Cocina con recursos

5 cosas que puedes hacer con una sartén

Una sartén es mucho más versátil de lo que parece, no sirve solo para freír. Aprovecha todo su potencial.

A veces tenemos un montón de cacharros y no sabemos cuáles usar, o usamos un montón a la vez para cocinar ingredientes por separado. El caso es que con una sola sartén se pueden hacer un montón de platos, sin complicarse la vida y sin necesidad de otros accesorios.

Aquí podréis encontrar 5 ideas para aprovechar el potencial de vuestras sartenes:

1. Descongelar y cocinar

Verduras congeladas, hamburguesas vegetales, potajes, sofritos, etc. Todo se puede poner directamente a la sartén, a fuego lento, tapado, para descongelar rápidamente y después subir el fuego para cocinar.

Funciona especialmente bien con lo que está en trozos pequeños o planos, que no es un bloque muy alto, porque así el calor llega más rápidamente a todas partes y va derritiendo poco a poco el hielo (de su propio jugo, de caldos o de salsas).

Hay que tener cuidado cuando ponemos hamburguesas y alimentos con menos contenido de agua, para que no se quemen. En ese caso hay que vigilar de vez en cuando, darle la vuelta cuando sea necesario y, si vemos que está quedando muy seco, añadir una pizca de agua (muy poquito, no hace falta que cubra todo el fondo de la sartén). Se tapa para una cocción "al vapor" en la propia sartén.

Artículo relacionado

Renueva tus utensilios de cocina

Revisa tus utensilios de cocina. ¿Toca cambiarlos?

2. Pastas y arroces con verduras

En lugar de cocer aparte la pasta y saltearla con verduras, podemos dorar en una sartén las verduras que queramos, después añadir la pasta y el agua justa para cubrirlo y cocerlo todo junto, tapado (para que se evapore el caldo que no queramos basta con destapar).

Tendremos un plato de pasta con verduras más rápido y sin tener que usar más fogones ni fregar más cosas. Con el arroz se puede hacer lo mismo, de hecho es como hacer una paella.

Artículo relacionado

Freír sin aceites

5 trucos para freír ligero (y sin fritanguear)

3. Potajes exprés

Si tienes legumbres ya cocidas (de bote también sirven) y unas cuantas verduras, puedes hacer un potaje en una sartén en menos de media hora.

Prepara un sofrito con lo que quieras, por ejemplo cebolla y pimiento, y ve añadiendo el resto de ingredientes. Al final, pon las legumbres y una pizca de agua y hiérvelo todo junto a fuego fuerte un par de minutos, lo justo para que se calienten bien. Puedes dejarlo más tiempo para un caldo más espeso y sabroso.

Esto funciona muy bien sobre todo cuando quieres hacer potaje solo para 1 o 2 personas, sin tener que hacer grandes cantidades ni usar la olla. Es un plato rápido para esos momentos en los que no tienes apenas tiempo pero quieres comer bien.

Artículo relacionado

errores en la cocina

8 errores que tienes que dejar de cometer en la cocina

4. Tostadas sabrosas

En lugar de hacerlas en la tostadora, prueba a la sartén. Ponla a fuego medio y espera a que se caliente antes de poner el pan. Puedes poner unas gotas de aceite de oliva para que se doren mejor y con más aroma. En uno o dos minutos estarán listas (recuerda que tienes que darles la vuelta).

La ventaja de la sartén es que puedes poner panes más gruesos que normalmente no caben en la tostadora, como barritas integrales o lonchas de pan redondo.

También sirve si son rebanadas congeladas. Solo pon la sartén a fuego lento al principio para evitar que se doren mientras siguen aún congeladas.

En el caso de panes planos como chapatis, naan o similares, puedes humedecerlos un poco (pasándoles la mano húmeda) antes de ponerlos en la sartén. Recuperarán su elasticidad y no quedarán secos. También hazlos tapados.

Artículo relacionado

Utensilios de la cocina sana

Los 7 utensilios estrella de la cocina sana

5. Especias más aromáticas

Aunque hierbas como el cebollino, el perejil, el cilantro o la albahaca sean más delicadas, hay otras que sí se benefician de un ligero tostado previo, como en general todas las que se usan para curries: semillas de cilantro, cardamomo, semillas de mostaza, asafétida, hinojo, comino, tomillo, pimienta (blanca, negra, de Jamaica, de Sichuán, etc.)...

Se pueden dorar un minuto a la sartén y después utilizar en el plato que vayamos a preparar o dejar enfriar y moler con un molinillo de especias para guardar.

En algunos casos, como en el de las semillas de hinojo, el tostado las hace más fáciles de moler porque elimina la poca humedad que puedan tener.

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de cuerpomente?