Un clásico del verano

Cómo preparar la ensaladilla rusa vegana perfecta

¿Te encanta la ensaladilla rusa pero quieres veganizarla? Te damos las claves y otras alternativas para hacer de ella tu plato del verano.

La ensaladilla rusa que solemos hacer en casa es una variación de la ensalada Olivier, un entrante tradicional de la cocina rusa, muy popular en la Europa del Este, pero también en otras regiones del mundo como Irán, Israel y América Latina.

La versión original, de las primeras que preparó el chef belga Lucien Olivier, llevaba de todo… urogallo, lengua de vaca, caviar, colas de cangrejo de río, pato asado, alcaparras… y una salsa a base de mayonesa. Por suerte, la receta fue evolucionando hacia algo más asequible y común, usando patatas, zanahorias, guisantes, encurtidos y mayonesa.

Supongo que gracias a eso sigue siendo un plato popular en las mesas de las clases trabajadoras de media Europa. En España la consumimos casi siempre en verano, ya que es una ensalada muy fresquita que entra muy bien como tapa, primer plato o acompañamiento. Como es muy fácil hacer mayonesa vegana (basta con usar una bebida vegetal en lugar de huevo o leche) o encontrarla en supermercados, la ensaladilla rusa también es un básico dentro de la gastronomía vegana mediterránea.

Con unos pocos ingredientes puedes hacer ensaladilla a tu gusto. Lo importante es secar bien las verduras y hortalizas que usemos, para que no quede caldosa, y añadir una mayonesa vegetal (veganesa) que nos guste, sea casera o comprada.

Artículo relacionado

recetas-patata

4 recetas fáciles e irresistibles con patata

Os voy a dar unas cuantas ideas de ensaladillas que a mí me encantan.

  • Ensaladilla rusa clásica: macedonia o menestra de verduras con aceitunas y mayonesa vegetal. Por encima, unas tiras de pimiento rojo asado (sirve el pimiento de piquillo).
  • Ensaladilla griega: macedonia de verduras, guisantes, pepinillos encurtidos picados, alcaparras, veganesa y perejil fresco.
  • Ensaladilla a la búlgara: patatas cocidas en daditos, guisantes, zanahorias cocidas en daditos, jamón vegano o salami vegano en daditos, tofu duro en dados, pepinillos picados y veganesa.
  • Ensaladilla croata: aceitunas gazpachas (con todo: zanahorias y coliflor incluidas) picadas, tofu duro en daditos, 1 manzana en daditos y veganesa mezclada con 1 yogur de soja natural (sin azucarar y sin sabores) y 1 cucharadita de mostaza a la antigua.
  • Ensaladilla turca: macedonia o menestra de verduras, unos pepinillos picados y veganesa mezclada con labneh (de yogur de soja).
  • Ensaladilla Mongolia: macedonia o menestra de verduras, maíz dulce, embutido tipo pollo vegano en daditos (también sirven otros “no-pollo”), pepinillo picado y veganesa con un poquito de mostaza.
  • Ensaladilla con extra de proteínas: macedonia o menestra de verduras, garbanzos cocidos, tofu ahumado en daditos, piñones, pepinillo picado y veganesa hecha con tofu y un trocito de manzana en lugar de vinagre o limón.

Artículo relacionado

Ensadala de endivias y cítricos

Cómo hacer un buen picnic vegano

Cómo hacer la ensaladilla vegana perfecta

Mis únicos trucos para montar ensaladillas diferentes son elegir ingredientes que mariden bien, y escurrirlos antes de mezclar para evitar que se quede caldoso.

La temperatura también influye en el sabor, por eso siempre dejo la ensaladilla, una vez mezclada, en la nevera, siempre en un recipiente tapado, al menos un par de horas.

Inevitable también comerla con pan. Descubrí hace tiempo que con diferentes panes la sensación cambia mucho. Siempre me ha gustado mucho con panes crujientes de miga blandita, pero con pan de centeno alemán está especialmente deliciosa. Eso sí, que sea auténtico, integral. Puedes tostarlo un poquito antes de servir.

Artículo relacionado

Sándwich de verduras a la plancha

Sin huevo ni atún: 8 recetas de sándwich vegetal de verdad

Como la salmonella no es un problema en nuestro caso (no lleva huevo), es una ensalada que me gusta llevar de picnic, a la piscina o a la playa. Una tartera pequeña es suficiente para una persona (porque sacia mucho), y siempre podemos llevar aparte otros platos para acompañar, como salpicones de bulgur o cuscús, un arroz integral con tofu y verduras, etc.

Si quieres un toque super especial de sabor a huevo cocido, ponle por encima un poquito de sal kala namak. Esta sal tan curiosa sabe a huevo, y funciona mucho mejor en platos fríos porque en caliente en seguida se degradan sus aromas y sabores.

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de cuerpomente?