100% veganas

Cómo sustituir los lácteos en 5 salsas caseras tradicionales

La mayoría de salsas tradicionales contienen ingredientes de origen animal. La cocina vegana nos permite encontrar alternativas igual de sabrosas. ¡Estas son algunas!

Una buena forma de condimentar nuestros platos es utilizando salsas. Una buena salsa puede convertir unas tristes patatas cocidas en un manjar o un plato de pasta en una delicatessen.

Si buscas cómo hacer bechamel o las salsas básicas sin lácteos, en este artículo explico la base de todas ellas.

Pero hay muchas otras salsas tradicionales que se elaboran con lácteos (leche, crema, nata, queso…). Por eso en esta ocasión os doy unas cuantas recetas veganizadas, utilizando otros ingredientes que hagan las mismas funciones que los lácteos, pero de origen vegetal.

Salsa Russian dressing

Esta salsa americana es la que se usa para los sándwiches Reuben. Los rusos la llaman "ketchunnaise" por los dos ingredientes principales. Úsala para tus sándwiches o bocadillos, en pequeñas cantidades, o para mojar verduras asadas.

Ingredientes:

  • 1 taza de veganesa
  • ¼ de taza de ketchup
  • 3 cucharadas de pasta de rábano picante
  • ¼ de cebolla
  • 1 cucharadita de tabasco u otra salsa roja picante
  • Una pizca de pimentón
  • Sal al gusto

Preparación:

  1. Bate con la batidora la cebolla (o rállala) hasta que quede una pasta.
  2. Mézclala en un bol con el resto de ingredientes hasta que quede una salsa rosa homogénea.
  3. Guárdalo en la nevera hasta el momento de servir.

Artículo relacionado

Salsa de albahaca y anacardos

3 salsas sabrosas y nutritivas para aderezar tus platos

Salsa Fritessaus

Es la salsa holandesa con la que suelen servir las patatas fritas. A diferencia de la mayonesa, tiene menor contenido de aceite y es un poco más dulce. Os la recomiendo tanto para patatas fritas como para otras hortalizas (boniato, coliflor, zanahorias, etc).

Ingredientes:

  • 2 cucharadas de almidón de maíz
  • ½ taza de agua
  • ¼ de taza de bebida vegetal (sin sabores y sin endulzantes)
  • ½ taza de aceite de girasol algo oleico
  • 2 cucharadas de zumo de limón
  • ½ cucharadita de azúcar (opcional)
  • 1 cucharada de mostaza
  • Aprox. ¼ de cucharadita de sal

Preparación:

  1. Primero disuelve el almidón de maíz en el agua. Ponlo a fuego medio removiendo constantemente y retíralo cuando espese. Deja que se temple.
  2. En el vaso de la batidora o en un vaso para la batidora de brazo pon esta mezcla junto con la bebida vegetal, azúcar, mostaza y sal. Bátelo mientras añades poco a poco el aceite hasta formar una emulsión.
  3. Agrega el zumo de limón y bátelo todo junto.
  4. Pruébalo y rectifica de sal si fuese necesario. Puedes añadir una pizca de cúrcuma para darle más color.
  5. Guárdalo en la nevera hasta el momento de servir.

Artículo relacionado

Salsas fáciles y rápidas

5 salsas ligeras y saludables listas en 5 minutos

Salsa Agliata

Una salsa italiana a base de ajo para acompañar todo tipo de platos. Si no sabes con qué acompañar pasta, usa esta salsa. Si además añades unos trocitos de tofu ahumado, tendrás un plato especialmente exquisito.

Ingredientes:

  • 100 g de pan duro del día anterior
  • 4-5 cucharadas de vinagre de manzana
  • ¼ de taza de agua
  • 6 dientes de ajo
  • 4 cucharadas de aceite de oliva
  • Sal y pimienta al gusto

Preparación:

  1. Corta el pan en daditos y ponlo en un bol o un recipiente con el agua y el vinagre. Deja que repose hasta que esté blandito.
  2. Bate con la batidora los ajos hasta que queden hechos una pasta. Escurre el pan y añádelo. Bátelo todo junto añadiendo poco a poco el aceite de oliva hasta formar una emulsión.
  3. Añade sal y pimienta molida y bátelo de nuevo. Se puede añadir un poquito de bebida vegetal (sin azucarar) para hacer más cantidad de salsa y con un sabor más suave.
  4. Guárdalo en la nevera. Se puede calentar a fuego lento para servirla templada.

Salsa Mujdei

Esta salsa rumana es especialmente deliciosa como acompañamiento de platos de patatas. Se puede añadir más o menos nata vegetal si queremos una salsa más suave y líquida. Para esta versión lo he hecho con la batidora, que será mucho más fácil y no quedarán trozos grandes de ajo (tradicionalmente se majan en un mortero).

Sírvela también como acompañamiento de arroces (tipo paella), verduras al horno (coliflor, boniato, romanesco, etc) o seitanes a la plancha.

Ingredientes:

  • 5 dientes de ajo
  • 150 ml de nata vegetal para cocinar (de soja, avena o arroz)
  • 3 cucharadas de aceite de girasol alto oleico
  • 2 cucharadas de zumo de limón
  • Aprox. ¼ de cucharadita de sal

Preparación:

  1. Pela los ajos y quita el nervio. Ponlos en el vaso de la batidora o recipiente para batir y tritúralos hasta que se forme una crema.
  2. Añade la sal, zumo de limón y nata poco a poco sin dejar de batir.
  3. Agrega el aceite de girasol poco a poco también para formar una emulsión.
  4. Pruébalo y rectifica de sal si fuese necesario.

Artículo relacionado

Roux para salsa bechamel

¿Sabías que el roux es el secreto de una buena bechamel?

Salsa Caruso

Originada en Uruguay, esta salsa es exquisita en platos de pasta. Os dejo esta versión vegana que queda igual que la original.

Ingredientes:

  • 200 ml de nata de soja para cocinar
  • 1 taza y ½ de bebida de soja (u otra bebida vegetal) sin azucarar y sin sabores
  • ¼ de pastilla de caldo de verduras
  • 3 cucharadas de almidón de maíz (maicena) o de tapioca
  • 100 ml de agua
  • 200 g de champiñones
  • 50 g de queso vegano tipo semicurado, cheddar fuerte o similar
  • 100 g de embutido vegano tipo jamón york (también sirve tipo mortadela o incluso bacon vegano)
  • 2 cucharadas de margarina vegetal o aceite de oliva
  • Aprox. ⅛ de cucharadita de sal

Preparación:

  1. Pica el queso vegano y el embutido y corta los champiñones en láminas. Dora los champiñones y el embutido en una sartén aparte con el aceite, lo justo para que cojan color y aroma. Resérvalo.
  2. En un cazo o cacerola mezcla la nata con la bebida de soja, el caldo de verduras y la sal y ponlo a fuego fuerte.
  3. Cuando vaya a hervir baja el fuego al mínimo y remueve bien.
  4. Agrega el embutido y los champiñones y remuévelo bien.
  5. Añade el queso vegano y mézclalo. Deja que se cueza todo junto unos minutos.
  6. En un vasito disuelve el almidón con el agua y añádelo a la cacerola, removiendo rápidamente. Si ves que tu salsa espesa demasiado puedes añadir un poco más de bebida de soja y mezclarlo bien. Sírvelo caliente.

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de cuerpomente?