracción se mezcla con el romanticismo y de pronto nos encontramos en la cúspide del éxtasis, disfrutando como nunca del amor, del sexo y de la vida.

Cuando eso se termina hay que preguntarse si se cumplen las condiciones para amarse. Es decir, en lugar de lanzarnos a lo loco, deberíamos pararnos para evaluar qué sucede con nosotros y con la otra persona ahora que nos hemos despojado de esa pasión inicial.

No todos los romances se convierten en historias de amor hermosas. Si vais a pasar tiempo juntos deberíais tener cosas que poder compartir, aficiones comunes, un cierto nivel de conversación, temas que os interesen a ambos, modos de ver y de vivir la vida similares.

Hay que buscar lo común, estudiar si hay posibilidades de disfrutar del amor y, sobre todo, comprobar si hay reciprocidad. Hacerte estas preguntas te puede ayudar.

  • ¿Es posible construir una pareja y tener un proyecto de vida en común?
  • ¿Compartimos el mismo modelo de pareja y la misma idea de amor romántico?
  • ¿Tenemos las mismas ganas de estar juntos?
  • ¿Cuál es mi nivel de compromiso? ¿Y el de la otra persona?
  • ¿Sigue siendo divertido o va a la cosa tendiendo hacia el drama?
  • ¿Me siento cuidada y querida?
  • ¿Me siento correspondida?
  • ¿Tendrá ganas de seguir la persona o se quedará por inercia?
  • ¿Me gusta realmente la persona de la que me he enamorado? ¿La acepto tal y como es, con sus defectos y limitaciones?
  • ¿Hay algo que podamos compartir aparte del buen sexo? ¿Me gusta fuera de la cama?
  • ¿Puedo disfrutar del amor o voy a sufrir?
  • ¿Voy a poder pactar para construir mi relación o tendré que conformarme con lo que me ofrezca la otra persona?
  • ¿Hay alguna diferencia ideológica insalvable entre nosotros?
  • ¿Qué cosas no me gustan de la otra persona? ¿Puedo aceptarlas sin problemas?
  • ¿Albergo la esperanza de que la otra persona cambiará gracias a mí?
  • ¿Me querrá la otra persona tal y como soy o querría cambiarme?

Imagina tu vida con esa otra persona y sé realista

Normalmente no nos paramos a hacernos estas preguntas porque damos por supuesto que después del enamoramiento viene el amor, y la relación de pareja estable, pero no siempre se puede construir un vínculo sentimental con alguien que deseamos mucho.

No siempre un compañero sexual puede ser un buen compañero de vida, no siempre hay afinidad y compatibilidad: a veces la química surge entre personas de mundos muy diferentes pero, tras la fiesta romántica inicial, se dan cuenta de que no les apetece formar equipo y construir un vínculo estable.

Cuando disminuye la pasión inicial, con más lucidez, comenzamos a ver los defectos de la otra persona e, inevitablemente, nos decepcionamos. Porque el amor romántico es una experiencia alucinógena que nos altera la percepción y el raciocinio, que nos afecta un poco al sentido común.

Si hemos mitificado mucho el amor e idealizado mucho a nuestro compañero sexual, entonces es posible que la decepción sea enorme.

Como el romanticismo es un mito, siempre hay un choque con la realidad. Pero si no hay ningún tipo de correspondencia quizás lo mejor sea no empezar una relación. Si hay mucho misterio, si hay mentiras, si hay comportamientos extraños por parte de la otra persona, quizás sea mejor no empezar la relación.

Los 3 ingredientes de una buena pareja

¿Qué tipo de pareja eres?

Los 3 ingredientes de una buena pareja

Si su forma de tratarte ha cambiado por la bajada de la intensidad, también merece la pena sentarse a hacerse preguntas y a pensar si merece la pena, si vas a divertirte, si la otra persona se siente libre a tu lado, si te sientes libre tú.

Si no te trata bien, por muy enamorada que te sientas, no inicies una relación seria.

Si no demuestra el mismo entusiasmo por consolidar la relación puede que lo mejor sea dejarlo en el momento justo, antes de que empiece la relación, antes de que se lo presentes a tus amigos y familiares, antes de que se formalice el compromiso emocional.

Porque una vez que apostamos por el amor, es más difícil salir de una relación, y más daño nos hacemos los unos a los otros. Hay que pensárselo bien, y en caso de duda, preguntar a nuestra gente si cree que hay condiciones para que podamos formar pareja.

La mejor forma de evitar el sufrimiento es ponerse práctica cuando empieza a disminuir el enamoramiento. Ser realistas para auto-cuidarnos mucho: ¿vamos a pasarla bien en el caso de que decidamos empezar la relación?

Hay que cuidarse mucho a una misma porque empezar una relación requiere de mucho tiempo, mucha energía, muchas emociones, y no siempre hay condiciones.

Si ponemos en común con la pareja estas preguntas y ambas tenemos ganas de construir una relación de pareja, hay que ponerse a elaborar los pactos que se hacen cuando dos personas quieren compartir un trocito de sus vidas juntas.

Nos jugamos mucho cuando empezamos una relación. Por eso es tan importante cuidarnos con amor y elegir las mejores compañías.

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de Cuerpomente?