Fáciles y sanos

4 postres veganos con fruta para chuparse los dedos

A nadie le amarga un dulce, ya sea para desayunar, merendar o en la sobremesa. Estas opciones son deliciosas, pero sobre todo sanas.

En invierno tenemos un montón de frutas deliciosas para tomar de postre o para elaborar postres fáciles y rápidos. Hoy me gustaría daros unas cuantas ideas de postres invernales muy sencillos para quienes tengáis poco tiempo pero os guste variar en dulces.

Estas recetas también sirven como desayuno o como merienda, no solo para después de las comidas. A partir de ellas, además, podéis hacer muchas otras, utilizándolas como base para tartas, por ejemplo, o mezclándolas con otros ingredientes como yogures vegetales, gachas de avena, etc.

Manzanas asadas

Es el postre elaborado más fácil que podemos hacer. Solo tienes que lavar bien unas cuantas manzanas, ponerlas en una bandeja para horno y hornear a 200º C durante 25-30 minutos, hasta que estén tiernas.

Quedan muy dulces y se pueden comer frías o calientes. Aprovecha y mete al horno todas las que quepan, refrigera las que te sobren y tendrás postre para unos cuantos días.

Artículo relacionado

tarta de manzana

Tarta vegana de manzana paso a paso

Peras al horno

Muy fácil también, te sirve como postre, como merienda o desayuno.

Ingredientes:

  • 4 peras grandes
  • ½ taza de frutos secos picados (nueces, almendras, avellanas, etc.)
  • ¼ de taza de pasas (u orejones cortados en trocitos)
  • Canela al gusto

Preparación:

  1. Precalienta el horno a 180ºC.
  2. Corta las peras por la mitad a lo largo y quita el centro, las semillas. En los huecos pon los frutos secos y las pasas, y espolvorea con la canela.
  3. Si lo quieres más dulce aún, puedes poner unos hilos de sirope de arce o de agave por encima.
  4. Hornea las peras 30 minutos a 180º C o hasta que empiecen a dorarse. Están mejor templadas o frías, así que deja que se enfríen antes de servirlas.
  5. Guarda en la nevera las que te sobren, te durarán entre 3 y 4 días.

Artículo relacionado

5 CHOCOLENAS

6 tentempiés saludables para cualquier momento

Fresas asadas

Te sirven como postre tal cual o para elaborar otros. Por ejemplo, para servir por encima de yogur vegetal, para hacer tartas o para tostadas con topping dulce.

Ingredientes:

  • 500 g de fresas o fresones
  • Aproximadamente ½ taza de agua
  • 1 ramita de vainilla

Preparación:

  1. Precalienta el horno a 200º C.
  2. Lava las fresas y quita las hojas. Parte las fresas en mitades o en cuartos si son grandes y ponlas en un molde alto para horno. Por ejemplo, una bandeja de vidrio apta para hornear.
  3. Abre la vainilla por la mitad a lo largo y córtala en dos a lo ancho. Pon la vainilla en el molde y vierte agua por encima. No tiene que quedar caldoso, lo justo para que estén bien húmedas y haya un poquito de agua en el fondo.
  4. Hornéalas a 200º C durante 25-35 minutos, hasta que estén tiernas y de color rojo fuerte.
  5. Deja que se enfríen antes de servirlas. Guarda las que sobren en un recipiente bien cerrado en la nevera, te durarán 3 días.

Si quieres puedes hacerlo con fresas congeladas. Deja que se descongelen en la nevera al menos 8 horas (déjalas en la nevera por la noche y al día siguiente estarán descongeladas) y procede igual.

Las fresas congeladas estarán mucho más blanditas que las frescas y soltarán más agua, así que puedes hacerlas unos minutos menos (entre 20-25) y sin añadir agua.

Artículo relacionado

batido-chocolate

7 postres sanos para disfrutar del chocolate sin culpa

Queso crema con cítricos

El queso vegano más fácil de hacer y más resultón es el de yogur. Este queso crema o labneh vegetal tiene una textura muy cremosa y un sabor suave que combina tanto con dulce como con salado.

Ingredientes:

  • 4 yogures de soja sabor natural (sin azucarar y sin sabores)
  • 1/8 de cucharadita de sal
  • 2 naranjas
  • Un par de rodajas de piña
  • Ralladura de ½ limón

Preparación:

  1. Para hacer el queso crema vacía los yogures en una muselina o tela fina, añade la sal, mézclalo, cierra la tela y déjalo colgado para que escurra (lo puedes dejar colgado del grifo del fregadero por ejemplo) al menos 12 horas.
  2. Puedes apretarlo un poquito para extraer más líquido, pero con cuidado de que no se salga también el yogur.
  3. Pasa el yogur escurrido a un bol. Pela las naranjas y córtalas en rodajitas.
  4. Corta la piña en trocitos.
  5. Sirve el queso con las naranjas y piña alrededor, y la ralladura de limón por encima.

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de cuerpomente?