Gastronomía consciente
Virginia García
Chef vegana
Virginia García

Navidades sludables

Turrones caseros: ¡hazlos más sanos (y veganos)!

Los turrones tradicionales son básicamente azúcar y almendras. Podemos hacerlos algo más sanos de manera muy fácil en casa. ¿Te animas con el de chocolate?

Cómo hacer turrones en casa

Los turrones son uno de los dulces más consumidos estas fechas. Hay un montón de variedades, desde las clásicas tradicionales (turrón blando y duro) hasta las novedades de los últimos años que combinan postres y turrones (turrón de yogur de fresa, de arroz con leche, etc).

Los turrones tadicionales son principalmente azúcar con almendras tostadas, a los que se van añadiendo otros ingredientes u otros procesos para conseguir las diferentes variedades. Por ejemplo, con almendras y azúcar triturados, el turrón blando. Y con almendras, azúcar y clara de huevo, el turrón duro (lo que se conoce también como nougat).

También tienen historia el turrón de chocolate (con frutos secos o con cereales inflados) y el turrón de coco.

Cómo hacer cada tipo de turrón en casa

Es fácil hacer turrones en casa, y también lo es veganizarlos, ya que tenemos alternativas para casi todo.

Turrón blando

En el caso de los turrones blandos no necesitamos la clara de huevo que muchos fabricantes añaden para conseguir mayor consistencia: solo necesitamos paciencia, ya que conservarán la forma si los hacemos con días de antelación y los guardamos bien envueltos.

El sabor característico de estos turrones es la almendra tostada. Utiliza almendras marconas preferiblemente, cómpralas crudas y tuéstalas tú en casa en la sartén (sin aceite) o al horno.

De la misma forma puedes hacer turrón blando de cacahuetes o de nueces. En lugar de almendra, utiliza cacahuetes, nueces o avellanas pelados y tostados antes de triturarlos.

Después se suele mezclar con una buena cantidad de azúcar que proporciona dulzor, estabilidad y esa consistencia melosa. Siempre puedes añadir menos azúcar del que indique tu receta o utilizar un sustituto que aporte dulzor.

Los dátiles y los higos secos nos sirven muy bien (recuerda que el pan de dátil y el de higo también son dulces de estas fechas). Si son muy secos, déjalos primero en remojo con agua caliente y después escúrrelos muy bien y bátelos con la batidora. Mezcla los frutos secos con esta pasta y si es necesario bátelo todo junto de nuevo hasta obtener la pasta de turrón.

Turrón duro

Para hacer turrón duro se puede utilizar aquafaba en lugar de claras de huevo. Este líquido de la cocción de los garbanzos monta estupendamente como las claras de huevo. Puedes seguir cualquier receta de nougat para hacerlo. Solo recuerda no poner la mezcla al fuego ya que entonces sí se desmontaría todo el invento.

Las obleas suelen ser veganas, pero puedes comprobarlo. La mayoría están hechas con almidón de tapioca, patata o arroz. Puedes buscarlas también en tiendas online, y te sirven también las obleas de papel para impresoras de tinta comestible.

Turrón de chocolate

Uno de los turrones más fáciles de hacer en casa y menos engorrosos es el turrón de chocolate negro.

Básicamente consiste en hacer una tableta gruesa con frutos secos a elección o cereales inflados (arroz inflado es “el de toda la vida”). Solo necesitas los ingredientes que más te gusten y chocolate para derretir.

Si quieres puedes añadir frutas escarchadas o mazapán. No te preocupes por la “tradicionalidad”, lo importante es que te guste a ti (y si no echa un vistazo a la variedad de turrones de cualquier supermercado y lo entenderás).

Turrón de chocolate negro con frutos secos

Yo propongo hacer un turrón de chocolate con frutos secos variados que la verdad es que hincha bastante (es casi todo frutos secos), queda exquisito y es muy fácil de preparar.

Elige frutos secos pelados y crudos y tuéstalos en casa, o bien tostados sin sal.

Para el molde yo he cortado un tetrabrick de bebida vegetal a lo largo, de forma que queda un molde largo y estrecho fácil de desmoldar y antiadherente.

Ingredientes

  • 200 g de chocolate negro 85% de cacao (o más)
  • 250 g de frutos secos variados (yo he usado almendras, pistachos y avellanas)

Preparación

  1. Pica el chocolate con un cuchillo y pon la mitad en un cacito al baño maría, removiendo de vez en cuando hasta que se deshaga por completo y esté brillante.
  2. En ese momento retira el cacito, añade el resto de chocolate y remuévelo muy bien mientras se derrite.
  3. Ponlo al baño maría de nuevo. Agrega poco a poco los frutos secos, removiendo bien para que queden bien cubiertos.
  4. Saca el cacito y vierte el contenido en tu molde, aprovechando bien lo que quede en el cazo rebañando con una espátula de silicona.
  5. Deja que se enfríe a temperatura ambiente, y después puedes pasarlo a la nevera si quieres.

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de Cuerpomente?