Gastronomía consciente
Virginia García
Chef vegana
Virginia García
Aperitivos típicos de navidad

Gastronomía casera

5 alternativas caseras a los productos navideños de supermercado

En estas fechas, los supermercados cambian el envoltorio de los snacks comunes por uno más navideño y le suben el precio. Mejor los hacemos en casa.

Ahora que tenemos la navidad a la vuelta de la esquina me he fijado que en muchos supermercados introducen productos “nuevos” con envoltorios navideños como reclamo para estas fiestas.

La mayoría de estos productos son superfluos, no aportan gran cosa, son bastante caros y tienen más envoltorio que producto. Por eso quería comentar algunos de ellos.

Hay gente que me ha preguntado si son buenas ideas para las comidas y cenas especiales que se avecinan. A mí no me lo parece. Si lo pensamos fríamente nos están intentando vender cosas sencillas con un papel bonito, y la verdad es que no necesitamos tanto envoltorio ni gastar tantísimo en estas fechas.

Cómo darle un toque navideño a los aperitivos de toda la vida

Si tú también has pensado en tirar de cosas de supermercado para innovar, te dejo mis sugerencias y alternativas.

1. Patatas fritas con sabores

Si quieres poner como snack unas patatas fritas chips no es necesario que recurras a productos con sabores raros. Puedes hacer tus patatas fritas caseras cortándolas muy finas con el pelador de verduras e incluso añadir otras hortalizas fritas de la misma manera: chirivía, boniato, yuca, remolacha, etc.

Para darles sabor espera a que se escurran del todo, ponlas en un bol grande, añade las especias y sabores que quieras por encima y agítalo (también puedes usar una bolsa grande). Si quieres que tengan un sabor especial “a mar” o “a pescado”, tuesta un par de láminas de alga nori hasta que estén bien secas, a la sartén, sin aceite, y hazlas polvo con las manos por encima de las patatas.

Puedes usar también mezclas de especias como curry o ras-el-hanout o añadir un chorrito de zumo de limón en el momento de servir.

La verdad es que no soy muy fan de las patatas fritas en general, pero si queremos sorprender y sabemos que es algo que siempre gusta, podemos hacer de ellas un aperitivo especial, como comentaba más arriba.

Las más raras que he hecho han sido espolvoreando té verde (matcha, el japonés), wasabi en polvo y sésamo tostado. Y estaban buenísimas. Creo que este año añadiré también chili en polvo, por aquello de usar el verde y el rojo como colores navideños.

2. Patés vegetales

Los que encontramos en supermercados como “novedad navideña” no tienen ningún misterio: paté de aceitunas negras o verdes, de tomates secos, de pimientos…

Solo necesitas el ingrediente principal (por ejemplo un bote de aceitunas sin hueso), escurrirlo y batirlo con la batidora con una pizca de pimienta, alguna hierba que te guste (por ejemplo orégano) y si quieres algún encurtido más que quede bien (las alcaparras por ejemplo). Se hace en 5 minutos, te ahorras dinero y puedes mezclar ingredientes a tu gusto.

Para los patés de tomates y pimientos es lo mismo: rehidrata tomates secos o parte de pimientos de piquillo asados y pimientos morrones caseros. Añade almendras si quieres que tenga un toque como la salsa romesco, pan rallado si lo quieres más consistente, especias que le vayan bien (orégano, perejil, romero, tomillo…), una pizca de aceite de oliva y listo. Solo tienes que batirlo.

El paté de aceitunas u olivada es el que siempre recomiendo “de última hora”. Casi siempre tenemos todos los ingredientes en casa y solo necesitas unos minutos para batirlo y servirlo, así que si no sabes qué hacer, tienes muchos comensales y poca comida, o necesitas un paté con urgencia, este te sirve perfectamente.

3. Frutas desecadas

En invierno tenemos una buena variedad de frutas desecadas que se pueden poner como aperitivo o como postre.

Huye de los envases con motivos navideños, cómpralas mejor en el mercadillo o en la frutería. Elige higos secos, ciruelas secas, orejones, pasas… Puedes intercalarlas con frutas desecadas como manzana o plátano.

Si después de las fiestas te han sobrado algunas, puedes hacer otros dulces y panes, cortándolas en trocitos e incorporándolas a la masa. También te sirven de tentempié y para llevar en una bolsita a cualquier parte. No se rompen, no manchan, no se derraman, son dulces y ¡están muy ricas!

4. Frutos secos

Si quieres un aperitivo que siempre gusta y que además llena bastante, elige nueces, pistachos, almendras y pipas de calabaza. Siempre que puedas, a granel. Huye de los reclamos navideños, te costará mucho más caro. Una bandeja con frutos secos y un par de cascanueces es una buena forma de comenzar la tarde.

Las castañas son las reinas de esta temporada. Cómpralas a granel en el mercadillo o en tiendas locales, ásalas al fuego o en el horno (corta la piel formando una X para que no revienten) y sírvelas recién hechas. El aroma de las castañas asadas suele ser muy agradable y traer buenos recuerdos.

Yo soy una gran fan de las castañas, y recomiendo presentarlas tal cual, recién asadas. Ni cremas extrañas ni preparaciones super complicadas. Nada, unas castañas asadas tal cual que aromatizan toda la casa y te calientan las manos. Y se hacen solas como quien dice.

5. Frutas bien presentadas

En lugar de comprar cajas en las que vienen cuatro piezas y un montón de envoltorios, pásate por la frutería o por el mercadillo y elige las frutas que te apetezca servir.

Algunos ejemplos:

  • Puedes rellenar unos dátiles con mantequilla de cacahuete, mazapán, almendras, etc. y disponer en una bandeja.
  • La piña igual, elige las piezas que estén casi para comer y mantenlas en un lugar fresco y seco de la casa (no necesitan estar en la nevera).
  • Si quieres poner alguna fruta exótica o menos común elige alguna que esté de temporada: caquis (los rojos son mucho más dulces), litchis, kumquats, granadas, madroños, etc.

Con todas estas frutas se pueden hacer composiciones muy coloridas para que parezca una cesta especial. Juega con los colores y las texturas y añade entremedias algunos otros elementos (comestibles o no): ramitas de abeto, piñas, ornamentos hechos con mimbre, etc.

Pon siempre las frutas ya lavadas y no espolvorees brillantinas ni nada no comestible por encima.

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de Cuerpomente?