Gastronomía consciente
Virginia García
Chef vegana
Virginia García
ingredientes dar sabor platos

Cocina de estrella

5 ingredientes secretos para impresionar con tus platos

A veces mejorar los sabores de los platos que hacemos no pasa por añadir cantidades ingentes de especias. Una pizca de estos ingredientes lo cambian todo.

¿Te pasa que tu comida te sabe sosa o simple? ¿Te gustan más los platos preparados y tapas de restaurantes o supermercados porque te parece que tienen más riqueza de sabores o más sustancia? Es muy posible que no sea porque “se te da mal” cocinar, si no porque te falta algún “ingrediente secreto” que le dé el toque insuperable a tus platos.

Ingredientes sorprendentes que mejoran tu cocina

Este “ingrediente secreto” no es más que el remate que hace que un plato pase de soso o insulso a excelente y gustoso. No hay uno mágico, cada persona tenemos nuestros gustos, pero sí puedes ir probando y buscando esa pequeña adición de sabor que convierta tus preparaciones en manjares.

1. Salsa de soja

Para la mayoría de platos necesitamos cantidades pequeñas, como 1 o 2 cucharadas. El cambio y el toque especial se notan mucho más en salteados con pocos ingredientes. Por ejemplo, ramilletes de coliflor o de brócoli, patatas cocidas y doradas a la sartén, tofu tal cual…

Añade 1 o 2 cucharadas de salsa de soja casi al final de la cocción y saltéalo todo junto para mezclarlo. La salsa de soja se dorará rápidamente y el aroma será inmediato.

Si quieres mejores resultados, elige salsas de soja que no sean ligeras ni muy aguadas (prueba las de marcas chinas o japonesas).

2. Vinagre

Preferiblemente vinagres que no tengan un sabor muy fuerte, mejor de manzana, de arroz, etc.

Cuando no sabes qué hacerle a un plato, ya has probado a añadir más sal, otras especias, etc., y nada te convence, prueba a añadir vinagre. El vinagre, si añadimos poco, aporta poco sabor, pero le da una pizca de acidez e incluso una ligerísima pungencia (si lo añadimos después de la cocción) que puede ser lo que engrandezca nuestra preparación.

Puedes añadir 1-2 cucharadas de vinagre casi a cualquier cosa, pero mucho mejor si son sofritos, estofados, potajes y salteados. En el caso de los salteados, hazlo igual que con la salsa de soja: lo añades al final y salteas bien. Para los sofritos y demás, con el resto de verduras mientras se sofríen, o al final, al servir el plato. Es una adición bastante común en muchas recetas de potajes de legumbres.

El vinagre de arroz tiene menos pungencia y es más dulce que otros vinagres, sin contener azúcares añadidos, por eso lo recomiendo. El vinagre de módena, solo si es el tradicional (no lleva azúcar, ni melaza ni caramelo).

3. Laurel

Una de las especias más mediterráneas, que deberíamos tener siempre en casa. Si no la usas nunca, es buena idea empezar a hacerlo.

Los compuestos aromáticos del laurel se dispersan mucho mejor en ambientes acuosos (agua, caldos, etc), así que aprovecha para usar una o dos hojas en platos que requieran cocción en medio acuoso.

Uno de los mejores ejemplos del toque del laurel se da en el arroz cocido. Añade una hoja de laurel al agua, cuando lo pongas en el fuego, y haz el arroz como de costumbre. Antes de servir retira la hoja de laurel. Huele y prueba el arroz, ¿a que se nota el cambio? Haz esto mismo al cocer otros cereales. La quinoa también queda estupenda con una hoja de laurel.

Añádelo también a tus potajes y guisos y al agua de cocer seitán cuando lo hagas casero.

4. Aceite de sésamo

Con una sola cucharadita puedes aromatizar un plato para 2 personas. Es un aceite que a mí me encanta, nunca puede faltar en casa.

Es imprescindible que sea un buen aceite, no refinado, que tenga muchísimo aroma y sabor, y un color más bien oscuro. Al abrir la botella se debe notar un agradable aroma a semillas de sésamo ligeramente tostadas.

Cualquier sopa (sea de verduras, de pasta, ramen, etc) se beneficiará al instante de unas gotas de este aceite vertidas una vez emplatemos.

Aunque se puede usar para muchísimas cosas, sin duda en las sopas es donde más vas a notar la diferencia y donde mejor va a lucir, especialmente si tienes problemas para hacerlas más sabrosas sin añadir más sal ni otras especias.

5. Cardamomo verde

Si te gustan los platos hindús y te gustaría que tus platos tuvieran ese “no sé qué tan rico”, prueba con el cardamomo verde. Se usa muchísimo en la cocina hindú, desde para cocer arroces hasta para hacer tés aromáticos. Basta con uno o dos para cualquier plato para 2-3 personas.

Prueba a añadir una vaina de cardamomo a tus arroces (para cocerlos), a los sofritos de los potajes y guisos o a las cremas de verduras (después puedes batirlo todo junto para más sabor o retirarlos).

El sabor del cardamomo es muy suave, pero deja ese regusto ligeramente dulce, afrutado, que puede cambiar, por ejemplo tus cremas de verduras, y hacerlas excepcionales.

Queda especialmente bien si lo combinamos con calabaza, legumbres y arroz.

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de Cuerpomente?