Nuevos sabores

8 claves para marinar tus verduras y hortalizas

Puedes conseguir que tus platos vegetales ganen en sabor y textura si los marinas previamente. ¡Las verduras y setas cortadas absorben muy bien los aromas!

Una forma diferente de preparar verduras y hortalizas es marinarlas primero. Dejar reposar las verduras ya cortadas en una mezcla de sabores puede realzar mucho su sabor y su textura a la hora de cocinarlas o también dejarlas listas para comer en crudo (como los encurtidos).

La ventaja de las verduras, hortalizas y setas es que pueden absorber muy bien las marinadas. Al cortarlas, el interior expuesto es más absorbente que la piel y puede llenarse de los sabores que hayas combinado. El truco es utilizar vegetales cortados y, si puede ser, con una estructura interior más de "esponja" (con un alto contenido en aire, como las berenjenas, por ejemplo).

Artículo relacionado

mejorar ensaladas

9 trucos para mejorar tus ensaladas rápidamente

1. ¿Qué necesito para marinar verduras?

Se pueden usar un montón de especias y líquidos que confieran sabor, color y textura. Se trata de elegir tus sabores favoritos y los que mejor quedan con las verduras que estás preparando.

Las especias, cuanto más picadas, mejor. Así soltarán más compuestos aromáticos a la marinada. Si usas especias secas puedes molerlas un poco más con un molinillo de café. Recuerda que molidas ocupan menos espacio (es decir, que una cucharadita de especias molidas puede contener 4-5 cucharaditas de especias sin moler, tenlo en cuenta para no pasarte).

Algunas hierbas, como el romero o el laurel, no necesitan este procesado, pueden aromatizar líquidos sin estar cortadas o machacadas. Es cuestión de mezclar bien y dejar reposar el tiempo suficiente.

2. ¿He de añadir sal?

Utiliza la sal solo para dar una pizca de sabor o mejorar una textura, por ejemplo la de las judías verdes. Las verduras marinadas tendrán mucho sabor y, si añades también salsas como la de soja, teriyaki o similares, ya estarás añadiendo sal. Ante la duda, no añadas más sal hasta el momento de servir (y pruébalo antes, claro).

Artículo relacionado

Cómo mejorar nuestros platos

3 consejos para ponerle chispa a tus comidas

3. ¿Qué ocurre con los ingredientes ácidos?

El zumo de limón, tamarindo, lima o vinagre puede ayudar tanto a dar sabor como a lograr una textura más firme. Recuerda, por ejemplo, las texturas de los encurtidos: más crujientes y enteras.

El limón y el vinagre quedan especialmente bien cuando las verduras están cortadas finas. Por ejemplo para hacer calabacín en vinagre o ensaladas de verduras ralladas. Un rato marinando con especias y ácido les da muy buen sabor, la pungencia justa y un extra de textura crujiente.

4. ¿Puedo usar aceites aromáticos?

Por lo general los aceites no suelen penetrar mucho en los alimentos (crudos, fríos) y más cuando se trata de una marinada (el aceite y el agua no se mezclan), pero sí puedes utilizar aceites aromáticos para mejorar el bouquet de aromas.

Por ejemplo un aceite de oliva virgen extra de alguna variedad que te guste (picual, cornicabra, etc). Con una capa fina es suficiente. Después, si vas a cocinarlo, puedes aprovechar ese aceite.

También puedes marinar una calabaza cortada por la mitad. Hazle unos cortes en la carne, añade tu marinada y déjalo reposar un par de horas. Después ásala al horno solo escurrida, sin limpiar ni lavar. Quedará más dorada y aromática.

Artículo relacionado

Salsas fáciles y rápidas

5 salsas ligeras y saludables listas en 5 minutos

5. ¿Qué salsas son las mejores salsas para marinar?

Las salsas de soja en general son muy buen ingrediente para las marinadas ya que aportan mucho sabor, salazón, color y azúcares que equilibran el sabor global de las verduras.

Algunas salsas, como las de estilo chino, las salsas teriyaki y yakitori, la salsa de soja tailandesa o la filipina, pueden contener pequeñas cantidades de azúcar. Este azúcar se tostará cuando saquemos nuestras verduras y las hagamos a la plancha, al horno o de la manera que sea. Tenlo en cuenta porque pueden quemarse rápidamente. Para evitarlo, añade la cantidad justa para dar color y después cocínalas lo mínimo para que estén calientes, tiernas y fragantes.

Los hongos en general (setas y champiñones de todo tipo) se benefician mucho de las variedades de sabores de las salsas de soja, más aún si están desecados (suelen vender así las setas shiitake, por ejemplo).

Artículo relacionado

Caldos vegetales listos para usar

Cómo tener un buen caldo vegetal casero siempre a punto

6. ¿Es aconsejable usar caldos en las marinadas?

No son el ingrediente más típico de las marinadas pero merece la pena usarlos aunque sea para determinados platos. Aparte de agua, especias, sal, aceites y salsas, puedes añadir una pequeña cantidad de caldo de verduras casero, o sustituir el agua por caldo.

Según los ingredientes de tu caldo, así será su sabor, así que puedes aprovechar y hacer caldos ricos en ciertos ingredientes que van muy bien con cualquier marinada, por ejemplo ajo, puerro, cebolla, chirivía, hinojo, etc. Cuando uses caldos, procura mantener tus verduras marinando en un lugar fresco y seco, preferiblemente en la nevera, para evitar que se estropeen.

7. ¿Cuánto tiempo hay que dejar las verduras marinando?

En general, para cualquier verdura cortada (judías verdes, calabacín, calabaza, etc.) con un par de horas es suficiente, pero siempre puedes dejarlo más tiempo o incluso de un día para otro, bien guardado en la nevera.

Si puedes, agítalo de vez en cuando (cuando te acuerdes) para mezclar los ingredientes de tu marinada. Antes de proceder a servir o de cocinar las verduras, solo tendrás que escurrirlas.

8. ¿Y qué hago con la marinada que sobra?

Puedes hacer caldos y salsas, tanto para acompañar las verduras que has marinado como para preparar otros platos. A mí me gusta usarlas para guisos y potajes, añadiéndolas al sofrito cuando está casi terminado, antes de agregar el resto de ingredientes.

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de cuerpomente?