Gastronomía consciente
Virginia García
Chef vegana
Virginia García

Cocina fresca

¿Qué hay para cenar? 3 ideas veraniegas muy versátiles

Toma nota de estas ideas frescas y ligeras para cenar en verano sin quedarte con hambre. Puedes adaptarlas fácilmente a tu gusto y darles tu toque personal.

cenas verano arroz coliflor. “Arroz" de coliflor

1 / 3

“Arroz" de coliflor

En lugar de ponerte a cocer arroz puedes probar esta alternativa mucho más fácil y fresca.

Lo único que tienes que hacer es lavar y rallar una coliflor, cruda, con el rallador de pan (agujeros grandes preferiblemente). Escúrrelo bien, sécalo con papel de cocina y ya tienes tu “arroz” de coliflor.

Úsalo igual que cualquier arroz o cuscús ya hecho:

  • Mézclalo con especias y otras verduras en trocitos
  • Añádele hierbas frescas picadas
  • Ponle frutos secos (nueces, anacardos, pistachos, almendras…)
  • Ponle alguna salsa densa (tahini, salsa de cacahuete, etc)
  • Mézclalo con soja texturizada ya hecha
  • Ponle daditos de tofu ahumado

Si quieres puedes hacer una ensalada, igual que harías una ensalada de cuscús o de arroz, y acompañarla con tofu o tempeh a la plancha. Es muy rápido y tanto el sabor como la textura son estupendos.

Para mejorar el sabor del “arroz” de coliflor puedes dejarlo en remojo en abundante agua fría con un chorrito de zumo de limón (con 10 minutos basta). Después escúrrelo muy bien y sécalo con papel de cocina (para que no nos quede caldillo en el fondo del plato o bol). De esta manera huele y sabe menos aún a coliflor.

cenas verano revuelto tofu. Revuelto tofu

2 / 3

Revuelto tofu

En lugar de hacer huevos revueltos, haz tofu revuelto. Tardas lo mismo y se hace prácticamente igual. Mientras se hace puedes ir cortando algunos ingredientes extra para el plato.

Solo tienes que desmenuzar un trozo de tofu (100-200 g está bien) con los dedos y ponerlo en una sartén con un poco de aceite a fuego medio-bajo. Añádele sal, cúrcuma si quieres que quede amarillo, ajo, perejil… y remuévelo de vez en cuando con una espátula hasta que algunos trocitos estén dorados.

Sácalo a tu plato o bol y añade otros ingredientes para que no quede un plato desangelado:

  • Frutos secos como nueces y almendras
  • Espárragos blancos
  • Berenjena encurtida
  • Tomates frescos
  • Noodles de calabacín
  • Canónigos y rúcula
  • Verduras asadas (pimiento, berenjena, etc)

Puedes completar tu plato con unas cucharadas de hummus, guacamole, u otros patés rápidos o que ya tengas hechos.

Si quieres un revuelto de tofu con más sabor aún, hazlo junto con algún otro ingrediente que le aporte aromas y sabores intensos, por ejemplo espárragos trigueros, ajo cortado en lonchas, una vaina de cardamomo, una cucharadita de miso, etc.

cenas verano ensalada legumbres. Ensaladas de legumbres

3 / 3

Ensaladas de legumbres

Son tan fáciles de hacer y tan rápidas como cualquier otra ensalada si partimos de legumbres ya cocidas. Sirven también las de bote. Solo tienes que escurrirlas muy bien.

Prueba con garbanzos o lentejas, que combinan con cualquier cosa, o alubias blancas, que tienen una textura muy cremosa.

Con las legumbres frías quedan estupendamente los aliños clásicos de ensalada (aceite, vinagre y sal) y también los más elaborados (vinagretas, salsas de tahini, mayonesa vegetal, etc).

  • Añádele un buen puñado de brotes frescos (de espinacas, lechuga, etc)
  • Ponle semillas al gusto (semillas de lino rotas, gomasio, chía…)
  • Agrega alguna otra verdura cruda (kale, hojas de remolacha, etc)
  • Ponle encurtidos (aceitunas, pepinillos, cebollitas, alcaparras…)
  • Dale un toque dulzón con zanahoria y/o maíz
  • Aprovecha verduras de temporada (pimiento rojo en trocitos, tomates de ensalada, pepino, etc)
  • Innova añadiendo fruta (aguacate, manzana y pera son las que mejor quedan)

Si te apetece un acompañamiento caliente, haz algo simple: calabacín a la plancha, espárragos trigueros, puerros asados, etc.

Con lo que te sobre de la ensalada puedes montar el plato del día siguiente añadiendo otra salsa, por ejemplo mayonesa vegetal, añadiendo cuscús, pastas cortas cocidas, quinoa u otros cereales.

Prueba también con otras legumbres: azukis, mungo, frijoles negros, etc. Cada una tiene su encanto, tanto por los colores como por los sabores y texturas, y todas tienen en común que en las ensaladas destacan para bien, haciéndolas más sabrosas y nutritivas.

Cenas ligeras para verano

Muchas veces nos cuestan las cenas. O estamos cansadas o no se nos ocurre qué cenar, o hace mucho calor y no apetece ponerse a cocinar… el problema es que si tenemos hambre pero descartamos hacer cualquier cosa nos decantaremos más por ultraprocesados y comidas preparadas que ni son tan sanas ni tan baratas como hacerlo en casa.

Las cenas no tienen por qué ser pesadas ni llevar de todo, pueden llevar lo que tú quieras y te apetezca, pueden ser más ligeras, fáciles de hacer y ensuciando pocas cosas. Y de estas cenas te pueden salir platos para el día siguiente.

Los tipos de cena que hoy os propongo son mis básicos para el verano. Platos fríos hechos a base de verduras y legumbres, que no sientan nada pesados, no hinchan, pero sí sacian y están deliciosos.

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de Cuerpomente?